SMATA acusa al Partido Obrero por los despidos en Gestamp y se complica el conflicto

SMATA acusa al Partido Obrero por los despidos en Gestamp y se complica el conflicto

CONFLICTO GREMIAL

El gremialista K, Ricardo Pignanelli, dijo que esta protesta "ya debería haber sido tomado como un delito". Desde la Provincia anunciaron que la planta ya está "libre de ocupantes".

El conflicto en la autopartista Gestamp se profundiza pese al dictado de la conciliación que dictó el Gobierno bonaerense.

Hoy los trabajadores hoy no ingresaron a la planta y preparan una nueva movilización para mañana.

Además, el secretario general de SMATA, Ricardo Pignanelli, fue durísimo con el Partido Obrero al que responsabilizó de los 69 despidos en la autopartista GESTAMP y sostuvo que el conflicto que desataron en esa fábrica se trata de "una prueba piloto" de lo que piensan llevar adelante en otras firmas del ramo.

El dirigente gremial kirchnerista sostuvo que ya no se trata de "un conflicto gremial" sino que "ya debería haber sido tomado como un delito", y planteó que "una cosa es el derecho y otra cosa es el delito". "Estamos esperando que desalojen la fábrica y empezaremos a laburar mañana, siembre y cuando tengamos las garantías", planteó el titular de SMATA en declaraciones a radio Rivadavia.

"Los despidos nosotros no los teníamos; los provocaron esos muchachos. ¿Qué tiene que hacer el Partido Obrero en la puerta de una fábrica, que tiene que hacer la nieta de los desaparecidos en la puerta de una fábrica?", planteó Pignanelli. En este sentido, el dirigente de SMATA insistió con que el gremio había "negociado el licenciamiento al 80 por ciento de los salarios" y que esa opción había sido aceptada "por 550, 600 

personas", mientras "unas 70 personas empiezan a agredir a los compañeros que van a informar y, luego, toman la fábrica y están dos días sin trabajar".

"Esta situación produce que Volkswagen lleve parados cuatro días, cuando sólo tenía previsto parar uno, y que Ford, que no tenía previsto parar, lleve un día parado, y que, en vez de producir el licenciamiento, reacciona y echa a estas 70 personas", explicó.

La respuesta llegó por parte de Christian Castillo, diputado del PTS y el Frente de Izquierda, quien denunció desde la delegación del Ministerio de Trabajo en Campana que “la empresa Gestamp no se presentó a la audiencia de conciliación a la que fue citada oficialmente. Esto se suma a la negativa de la empresa a permitir el ingreso de los trabajadores, desacatando la conciliación obligatoria a través de un lock out patronal ilegal”.

Y también por el trabajador despedido por Gestamp Roberto Amador: "Ricardo Pignanelli volvió a mentir de forma alevosa cuando dijo que nosotros fuimos despedidos por haber agredido a otros trabajadores. La realidad es que muchos de nosotros estábamos suspendidos en nuestras casas cuando fuimos despedidos. Incluso hay un caso de un compañero que estaba siendo operado cuando lo despidieron. Difícil que desde el quirófano haya agredido a otro trabajador"

Desde la sede del Ministerio de Trabajo provincial de Campana, a la que concurrieron los trabajadores y no así el sindicato y la empresa, Amador finalizó: "Pignanelli es un ’mentiroso serial’ que colabora con las empresas para despedir trabajadores en base a mentiras evidentes. En la industria automotriz hay suspensiones y despidos y el SMATA, en vez de luchar contra las empresas, ataca a los que luchamos. Una vergüenza

Por su parte, el ministro de la Producción, Ciencia y Tecnología aseguró esta mañana que “Gestamp se encuentra libre de ocupantes, se normalizó la distribución de autopartes y estamos en condiciones de volver a producir esta semana”, al tiempo que agregó que “ya se llevó adelante la primera audiencia de conciliación, tal como fue la decisión tomada por el gobierno de la provincia de Buenos Aires.”

Breitenstein efectuó estas declaraciones desde la planta de la autopartista Gestamp, donde destacó que "lo que queremos es cuidar el empleo y asegurar la paz social, deseamos que todos los trabajadores concurran a trabajar para que la empresa produzca y los trabajadores trabajen".

En relación a la conciliación obligatoria dictada por su par de Trabajo, Oscar Cuartango, el Ministro resaltó que la conciliación "obliga a las partes a sentarse a negociar, no a acordar, ya que ese es otro nivel de conflicto, de las diferencias que tienen en virtud de las suspensiones".

Además, los diputados del Frente Renovador, José Ignacio de Mendiguren y Héctor Daer, presentarán hoy un proyecto de ley para derogar el impuesto interno creado a fin de 2013 por la Ley 26.929 que gravó con una tasa de hasta 50% a la cadena automotriz-autopartista, a las motos, embarcaciones y aeronaves.

En declaraciones radiales, Daer señaló que “hubo muchas suspensiones en las terminales, hubo pérdida de empleo en autopartistas y concesionarias. Además, está en riesgo la continuidad laboral de trabajadores”.

Comentá la nota