La situación en el Puerto sigue complicada pero los gremios afirman que hay “una leve mejoría”

La situación en el Puerto sigue complicada pero los gremios afirman que hay “una leve mejoría”

Gremialistas consultados por LA CAPITAL aseguraron que después de mucho tiempo se "empezaron a mover" algunos barcos, lo que generó más empleo. De todas maneras alertaron que la situación sigue siendo delicada.

En medio de la compleja situación económica que atraviesa el país, el Puerto marplatense tiene señales para esperanzarse: en los últimos meses han salido a pescar más barcos, lo que representó que haya más actividad en el sector y se generaran nuevos puesto de trabajo.

El diagnóstico lo realizaron distintos gremialistas del sector consultados por LA CAPITAL que hace más de cinco años vienen reclamando por más y mejores condiciones laborales en el puerto. De todas maneras, pese a las expectativas que se han generado, los sindicalistas aclararon que la situación “sigue siendo delicada” y que habrá que esperar si esta tendencia se consolida en el tiempo o si sólo se trató de un factor estacional.

Los sindicalistas explicaron que la “leve mejoría” se debe a un cúmulo de factores. Entre ellos, la devaluación que llevó el dólar de 9 a 14 pesos, la quita de las retenciones y que el recurso de la merluza se encuentra más cerca de la costa, lo que provoca que se reduzcan los costos de los barcos en combustible al salir a pescar.

“La situación en el puerto hoy está moviéndose pero de manera lenta. No arrancó con la dinámica que nosotros esperábamos pero es cierto que está mejor que años anteriores. Eso no quita que siga habiendo dificultades”, explicó el secretario general del Sindicato Marítimo de Pescadores (Simape), Pablo Trueba. Y, enseguida, agregó: “Quizás el nuevo tipo de cambio haya traído un incentivo para los empresarios y eso provocó la leve mejoría pero de todas maneras no es lo que nosotros pretendemos. Aún tenemos algunas empresas que no están sacando sus barcos a pescar y eso debe producirse de inmediato”.

Trueba afirmó que pese a la mejoría aún falta mucho trabajo para solucionar uno de los mayores problemas del puerto marplatense: la subocupación. “Si los barcos salen a trabajar, los marineros efectivos en algún momento deben tomarse los compensatorios y su lugar lo ocupa otro marinero. Si esa dinámica tiene problemas, es donde aparecen las complicaciones. Por eso, al no salir a pescar todos los barcos que podrían hacerlo hay muchos trabajadores que no puede reemplazar al que está efectivo y hacer la marea. Ahí es donde se hace el nudo de todos los problemas”, explica.

En ese sentido, el secretario general del Simape cuenta que cree que “la situación puede revertirse”. “Esos barcos que no salían, hoy se movieron un poco más, sobre todo los del sector fresquero de altura”, dice.

El gremio continúa teniendo una desocupación cercana al 25% y por eso insiste en reclamar que los barcos salgan del puerto. “Vemos la leve mejoría pero eso no significa que haya habido un cambio fuerte en la ecuación. Aún esto sigue siendo una olla a presión”, sostiene Trueba.

El SOIP, con conflictos

El Sindicato de Obreros de la Industria del Pescado (SOIP) representa a más de 8.500 trabajadores en tierra. Es decir, los que trabajan con el pescado una vez que es bajado de los barcos. “Hay un poco más de trabajo. Se ve una leve mejoría”, cuenta la secretaria general del gremio, Cristina Ledesma. Y explica: “Puede deberse a que la merluza está más cerca y por eso hay más trabajo. Los barcos llegan más rápido a pescarla y eso provoca que se gaste menos en combustible. Antes, al estar más lejos, salían menos barcos a buscarla y por muchos motivos tampoco se completaba la carga “.

