SMATA advierte por medidas, pero no descarta pacto social

SMATA advierte por medidas, pero no descarta pacto social

El líder de SMATA, Ricardo Pignanelli, remarcó que hasta ahora Mauricio Macri benefició a los sectores empresario, agrícola-ganadero y financiero con sus medidas económicas. Advirtió que es necesario un pacto social que incluya a los trabajadores.

"Es necesario que el Gobierno tenga una primera acción fundamental dirigida al movimiento obrero: despidos cero", planteó en dialogo con Página 12. Acompañado por el secretario adjunto del gremio, Mario "Paco" Manrique, manifestó su preocupación porque "todas las medidas que se tomaron hasta el momento fueron las que necesitaba el mercado".

El referente sindical dijo que "el pueblo quería un cambio y muchos trabajadores, que son pueblo, querían un cambio, lo que estoy seguro es que no querían un cambio de modelo. Porque el modelo fue el que incorporó a cinco millones de argentinos, a tener nuevamente la cultura del trabajo, la dignidad de trabajar".

Respecto a las movilizaciones de los últimos días (contra el nombramiento por decreto de los juristas Horacio Rosatti y Carlos Rosenkrantz y en defensa de la Ley de Medios), Pignanelli considera que "hay que darle un tiempo de gobernabilidad tranquila para que el pensamiento de los que están gobernando no se altere con conflictos que todavía no se deben hacer. Yo creo que tenemos la obligación de darle los 100 días para ver el resultado de todas las medidas que tomó más todas las que aún tiene que tomar".

También se pronunció acerca de la necesidad de generar un pacto social que incluya a "los formadores de precios, los empresarios; la Confederación General del Trabajo y el Estado", y agregó que "requiere un modelo integrador donde todos nos sintamos contenidos y progresemos".

"Para poder discutir un pacto social, vos necesitás paz social. Vos no podés discutir un pacto social si las actividades se están deteriorando. Vos no podés discutir qué vas a hacer con precios y salarios si te cierran las fábricas. Una estabilidad en ese sentido de seis meses va a permitir a las partes, poder analizar todo con paz social", añadió Manrique.

El secretario adjunto también se refirió a la ausencia del gremio en la conferencia de prensa conjunta entre diferentes sectores de la CGT que se hizo en Azopardo el viernes: "La unidad del movimiento obrero por lógica es algo necesario. ¿Quién puede discutir que es necesario? El tema es la forma y los objetivos que se persiguen: una cosa es unirse y otra cosa es juntarse. Unirnos nos deberíamos unir por objetivos comunes y con unidad de concepción, cosa que hoy es muy difícil porque todavía siguen persistiendo las mismas cuestiones que nos dividieron. Prometer hoy unidad es más una declamación política que una realidad".

Comentá la nota