Sindicatos y partidos de Izquierda marcharon contra el ajuste

Sindicatos y partidos de Izquierda marcharon contra el ajuste

La organizaciones marcharon desde el Obelisco hasta Plaza de Mayo. Reclaman a las centrales que convoquen un paro.

Sindicatos y partidos políticos de izquierda bloquearon el tránsito vehicular en el centro porteño y marcharon desde el Obelisco a Plaza de Mayo, en el marco de una jornada nacional de protesta contra "el ajuste, el tarifazo y los despidos", en la que reclamaron a las cinco centrales obreras que convoquen a un paro de 36 horas. Como parte de la protesta, que comenzó con un corte de la circulación vehicular en la intersección de Callao y Corrientes entre las 7.30 y las 9.30, el Frente de Izquierda de los Trabajadores (FIT) pidió la "reapertura de las negociaciones paritarias".

La jornada, que provocó inconvenientes en el tránsito, continuó a las 17.30 con una marcha desde el Obelisco a Plaza de Mayo, donde se sumaron sindicatos encabezados por la izquierda. El ex candidato presidencial del FIT y actual dirigente del Partido de los Trabajadores Socialistas (PTS), Nicolás Del Caño, dijo en declaraciones a DyN que "se está planteando el rechazo a las políticas de ajuste" y se pronunció en contra del "tarifazo".

"Se van a realizar, parece, audiencias públicas, pero no son vinculantes. Serán de facto, sobre hechos consumados, deberían ser previas al aumento", advirtió Del Caño, que estuvo acompañado en el corte por Myriam Bregman y Christian Castillo, entre otros dirigentes.

Del Caño sostuvo que "hay más de 150 mil despedidos en todo el país, entre privados y públicos" y dijo que "hay también pérdida de trabajo informal". "Se registra deterioro del nivel de vida de la mayoría de la clase trabajadora y pobres. Hay un millón y medio de nuevos pobres", expresó el dirigente.

En ese sentido, reclamó "frenar el ajuste que se está realizando desde el gobierno, por lo que hay que reabrir las negociaciones paritarias y pasar a planta permanente a los contratados". "Pedimos que se genere empleo a través de un plan de obras públicas. La construcción es donde más golpearon los despidos. El reparto de las horas de trabajo es otro reclamo, para que se trabaje seis horas y, de ese modo, se generen más puestos de trabajo", expresó.

Del Caño reclamó, en ese sentido, que "las cinco centrales obreras convoquen a un paro nacional de 36 horas, activo y con abandono de tareas". "Las CGT todo este tiempomiraron para otro lado, dando una tregua al gobierno", destacó el dirigente del FIT, y manifestó que "en las provincias hay un malestar muy importante, el kirchnerismo dejó un 35% de trabajo no registrado y son los sectores más vulnerables".

En declaraciones realizadas antes a La Once Diez exigió la realización de "una auditoría que, en primer lugar, pueda determinar qué sucedió con los subsidios otorgados a las empresas concesionarias de servicios públicos por parte de los gobiernos kirchneristas". El ex candidato presidencial del FIT reclamó "terminar con el lucro empresario" de las "concesionarias de los servicios públicos" y consideró que esas "empresas no han beneficiado a la mayoría del pueblo sino que se han llenado los bolsillos". Entre los gremialistas estuvieron el secretario general del Sindicato Unico de Trabajadores del Neumático (Sutna), Alejandro Crespo, el jefe de la seccional Oeste de la Unión Ferroviaria (UF), Rubén Sobrero, y el secretario ejecutivo del Asociación Gremial de Trabajadores del Subterráneo y Premetro (Agtsyp), Claudio Dellecarbonara.

También participaron, entre otros, el secretario general de ATE Mendoza, Roberto Macho, y la secretaria general de Adosac de Pico Truncado, Adriana Astolfo.

 

Comentá la nota