ATE y SOEM aceptaron la propuesta salarial en Cerrillos

ATE y SOEM aceptaron la propuesta salarial en Cerrillos

Tras casi diez días de paro con movilización, cortes de ruta y olla popular, trabajadores municipales de Cerrillos acordaron un aumento salarial de $700 en dos cuotas, más el 25 por ciento escalonado.

En marzo, la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) rechazó públicamente el aumento salarial otorgado por el Gobierno provincial para los trabajadores estatales que sirvió como porcentaje referente para todas las comunas del interior. El sindicato alegó que el aumento no repercute en los ingresos de los trabajadores puesto que los montos que reciben son inferiores a los que se cobran en Capital. Por eso rechazaron el aumento y pidieron como techo $2.500 de aumento salarial.

El acuerdo

Luego de intensas jornadas con medidas de fuerza, ATE y SOEM (Sindicato de Obreros y Empleados Municipales) aceptaron el ofrecimiento del Ejecutivo municipal a cargo de Rubén Corimayo y levantaron la protesta. Además del 25 por ciento, los empleados recibirán $700 no remunerativos en dos cuotas; 350 en mayo y otro monto similar en junio. A partir de julio $250 pasarán a integrar el básico, lo mismo sucederá en agosto y en setiembre los $200 restantes, completando así los $700 de aumento.

"En el acta acuerdo que firmamos se incluye el pase a planta permanente de siete compañeros y la reincorporación de otra trabajadora que hace seis meses le dieron de baja en la municipalidad. Además se recategorizará a todo el personal", precisó Pablo Loaiza, delegado de ATE.

El gremialista remarcó que en todos los acuerdos se pacta que no se descontarán los días de paro y que no habrá persecución. "Fue un acuerdo bastante positivo, en junio volveremos a la discusión salarial como está previsto en toda la provincia", agregó.

Interna gremial

Fuentes extraoficiales indicaron que un sector de ATE disiente con el acuerdo salarial al que se arribó, puesto que sostienen que el delegado gremial tendría arreglos personales con Corimayo.

Y es que hace poco tiempo, en unas elecciones muy reñidas de ATE, Pablo Loaiza le ganó a María Gutiérrez por muy pocos votos. La interna gremial trascendió a la lucha salarial lo que marcó oportunamente diferencias a la hora de acordar el sueldo de los trabajadores.

Comentá la nota