"Los sindicatos tienen mejores economistas que el Banco Central"

"Los sindicatos tienen mejores economistas que el Banco Central"
Dos influyentes economistas consultados por este diario dieron su visión sobre temas relevantes de la Argentina hoy. Quien fue director del Hemisferio Occidental del FMI, Claudio Loser, alertó sobre las posibles consecuencias de no corregir las mediciones del INDEC.
Recuérdese que el FMI viene emplazando al país para que encarrile los índices de precios y de la actividad económica. Carlos Rodríguez, rector de la UCEMA, habló de la disparada del “blue” y de los posibles senderos que vaya tomando. Fue crítico del Banco Central y advirtió sobre las inconsistencias que muestran variables clave. Para tener en cuenta.

Carlos Rodríguez

"El dólar oficial en los últimos 30 días subió a una tasa anualizada del 20,7% y el paralelo lo hizo al 110%. No son números tranquilizantes. Pero ese 110% está muchos más en línea con el aumento de los adelantos transitorios, que están en el orden del 80% anual". Con estos porcentajes, el rector de la UCEMA, Carlos Rodríguez, advirtió sobre lo poco sostenible que es la situación actual. Agregó además sobre el juicio de acreedores en Nueva York que "quisiera que se obligue al otro 8% que queda a cobrar lo mismo que cobró el otro 92%".

Periodista: ¿Cómo analiza el salto reciente del dólar paralelo?

Carlos Rodríguez: El dólar tuvo que encontrar un nuevo equilibrio y es sabido en teoría económica que en esas búsquedas de equilibrio hace "over-shooting". Tocó los 9 pesos. Es una brutalidad para la situación fiscal y monetaria que prevalece y para la paridad de precios. De cualquier manera, uno podría decir que se aflojó el "overshooting", pero si se ven los números crudos, el dólar oficial tuvo un repunte importante. Hay un cambio significativo en la política del BCRA. En los últimos 30 días subió a una tasa anualizada del 20,7% y el paralelo lo hizo al 110%. No son números tranquilizantes. Pero ese 110% está muchos más en línea con el aumento de los adelantos transitorios, que están en el orden del 80% anual, muy por arriba de la inflación.

P.: Lo que está claro es que no va a haber cambios en la política monetaria antes de las elecciones. Al contrario.

C.R.: Es obvio que el objetivo del Gobierno va a ser llegar con paritarias tranquilas y que no le explote la situación cambiaria o de precios antes de las elecciones. Pero los números no son sostenibles claramente. Recuerdo que en otras épocas, en época de Alfonsín, cuando había inflación se abría la importación de artículos de bajo costo para bajar la inflación. Me acuerdo de los pollos de Mazzorín. Ahora se abre la importación de artículos de lujo para bajar la inflación. Es interesante. ¿Por qué? La canasta está compuesta por artículos de bajo costo y artículos de lujo. En la época de Alfonsín, al no haber ese tipo de control del INDEC, los artículos de bajo costo había que mantenerlos con competencia, entonces se abría la importación de merluza, de pollos, etc. Hoy ese precio se inventa. En La Quiaca se vende merluza a 15 pesos y eso alcanza para ponerlo en el índice de precios. Para que los supermercados no protesten, los hacen que ofrecen esos productos de bajo costo, y para que no pierdan plata y acepten el acuerdo, les deja importar paté de foie, ñoquis italianos... Es la antítesis del modelo. En la época de Alfonsín se importaba merluza y ahora se importa langostino. Los adelantos transitorios del BCRA creciendo al 80% anual, no es compatible con una inflación del 25% y mucho menos con una inflación oficial del 10% o el 11%. Algo tiene que pasar. La pregunta es cuándo y cómo. Y cuánto va a doler.

P.: Otra certeza de la economía es que la inflación seguirá elevada y el crecimiento bajo.

C.R.: La inflación seguirá alta, pero no es explosiva. No es compatible de nuevo con las tasas de incremento que estamos viendo. Lo único que no hay es el enorme déficit cuasifiscal que había en otra época, con los estados endeudados con el sistema financiero que tenían que refinanciar deudas con los bancos, que a su vez las tenían que refinanciar con el público. Entonces la tasa de interés explotaba.

P.: Tampoco existe alto endeudamiento.

C.R.: Como los vencimientos se pagan con reservas, en principio no repercuten en la inflación interna. Repercuten en la confianza del mercado, si es que queda algo. No sé en qué medida el mercado hoy piensa en el respaldo en divisas de la base monetaria. Eso era en épocas de la moneda convertible. Al fin y al cabo pagar deuda con divisas es bueno y malo. Es bueno por el hecho de cancelar pasivos y es malo porque le quita respaldo a la cantidad de dinero que podría llegar a atemorizar a los tenedores de pesos. Pero, ¿quién diablos está hoy teniendo pesos porque piensa que ese peso vale algo porque es convertible al dólar? El Gobierno carece de un plan mayor. Así hubiera plan, falta capacidad ejecutora. Por ello terminamos diciendo que los precios no existen, importamos caviar para que los supermercados tenga margen de ganancias para que permita vender harina más barata. Pongo en el índice de precios a ese precio de la harina y les digo a los sindicatos: "ven que no hay inflación". Y me la compré con caviar.

P.: El BCRA sostiene que la raíz de la inflación no es monetaria.

C.R.: Respetuosamente, no concuerdo. Creo que la primera causa en este momento son las paritarias, pero las paritarias no salen del aire. Antes el motor era el déficit cuasifiscal. Ahora eso no existe. Pero resulta que están las paritarias. Si los recursos monetarios están creciendo al 40% interanual cuando los precios lo hacen al 25% y los adelantos al Gobierno al 80%, entonces digo que los sindicatos tienen mejores economistas que el BCRA. O por lo menos tienen el coraje de decir lo que ven. Creo que en el BCRA hay buenos economistas que saben los números pero no pueden decirlo. Y el Gobierno les quiere decir a los gremios que pidan el 20%, que es lo que sube el dólar oficial. El paralelo lo hace al 110% anual. Se miran todos estos números y es para agarrarse la cabeza. El dólar paralelo ha sido una realidad en el último siglo. Dicen que es ilíquido, pero en los mercados de activos, si todo el mundo está de acuerdo que el precio es el correcto, no hacen falta transacciones. No está hoy para

$ 9, a menos que aparezca alguna noticia extraña.

P.: ¿Cómo está viendo el juicio por el default? Se arregló el 92%, pero el 8% restante será complejo.

C.R.: No hay solución a menos que la Cámara de Apelaciones la imponga. Es tema de abogados, no de economistas. Es verdad que en una quiebra, con determinado porcentaje con el que haya acuerdo, se obliga al resto. Lo mismo debería ser para los países. La legislación norteamericana no lo tenía para los soberanos. Es un problema de la Justicia norteamericana. Por eso es que hay muchos agentes de EE.UU. que están del lado argentino. La Justicia debería convertir en legal lo que es razonable, pero que no es legal. Lo que no entiendo es cómo EE.UU. continúa permitendo a repúblicas que no tienen sistema financieros creíbles emitir títulos en sus sistemas judiciales. No creo que el fallo deba generar enormes problemas a menos que la Justicia le ordene pagar por arriba de lo que ya se pagó al 92%. De nuevo hay temas morales, o que hacen al financiamiento de mercados y temas legales. Está todo mezclado. Quisiera que se obligue al otro 8% que queda a cobrar lo mismo que cobro el el otro 92%.

Comentá la nota