“Hoy sobran estibadores en Mar del Plata”

“Hoy sobran estibadores en Mar del Plata”
Julio Vega resistió el vendaval que dejó la renuncia de Juan Carlos Ferreyra en la conducción del Sindicato Único de Portuarios Argentinos (SUPA). El anhelo de la jubilación especial para los viejos estibadores y un presente complicado. Asamblea General Extraordinaria que promete polémica.
Julio Vega es tesorero del SUPA y de la Obra Social (OSPA). Uno de los pocos sobrevivientes al éxodo forzoso promovido por Juan Carlos Ferreyra, quien renunció a la secretaría general del sindicato, jaqueado por una salud endeble y una realidad impiadosa. Pese a las promesas, la jubilación no aflora para descomprimir la tensión y la bronca entre los viejos estibadores.

“Al renunciar Juan todo vuelve a cero. Es un volver a empezar”, dice el dirigente mientras se acomoda en la punta de la mesa y vigila con el rabillo del ojo los movimientos del fotógrafo. Un rato antes había dicho que prefería que sea Carlos Mezzamico, el nuevo mandamás del gremio, quien oficie de vocero de los nuevos vientos.

En realidad habíamos pautado la nota con el flamante Secretario General para el miércoles por la tarde. Pero un imprevisto viaje a la capital modificó los planes. En el apuro se les pasó por alto avisarnos. Cuando llegamos al gremio, Vega bajaba las escaleras. “Se fueron todos al Ministerio de Trabajo para tener una respuesta por la jubilación”, avisó Vega.

El “todos” que pronuncia el Tesorero incluye a los dirigentes del gremio, de las cámaras que agrupan a las empresas de servicios portuarios y los representantes de las cooperativas. El gremio cortó dos veces el acceso al puerto generando sendas crisis mayúsculas en la actividad y sin embargo la respuesta siempre fue la misma.

“Entiendo que el paro se podría haber levantado al segundo día del bloqueo pero a veces las decisiones se toman más arriba y hay que acompañar”, dice Vega sobre la decisión de Ferreyra. Enseguida intenta defenderlo. “Juan se corrió porque si no se moría acá dentro. Tres by pass, cuatro stents, diabético, hipertenso...” especifica los “problemas personales” que adujeron desde el SUPA para explicar el paso al costado.

REVISTA PUERTO: -Lo cierto es que en todo este tiempo les han mentido a los estibadores con la posibilidad de jubilarse bajo un régimen especial cuando ANSES siempre dijo que no tenían aportes certificados.

JULIO VEGA: -ANSES siempre nos dijo que acá la cuestión se resolvía con una decisión política del ministro Tomada. El tiene la facultad de dictar una resolución que encuadre a los compañeros estibadores del puerto de Mar del Plata. Tal vez se dijeron cosas de manera apresurada y se llegó a esta situación donde la presión y la necesidad de los compañeros es tremenda.

RP: -¿Y qué les ha dicho ahora el Ministerio de Trabajo que no les haya aclarado antes?

JV: -Siempre tuvimos la posibilidad de una jubilación mínima, pero entendemos que después de tantos años de lucha, recibir eso era un insulto para el esfuerzo que han hecho los viejos estibadores. Ahora hemos avanzado mucho y tenemos carpetas que están bien, otras más o menos y hay otras que están mal porque faltan aportes.

RP: -¿Cuántas carpetas están bien como para que salga la jubilación que solicitan?

JV: -Unas 200.

RP: -Pero si esas son las mismas por las que vienen luchando en todo este tiempo sin recibir la respuesta que ustedes solicitan.

JV: -Eran 230 en octubre del 2009 cuando el ministro Tomada nos prometió que nos iba a incluir bajo el régimen de los estibadores del puerto de Buenos Aires.

RP: -Pero ahora me dice menos porque hubo trabajadores que fallecieron en el camino. Le pregunto por las que están sin observaciones, las que supuestamente salen de manera inminente según lo han repetido en estos últimos meses.

“Vamos a ver qué nos dicen” hilvana Vega sin mucho entusiasmo. Volver a cortar las terminales portuarias no parece, bajo la nueva gestión, una alternativa viable.

Ayer REVISTA PUERTO se comunicó con Carlos Mezzamico para consultarle sobre la suerte de la expedición a la capital. “Nos ha ido bien. Tenemos un acta firmada por el Ministerio donde reconocen que todas las carpetas están aprobadas. Resta saber todavía el monto con que saldrán las jubilaciones. El jueves próximo tendremos otra reunión donde ese tema deberá estar definido”, informó el Secretario General.

El SUPA ha convocado a una asamblea general extraordinaria para mañana donde además de contar las buenas nuevas, en el orden del día figura la “democratización de la modalidad de contratación del personal eventual que presta servicios en el puerto de Mar del Plata por libre contratación de trabajadores”.

¿Hay algo más democrático que las listas rotativas que funcionan en el Centro de Contrataciones para distribuir los jornales? La idea seguramente traerá polémica entre los estibadores eventuales, quienes reclaman que se cumpla con el acta celebrada ante el Ministerio de Trabajo en la cual las cámaras empresarias se comprometían a conformar una UTE que incorporaría a los eventuales bajo relación de dependencia.

“El sistema de contratación eventual está agotado y hay que modificarlo”, dice Vega, quien reconoce que fue “difícil” convencer a las empresas para que le den trabajo efectivo y sustentable a los eventuales. “Este año por culpa de los conflictos que ocurrieron en el puerto dejaron de venir 30 poteros. La zafra de calamar, que fue medianamente buena, hoy está perdida”, diagnostica el Tesorero.

RP: -Pero ustedes estuvieron 11 días con el puerto bloqueado; contribuyeron a ese conflicto.

JV: -No lo niego pero estábamos peleando por cosas más urgentes que el trabajo del congelado. Cuando se creó el centro de contrataciones fue para transparentar y regular la situación que se vivía en el muelle. Había mucho más trabajo que ahora y la gente era explotada. Hoy en día llega un barco cada 40 días y hay 130 compañeros esperando a ser convocados.

Vega dice que el gremio no tiene desempleados y pese a los días de paro, la obra social no cortó ningún servicio médico. Destaca que las empresas están al día con el aporte de la cuota sindical. El 3 por ciento de la masa salarial de casi 600 trabajadores.

El dirigente cree que hay que prepararse para una significativa merma en la actividad pesquera. Cuenta que en el fresco bajó un 50 por ciento y “hay un sobrante de estibadores”. El aumento del 20 por ciento que comenzó a regir desde el 1 de mayo y que llevó el jornal a 570 pesos de bruto y 478 pesos de bolsillo para el estibador en Mar del Plata sirve de poco ante semejante inactividad.

El Tesorero puso al Consorcio Portuario como “el gran responsable” por la situación que atraviesan los eventuales. “Son los grandes ausentes. En otros puertos las empresas que prestan el servicio deben mostrar del 10 al 15 de cada mes los aportes al día de cada estibador. Si no los tienen, quedan automáticamente suspendidas. Acá no. Apenas presentás un formulario que dice quién trabajó pero no si efectivamente se hicieron los aportes”.

Habrá que dejar pasar el tiempo para comprobar si la renovación en el SUPA también alcanza para alinear los deseos con la realidad.

Comentá la nota