El Smata no quiere montar nuevas autopartes importadas

El Smata no quiere montar nuevas autopartes importadas

Lo decidió el gremio a nivel nacional. La medida se hará “cumplir” en las tres terminales cordobesas.

Los operarios de las terminales automotrices de todo el país se negarán desde hoy a montar nuevas piezas importadas que sustituyan autopartes de fabricación nacional. Eso fue lo que decidió el fin de semana el Sindicato de Mecánicos (Smata) a nivel nacional, medida de fuerza por la que se velará su cumplimiento también en Córdoba, donde funcionan tres grandes unidades ensambladoras: Fiat, Renault e Iveco.

La decisión fue adoptada por el Congreso Nacional de Delegados del Smata, que sesionó el fin de semana en la localidad bonaerense de Cañuelas, de la que participaron dirigentes del Smata Córdoba. “Nuestros secretario general (Omar Dragún) participó de la reunión del Secretariado Nacional y apoya la decisión. Lo que se busca es que no se reemplacen piezas nacionales por otras importadas, porque eso afecta los puestos de trabajo”, le dijo ayer a Día a Día Leonardo Almada, vocero del sindicato en Córdoba.

Almada explicó que esta medida regirá hasta tanto se sancione la anunciada ley de protección a la industria nacional de autopartes, que busca incrementar el porcentaje de integración local de los vehículos fabricados en el país. “Hoy estamos en una nivel de integración promedio del 22 por ciento, cuando llegó a ser de más del 35”, sostuvo el dirigente gremial.

Según el Smata nacional, la sustitución de piezas nacionales por otras fabricadas en el exterior es lo que explica que en los últimos meses dos mil trabajadores del sector perdieran su empleo. “Hoy el negocio de las patronales automotrices es la importación y no la producción de piezas y partes”, expresó el gremio a través de un comunicado.

“Están avisadas”. El vocero del Smata Córdoba dijo que –tras la decisión adoptada– las empresas “están avisadas”, por lo que se esperará en Córdoba para ver cómo reaccionan las líneas de producción, vale decir, manteniendo o disminuyendo la cantidad de piezas nacionales que se montan en los vehículos.

“En las tres terminales cordobesas, hasta el momento no hemos observado reducciones significativas en la integración de piezas locales. Pero estamos atentos para ver cómo evoluciona esto”, afirmó Almada. En ese sentido, en los próximos días se llevará a cabo en Córdoba un plenario de delegados para “bajar” a las fábricas la decisión tomada a nivel nacional por el gremio.

Dos mil operarios menos. Debido a la sustitución de piezas nacionales por importadas, muchos operarios se quedaron sin empleo.

¿Fábricas o ensambladoras?

En baja. Según el Smata, en 2014 el contenido nacional de los vehículos fabricados en el país llegó casi hasta el 35 por ciento, aunque en la actualidad esa proporción no supera el 20 por ciento.

Cordobesas. En Córdoba hay tres terminales automotrices: Fiat, Renault e Iveco. Según esas empresas, el porcentaje de integración local ronda hoy el 35%, por encima del promedio nacional.

Proyecto. El Smata busca que se sancione una ley que, progresivamente, lleve al 50% el componente nacional de los autos.

Comentá la nota