SMATA y Volkswagen dialogan por el futuro de 700 empleados

SMATA y Volkswagen dialogan por el futuro de 700 empleados
Así buscan evitar que haya despidos. En el sindicato admiten negociaciones por el tema.
La caída de las exportaciones a Brasil, el aumento del precio de los vehículos en el mercado local y el impuestazo a los autos de lujo parece haber resultado un combo letal para Volkswagen de Argentina. La principal fabricante de coches del país discute en estos días con el gremio SMATA una fuerte reducción de personal en la planta de General Pacheco. “A Volkswagen le están sobrando 700 trabajadores ”, reconocieron anoche en el sindicato que conduce Ricardo Pignanelli.

El achique que pretende la compañía es importante: representa cerca del 15% de los operarios que se desempeñan en General Pacheco. En esa planta se producen los modelos Suran y Amarok.

Ante una consulta de Clarín, en Volkswagen se limitaron a responder que se encontraban discutiendo con SMATA “la mejor manera de seguir juntos adelante ante esta baja en el volumen de producción”.

En estos días el presidente de Volkswagen de Argentina, Josef Fidelis Senn, se encuentra en Alemania. Viajó, según dijeron, para discutir con las autoridades de la firma justamente qué hacer con los “700 empleados que sobran”. El ejecutivo regresará el próximo martes y se espera que al día siguiente se conozca la decisión de la empresa.

Por lo pronto, la firma puso en marcha un plan de jubilaciones anticipadas para los empleados que tienen más de 62 años. Por esta vía, explicaron en SMATA, se estarían retirando 340 trabajadores.

Con los restantes 360 trabajadores el sindicato propone que se implemente un plan de licencias rotativas que evite que haya despidos.

“ Estamos en plena negociación con la empresa. Si no acordamos, vamos a tener problemas, esa es la pura verdad”, advirtió a Clarín el secretario general de SMATA, Ricardo Pignanelli.

El sindicalista recordó que el año pasado la industria automotriz argentina produjo 950.000 vehículos: “Les fue muy bien a las empresas. La verdad es que podrían esperar un poco, hasta agosto o setiembre, para ver si el mercado mejora antes de tomar una decisión”. Pignanelli agregó: “No se justifica que con la primera tormenta se la agarren con la gente”.

De acuerdo con las fuentes consultadas, hasta ahora el Gobierno no habría tomado intervención en esta reducción de personal que se propone llevar adelante Volkswagen. Raro sí se piensa que la industria automotriz es una de las mimadas del “modelo K”.

Según un informe de la consultora Economía y Regiones, en marzo Argentina fabricó 58.319 vehículos, 26,2% menos que un año antes.

Comentá la nota