Los sindicatos levantan la guardia

Los sindicatos levantan la guardia

Gremios locales empiezan a consensuar posiciones sobre el impacto de las medidas económicas del gobierno nacional. Vaticinan la caída del poder adquisitivo y por eso imaginan un verano caldeado. Las paritarias serán la caja de resonancia.

Una recorrida por sindicatos de la región es concluyente. Las medidas económicas que tomó el gobierno nacional en los últimos días afectarán directamente el salario de los trabajadores y provocarán la pérdida de su poder adquisitivo. Así coincidieron cuatro gremios. "Todas las medidas que se tomaron van al corazón del salario, todas", apuntó Claudio Leoni, secretario general de Festram, mientras que el secretario de la Uocra Rosario Sixto Irrazábal lamentó que la Nación "no hable de proteger a los trabajadores". En tanto, Pablo Reguera, referente de Aceiteros, dijo estar "muy preocupado" por los trabajadores del sector que tienen los salarios más bajos y adelantó que en febrero pedirán por un llamado a paritarias. Finalmente, Marcelo Barros, de Smata Rosario, auguró un 2016 con "problemas de empleo".

Las entrevistas fueron realizadas de modo individual, pero las reflexiones suenan similares. Los gremialistas consideran que la devaluación aplicada por el presidente Mauricio Macri perjudicará al conjunto de los trabajadores, por ese motivo ya les ronda en la cabeza la idea de organizarse y "defender los derechos conquistados". Pero no solo la depreciación del peso argentino con respecto al dólar es la medida que acarreará consecuencias negativas, creen. Desde el sector municipal criticaron la eliminación de retenciones, porque repercutirá en una merma del ingreso de fondos para municipios y comunas de la provincia.

Leoni dice que recibió los anuncios "de la peor manera", aunque advirtió que la devaluación "no empezó a impactar en todos los sectores". En este panorama de "incertidumbre absoluta", el líder de la Federación de Sindicatos de Trabajadores Municipales reveló que las retenciones "son parte de los recursos para pagar sueldos, que van a dejar de venir". Por ende, "muchas" localidades vienen sufriendo inconvenientes para pagar los sueldos y aguinaldo de fin de año. Rápidmente, desde el sindicato se reunieron con el ministro de Gobierno, Pablo Farías, y con el secretario de Regiones, Municipios y Comunas, Carlos Torres, para trasladarles la preocupación.

No solo eso. En los próximos días se reunirán con intendentes y presidentes comunales para exigir una "inmediata" apertura de la mesa paritaria. "Queremos discutir, poner sobre la mesa el deterioro salarial, hay una situación de gran tensión, vemos caída de los recursos y todo muy conflictivo para el año que viene si no hay recursos extraordinarios", aventuró Leoni, quien prefirió por el momento no estimar un porcentaje de incremento.

Desde la Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina, en tanto, se lamentaron porque el gobierno "no aguantó ni cinco días" en tomar medidas "perjudiciales para los trabajadores. "Esto es un efecto dominó, afectan a las Pyme al dejar entrar las importaciones y la mano de obra empezará a ser eliminada paulatinamente", vaticinó Irrazábal, quien reconoció que la construcción no se verá afectada, pero sí se convertirá en un rubro que alojará las necesidades "más urgentes" de trabajadores de otros sectores. "Así va a haber mucha demanda de trabajo para la construcción, pero los sueldos van a bajar solos", avizoró el sindicalista.

"El panorama es terrible para el campo popular, no hablan de proteger a los trabajadores, siempre hablan de proteger a los bancos, a los productores. Nos van a encontrar en la calle antes de que llegue marzo. Si seguimos así, por fin voy a estar de acuerdo con Barrionuevo, que dijo que el aumento tenía que ser un 50 por ciento. Lo que están haciendo es un desastre", amplió Irrazábal.

Por otro lado, Reguera, en tanto secretario general del Sindicato de Obreros y Empleados Aceiteros (SOEA), manifestó su alerta por las subas en los productos de la canasta básica, "los de consumo de todos los días". Como consiguió un bono de fin de año para los aceiteros de la región, por el momento mantiene cierta calma. "Pero en febrero vamos a estar pidiendo que adelanten las paritarias, no vamos a poder llegar a abril con esos sueldos bajos", avisó. Al igual que el referente de la construcción, anunció: "Si nos toca salir a la calle vamos a salir".

La seccional Rosario del Sindicato de Mecánicos y Afines del Transporte Automotor trazó un análisis similar, igual de tajante que los otros sectores. "Están tomando decisiones para los dueños del país, los trabajadores han perdido el 48 por ciento de su sueldo", alertó Marcelo Barros, líder regional. "Macri les dio a las fábricas terminales un oxígeno terrible, van a exportar con un dólar a 15 pesos, pero hay que ser equitativo, que no la maten a la gente como la están matando", añadió el sindicalista, que avizoró un 2016 "medio complicado".

Comentá la nota