Sitrasap acusó al gobierno por hostigar a los médicos

Sitrasap acusó al gobierno por hostigar a los médicos
El Sindicato de Trabajadores de la Salud Pampeana (Sitrasap) acusó al Estado provincia que ante la crisis de salud, "persigue y amedrenta a los trabajadores que quedan en el sistema". También mencionaron como uno de esos casos, la última renuncia conocida, en este caso del médico nefrólogo, Fernando Follis.
Las declaraciones las efectuaron Carlos Ortellado y Edgardo Gigena, ambos integrantes del Sindicato de Trabajadores de la Salud Pampeana, junto a Roberto de Martini, Mirta Viola y secundados por otros profesionales del área. Desde el hospital Lucio Molas, Ortellado detalló que la convocatoria a los medios se había efectuado a raíz de la renuncia de Follis.

"El único médico nefrólogo que teníamos en el hospital renunció", dijo Ortellado. "También queremos advertir la situación del Hospital de General Acha en el que se habla de vaciamiento y de hostigamiento a los trabajadores de la Salud. Esto no es nuevo, es histórico", aseguró.

Agregaron que no era la intención, luego del trabajo asumido para conformar el sindicato, salir constantemente a denunciar las irregularidades del área de salud, "pero los hechos nos obligan a adoptar la postura histórica que teníamos", reflejó el sindicalista.

Agregó que "es realmente muy preocupante lo que pasa. Veníamos de lo de (Miguel) Cané, esto se repite en un montón de lugares donde el Estado en función del fracaso de su gestión, termina responsabilizando a los trabajadores de la Salud haciéndolos cargo de la tremenda demanda que hay en los hospitales y a una exigencia cada vez mayor de su capacidad de trabajo". Esto, aseguran, lleva a los profesionales a una situación de cansancio que de por sí tienen, "producto del trabajo, del salario y de la falta de un objetivo en la salud pública", afirmó Ortellado.

Obligadas.

El representante gremial declaró que "el Estado tiene una gran incapacidad de contención al trabajador de la salud. Nosotros tenemos en nuestra mesa la situación de un grupo de compañeras que son obligadas a trabajar en la guardia central porque está desbordada".

Resaltó que "hacen uso de su derecho, dicen que no pueden hacer frente porque físicamente están agotadas, y no les contestan; sino que las salen a perseguir. Hay una actitud del Estado que ante la crisis de la salud adopta una actitud autoritaria y de persecución de los compañeros", sentenció.

Por su parte, Gigena destacó que "desde el Sitrasap marcamos que la falta de gestión, de planificación y la falta de organización hace que recarguen a los trabajadores. En ese contexto, en el que la gente deja el sistema de salud pública, se recarga a los otros".

Antes de finalizar, los gremialistas anunciaron que solicitarían "una audiencia urgente con el gobernador". Según adujo Gigena, "los trabajadores se agotan. Y ante eso se resuelve con prepotencia. No hay salud posible con este modelo", sentenció finalmente.

Comentá la nota