Sindicatos de salud en alerta por la situación laboral en la provincia

Sindicatos de salud en alerta por la situación laboral en la provincia

Los representantes de los gremios de la salud pública y privada se declararon en estado de "alerta" ante las distintas situaciones de inestabilidad laboral y otros inconvenientes por los que atraviesan los trabajadores de este sector en la Provincia de Buenos Aires.

El secretario General de la Asociación de Trabajadores de la Sanidad Argentina (ATSA) La Plata, Pedro Borgini y el secretario General del Sindicato de Salud Pública, Miguel Angel Zubieta se reunieron para analizar diferentes problemáticas que afectan a los trabajadores y que -de acuerdo con su evaluación- se han agravado en las últimas horas.

"Entendemos que la Salud es una sola. Es un servicio escencial al que tienen derecho de acceder todos los bonaerenses y si no preservamos a los trabajadores, se pone en riesgo el sistema sanitario bonaerense", dijo Borgini al término de la reunión.

Zubieta cuestionó una reciente decisión del Gobierno de la Provincia consistente en revisar casi tres mil contratos del sector de la salud. Se trata de expedientes que la gestión de Daniel Scioli aprobó durante los meses de octubre noviembre y diciembre para que esos trabajadores sean pasados a planta permanente. "El gobierno no está en condiciones de revisar esos expedientes porque todos los incorporados ya pasaron -en su etapa de becarios- por ese periodo de seis meses por lo tanto el Ejecutivo no puede ampararse en ese artículo", indicó Miguel Zubieta. En el ministerio de Salud argumentan que los contratos están sujetos a revisión y se amparan en el artículo 6 de la ley 10.430 que da lugar a examinar y decidir sobre los nombramientos siempre y cuando el plazo de incorporación a planta esté en el periodo de los 180 días.

El Sindicato de Salud Pública tomo conocimiento de esta medida oficial luego de que un grupo de trabajadores que cumplen funciones en laboratorios centrales le notificaron a las autoridades gremiales que sus contratos estaban siendo revisados.

Zubieta anticipó que mañana, miércoles, llevará el reclamo a la ministra de Salud Zulma Ortiz y también pedirá una entrevista con el ministro de trabajo Gabriel Villegas.

"Los trabajadores se sienten perseguidos y no pueden estar sometidos a esta situación que los angustia y les genera un grado alto de incertidumbre", explicó Zubieta.

En el sector de la salud privada también se han registrado episodios "preocupantes", según explicó Borgini. Esta semana, ATSA La Plata tuvo que intervenir firmemente para resolver conflictos gremiales con establecimientos sanitarios de Saladillo y de Chascomus. Había demoras en los pagos y otros inconvenientes. “Los salarios de los trabajadores no pueden ser una variable de ajuste y no vamos a permitir que se resienta el servicio de salud por este tipo de situaciones irregulares", dijo Borgini y aseguró que "tanto los trabajadores del sector Provado como del Público de Salud hemos resuelto determinar el estado de alerta en nuestras organizaciones para ponernos en defensza de los puestos de trabajo".

Coment� la nota