El SMATA ve “recesión” en la industria automotriz

Declaraciones de Ricardo Pignanelli, jefe del sindicato de mecánicos. Para reactivar, apuesta a un acuerdo entre Gobierno y empresas.

El jefe del sindicato de mecánicos (SMATA), Ricardo Pignanelli, admitió ayer que el sector automotriz “está pasando un momento de recesión”, pero se mostró optimista en relación al futuro de la industria: “Si bien el sector se diferencia de acuerdo a la marcas, tiene proyección para 8 o 10 años”, afirmó.

Pignanelli aseguró que si el Gobierno “alcanza un acuerdo” con ADEFA se llegaría a las 740 mil unidades necesarias para conservar los puestos de trabajo durante este año. La semana pasada la Asociación de Fábricas de Automotores (ADEFA) informó que la producción de vehículos cayó 39% en mayo respecto de igual mes del año anterior.

El jefe del gremio añadió, en declaraciones a radio Nacional Rock, que el Gobierno “va a liberar” a los autopartistas “para que puedan exportar más y ahí van a liberar los dólares” que necesita el sector.

Por otra parte, dijo que está “terminado” el conflicto en la empresa autopartista Gestamp, que desembocó en la toma de la compañía por 9 personas en reclamo de 67 despedidos, en el partido bonaerense de Escobar (ver Otra marcha ...).

Para Pignanelli, todo terminó “para la mierda”, por lo que pidió “definir lo que es un derecho y lo que es un delito” ya que -ejemplificó- “algunos se subieron a una grúa y le empezaron tirar cosas a los trabajadores y hasta le rompieron la cabeza a uno”.

Además, volvió a responsabilizar al Partido Obrero por el conflicto y la toma en la autopartista Gestamp, al indicar que “se meten adentro de las fábricas y le dan manija a la gente al pedo”.

“Pararon la fábrica sin motivos porque cuando la pararon estaba el acuerdo con el 80 por ciento del licenciamiento”, añadió el titular de SMATA, quien también manifestó que “de las 60 personas que fueron las que hicieron boludeces, no todos fueron los ideólogos” de la toma.

El líder del sindicato mostró preocupación ante la posibilidad de que las compañías de capitales extranjeros se vayan del país por este tipo de conflictos gremiales y afirmó que “alguna ya lo está pensando”, por lo que remató: “No se puede joder con los puestos de trabajo”.

El sector automotor sufre una marcada retracción de la actividad como resultado de la menor demanda de vehículos desde Brasil y una caída de las ventas domésticas por los aumentos de precios que tuvieron los autos en el último año. El Gobierno impulsa una rebaja de 15% en los precios para recuperar la actividad.

Comentá la nota