El SOEM está acéfalo y sería sometido a un proceso de normalización

El SOEM está acéfalo y sería sometido a un proceso de normalización
Las ahora exautoridades esperan recibir la resolución oficial del proceso de normalización.
El Ministerio de Trabajo de la Nación invalidó las elecciones del Sindicato de Obreros y Empleados Municipales (SOEM) realizadas el pasado 24 de agosto. El gremio ahora está acéfalo, y las ahora exautoridades aguardan una nueva resolución tras las presentaciones legales presentadas, a los fines de evitar la designación de un normalizador, quien debería llamar nuevamente a elecciones.

En principio, el gremio que condujo Justo Francisco Barros hasta el pasado 2 de octubre debía someterse al proceso eleccionario en enero de este año, pero concretó los comicios recién el 24 de agosto. Un grupo de empleados, entre ellos Aldo Salles, quien intentó presentar una lista, elevó las irregularidades al Ministerio de Trabajo de la Nación, desde donde emplazaron al SOEM a enviar toda la documentación que acreditara el buen funcionamiento del gremio. Esto sucedió ante las denuncias por el retraso en llamar a elecciones; finalmente, el 2 de octubre se notificó el no aval del ministerio.

En este orden, desde el organismo nacional intimaron al SOEM a realizar los descargos y todo tipo de reclamos en contra de la medida a corto plazo. Estos plazos se cumplieron el pasado lunes, por lo que ahora desde el gremio aguardan la resolución final del ministerio, desde donde podrían volver atrás con las medidas o avanzar en la designación de un normalizador, quien será el encargado de llamar nuevamente a elecciones.

Justo Francisco Barros explicó a El Esquiú.com que “el lunes pasado hemos terminado de realizar las presentaciones correspondientes de toda la documentación y balance del gremio, aquí no hay nada que esconder, y estamos a la espera de que el Ministerio de Trabajo de la Nación nos diga si nosotros tenemos razón o si ellos creen que existen dificultades, sin duda acataremos lo que nos diga el ministerio. No tenemos dificultad alguna, toda la documentación está a disposición de los trabajadores”.

Aun así, Barros sostiene que el gremio no está acéfalo ya que continúan trabajando. Además aseguró que a todo esto lo ocasionó un grupo reducido de trabajadores, ex dirigentes gremiales, que quieren copar el sindicato. “Estas personas que realizan todo esto siguen siendo dirigentes afiliados al SOEM; no tienen códigos, han traicionado a los trabajadores y jamás avalaron una protesta. Los trabajadores a esto lo saben, por eso estamos tranquilos; si debe llamarse a elecciones, allanaremos el camino porque el trabajador conoce quiénes son. Los mismos que militaron por el anterior gobierno, ahora dicen estar con el de turno”.

Además, el sindicalista dejó entrever que este grupo recibe ayuda de uno o varios funcionarios de turno, quienes avalarían todas las maniobras para destituir a Barros y de este modo tener un gremio pasivo que no reclame por los derechos de los miles de trabajadores.

De público conocimiento es que el Sindicato de Obreros Municipales pasó duras etapas, especialmente por deudas y atrasos que la gestión anterior mantenía con ellos. Por estas razones, sumadas a las sospechas de malversación, el SOEM perdió la farmacia y más de mil afiliados dejaron de pertenecer a la entidad, lo que no sólo la debilitó, sino que posibilitó las aspiraciones de quienes consideran que pueden realizar una mejor gestión que la que viene llevando a cabo “Alo” Barros hace más de diez años.

Resolución

Por la situación, ayer desde el sector opositor a Barros aseguraron que el Ministerio de Trabajo ya dio dictamen tras el proceso de investigación, y que pronto se designará un normalizador para convocar nuevamente a elecciones. Aun así, la notificación oficial no se dio a conocer, a pesar de haberse agotado todos los procesos y el tiempo que Barros tuvo que cumplir ante el ministerio mencionado.

Comentá la nota