Más allá de la leve mejoría, Ledesma advierte que situación sigue siendo complicada para los trabajadores. “Nosotros necesitamos que haya pescado para la totalidad de las plantas y que la producción sea diaria porque hay muchas empresas que siguen trabajando algunos días de la semana y otros no. Entonces la jornada es incompleta y al trabajador no le alcanza”, explica. Y, enseguida, agrega: “Nosotros estamos preocupados siempre por la situación de nuestros trabajadores. Tenemos conflictos que aún no se han solucionado con plantas tomadas. Ahí los trabajadores no tienen respuesta y están sin trabajo”.

En ese sentido, la secretaria general del SOIP explica que los conflictos en dos plantas provocan que más de cien trabajadores estén viviendo una situación acuciante. “También seguimos teniendo el problema de que algunas empresas aún no pagaron la quincena o vienen pagando fuera de término o en cuotas. A eso todavía no le encontramos una solución”, cuenta.

Ledesma afirma que aún no se sabe si esta “leve mejoría” que se produjo en el Puerto podrá extenderse durante los próximos meses.

“La verdad es que nosotros no sabemos a ciencia cierta cómo va a seguir esto. Hoy tenemos en claro que hay un poco más de movimiento de pescado en tierra pero también tenemos en claro que igual sigue faltando más. Hoy se produce ese mayor movimiento pero mañana no sabemos lo que va a pasar y por ahí la cosa vuelve a empeorar”, explica la gremialista.

Desde el SOIP, donde ya cerraron un aumento salarial del 35%, aseguran estar “esperanzados”. “Sabemos que nosotros vamos a tener siempre complicaciones y conflictos todos los días, pero esperamos que la situación pueda mejorar por el bien de todos”, sostiene Ledesma.

Críticas desde Siconara

Por su parte, desde el Sindicato de Conductores Navales de la República Argentina (Siconara) resaltaron que la desocupación en el gremio es de entre un 5 y un 10%. Es decir, la gran mayoría de sus 800 representados tienen empleo. “La ventaja de nuestro gremio es que trabaja en todo el litoral marítimo, entonces tenemos gente en poteros, congeladores, etc. Nosotros estamos bastante ocupados y tenemos una baja desocupación”, explica el secretario general, Daniel Acha. Y, enseguida, agregó: “Es cierto que la situación no está tan mal como en años anteriores pero tampoco está tan bien. Sigue siendo un año difícil porque aún hay muchos barcos parados y eso nos provoca inconvenientes porque no tenemos la posibilidad de elegir entre diferentes fuentes de trabajo”.

Acha asegura que los empresarios no terminan de mover la flota pesquera porque “algunos dicen que no tienen dinero para encarar la reparación de los buques y otros que la rentabilidad no les alcanza”. Y agrega: “Muchos sostienen que pese a los beneficios de las últimas medidas económicas, siguen con dificultades porque los costos también les aumentaron y eso provoca que no tienen el capital suficiente para movilizar el barco”.

El secretario general del Siconara sostuvo que pese a la leve mejoría, “la olla a presión sigue estando igual”. “La gente necesita trabajar porque ya tiene costos asumidos y no puede dejar de pagarlos. Entonces pese a que la situación sigue complicada necesitan no parar de trabajar. Pero ya hemos tenido crisis en el puerto y todos sabemos que cuando la gente se cansa explota. Los dirigentes estamos para contenerlos pero hay muchachos en tierra que siguen muy complicados”, sostiene.

Por otra parte, Acha fue muy crítico de las nuevas autoridades del Ministerio de Agricultura, Ganadería y pesca en la provincia de Buenos Aires y en el gobierno nacional. “Desconocen del tema y se la complican a los empresarios para que puedan trabajar. Las reglas no son de todos claras y dificultan las salidas de los buques”, explica. Y agrega: “Veo que no están en tema porque cambian todos los días las reglas sobre las limitaciones de capturas y separación de especies. En un barco de 1.000 cajones no es fácil separar todas las especies. Hay que hablar entre todos y ponerse de acuerdo para armar un sistema claro para que los barcos puedas salir con normalidad”.

Coment� la nota