ATM: Sitea denuncia problemas en la emisión de facturas

ATM: Sitea denuncia problemas en la emisión de facturas
El gremio sostiene que se trata de falencias informáticas que complican la atención de los contribuyentes. La pelea de fondo.
Sitea ataca de nuevo. El 10 de junio pasado, Los Andes informaba de la avanzada que venía realizando el Sindicato de Trabajadores Estatales Autoconvocados contra las autoridades de la Administración Tributaria Mendoza (ATM). Ahora la avanzada continúa, apuntándole a la directora de Tecnologías de la Información Graciela Lastra: "Los que ponemos la cara ante los contribuyentes por los problemas del sistema informático son los trabajadores" dice el titular del gremio, Víctor Dagfal.

Desde la ATM, el titular de la repartición Claudio Gil admite que hay problemas, pero que no son graves y que se están haciendo todos los esfuerzos para corregir y modernizar el sistema, de la mano de la "mejor trabajadora que tengo", refiriéndose a Lastra.

Gil recuerda que, con Lastra a la cabeza, que la repartición ha lanzado el cobro vía web, "para que sea más sencillo pagar los impuestos".

Así pues, la pelea está planteada. Para graficar los problemas con el sistema, los trabajadores esgrimen papeles emitidos por el sistema. Entre los despropósitos del sistema informático, esgrimen una boleta emitida por la ATM en la que se le pretende cobrar a un deudor una multa de $ 400. Y el vencimiento que salta que supuestamente coloca automáticamente el sistema es para el ¡28 de junio del 2425!

"Les decimos que deben una cosa y, cuando van a arreglar el plan de pago, les salta otro monto y los reclamos, a veces subidos de tono, los padecen los trabajadores", dice Dagfal.

El clima no es el mejor en la flamante ATM. Evidentemente hay un enfrentamiento de fondo del que no se habla, pero en la guerra saltan datos casi irrisorios. Así pues hay un contribuyente, un conocido banco, que en concepto de impuesto inmobiliario debía pagarle a la ATM 19.960,59 pesos al 8 de abril de 2013. El 26 de abril ese estado de cuenta había cambiado radicalmente, sin que hubiese mediado pago alguno, al menos es lo que dicen en el gremio: la entidad financiera tenía un crédito con el Estado de pesos 1.771,5.

Así aparecen varios casos llamativos que ilustran el punto en debate de Sitea. Según cuentan desde el gremio, Lastra tiene una larga historia en su vinculación con el sistema informático de la ex Dirección General de Rentas, vínculo que se remonta a 1999, cuando en el organismo había otro sistema, conocido como Sireco que, según Sitea, funcionaba perfectamente después de mucho trabajo para ponerlo a punto.

Poco tiempo después del desguace de ese sistema, Lastra corta su contrato de locación de servicios y vuelve a aparecer como empleada de las empresas empresas que desarrollaron el actual sistema de gestión de la cobranza de impuestos, el TAX. Las empresas terminan su vínculo y aparece otra empresa, Suris, y con esta vuelve Lastra al sistema.

Con la gestión de Francisco Pérez, vuelve Lastra, pero como directora a cargo del sistema. Esta larga vinculación de Lastra con un sistema que supuestamente no funciona, sería el motivo de las desavenencia.

Descargo

"Dagfal tiene un problema personal con Lastra. No sé por qué. Ella es una de mis mejores trabajadoras, está 100% con el Estado, trabaja más horas de las que debiera", dice Gil. Además, argumenta que "las puertas de mi oficina están siempre abiertas, pero Dagfal no ha ido nunca a plantear sus diferencias. Yo tengo reuniones semanales con los trabajadores".

Entonces el administrador general de la ATM recuerda que Lastra viene trabajando en el mejoramiento del sistema, agregando servicios para facilitarle la vida a los contribuyentes, como el pago vía web y por CBU. "Puede haber errores, pero estamos trabajando. Desde el primer momento estamos tratando de arreglar todos los problemas del sistema, que son de arrastre y de los que nadie se ocupó", refuerza Gil.

Del otro lado, Dagfal esgrime sus papeles y jura que no conoce a Lastra, que sólo sabe de los problemas que enfrentan los trabajadores cuando deben poner la cara por los problemas.

Comentá la nota