Sindicato del Seguro: el congreso del escándalo

Denuncian la presencia de una “patota” para amedrentar a congresales opositores a la gestión de Raúl Martínez.

El Sindicato del Seguro realizó el último jueves en su sede central el 23° Congreso General Ordinario de Delegados para avanzar en la aprobación del Balance y Memoria del ejercicio 102 de la organización.

Como era de esperar, se llevó a cabo bajo un clima de tensión y nerviosismo con la presencia de una “patota” que impidió su normal funcionamiento y desarrollo.

El líder del sindicato Raúl Martínez, quien evidentemente manejaba los números, utilizó una estrategia muy sabida en el gremialismo cuando las cosas no son favorables.

Se implementó una rápida lectura del balance, no dejó hablar a los congresales con intenciones de no votar la aprobación del balance, utilizó al personal contratado para la seguridad -en dudosa agencia ajena a la institución- para amedrentar a los opositores, y finalmente, se votó rápidamente, de manera irregular y desprolija.

Según denunciaron fuentes de la organización a Mundo Gremial, el oficialismo no permitió realizar una votación nominal para que quedara plasmado en las actas del congreso. Todo este escenario dantesco fue llevado a cabo frente a los veedores del ministerio de Producción y Trabajo que conduce el ministro Dante Sica.

La columna vertebral en la cual se sustentó el voto pro Martínez no fue de los dirigentes, sino en aquellos congresales empleados con cargos ejecutivos en el sindicato y en la obra social como gerentes y subgerentes.

Es más que notorio que a raíz del cerrojo judicial, sumado al miedo que impera en la obra social, impactó de gran manera en el resto de los hombres fuertes de la obra social desencadenando así en el voto en bloque, que permitió la aprobación del balance.

La organización volvió a incurrir en un falta gravísima“, sostienen desde el gremio, al mencionar que el auditor, que de manera habitual, firmó los balances durante los últimos años oculta una relación de dependencia, violando sistemáticamente el Código de Ética del Concejo Profesional de Ciencias Económicas.

Art. 25, inc. b, dice: “deberán abstenerse de emitir dictámenes o certificaciones que estén destinados a terceros o hacer fe pública cuando tenga relación de dependencia con el ente o respecto de personas , entidades o grupos de entidades económicamente vinculadas”.

Tras la escandalosa asamblea, el mercado asegurador asiste al desplome de la figura de Martínez, quien ha perdido la confianza, un pilar fundamental en la actividad aseguradora, donde no ven la hora de que el desteñido líder del Seguro se haga a un lado para volver a tener un diálogo fluido y dinámico en torno a la resolución de las cuestiones como las paritarias, las cláusulas de revisión y convenios que quedaron a la baja por la actitud arrogante del secretario general.

Coment� la nota