Sin solución a la vista, se acrecienta la tensión en la industria pesquera

Una planta pesquera fue atacada ayer a piedrazos, ante el rumor de que la empresa estaba dispuesta a hacer salir sus barcos en medio de la huelga del Simape. El conflicto sigue sin resolverse. Fuerzas de seguridad vigilan ante la posibilidad de que haya nuevos incidentes.
La huelga que desde hace más de 30 días ejerce el Sindicato Marítimo de Pescadores sigue su curso sin que se perciba aún una salida cierta para un conflicto que, con el correr de las horas, va generando mayores tensiones en el puerto local. Ayer una planta pesquera ubicada en la calle Guanahaní al 4400 fue atacada a piedrazos por un grupo de personas identificadas como pertenecientes al gremio y que se hicieron presentes en el lugar reaccionando ante una supuesta versión de que los marineros de la empresa estaban a punto de romper la huelga. "Llegaron una 30 personas del Simape diciendo que no iban a permitir que nuestros barcos salieran y empezaron a tirar piedras contra el edificio", le contó a LA CAPITAL Juan Mattera, propietario del frigorífico Don Luis, que forma parte de su grupo empresarial.

"La verdad era que no estaba en nuestros planes sacar ningún barco, pero ante el rumor esta gente decidió actuar de esta manera", se lamentó.

Mattera se mostró consternado por el episodio tras el cual, si bien concurrió a la comisaría, decidió no formalizar ninguna denuncia. "Cuando llegué desistí porque pensé en mi familia y después de todo, si bien rompieron algunos vidrios, lo importante fue que ninguna de las 15 personas que en ese momento trabajaban en la oficina salió lastimada. Me duele este ataque porque a la gente del Simape siempre la he atendido personalmente y no tienen por qué actuar de este modo.

Si me hubieran llamado por teléfono les hubiera explicado que mis barcos ni siquiera tienen cajones para salir al agua", explicó el empresario.

Este episodio tuvo lugar en horas de la mañana, en el transcurso de una jornada en la que no surgieron mayores novedades respecto de cómo podría evolucionar el conflicto que mantiene paralizado al puerto local.

El Simape sigue rechazando el acuerdo que su gremio rival, el Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU) firmó con las cámaras del sector, logrando una suba salarial del 22% para los marineros de la flota fresquera de altura. De este modo, el gremio que conduce Juan Domingo Novero sigue adelante con la medida de fuerza, la cual no se cumple únicamente en tres embarcaciones pequeñas, cuyos dueños aceptaron firmar un acuerdo salarial particular.

Los tres buques se encuentran operando en altamar, pero lo cierto fue que estos acuerdos individuales no generaron un efecto cascada que fuera imitado por otros armadores.

Por el contrario, la mayoría de las empresas y las cámaras del sector fustigaron la firma de estos pactos y mantuvieron la postura de ofrecerle al Simape la posibilidad de que adhiera al mismo convenio que ya se firmó con el SOMU, ante la vigencia de una medida judicial que le prohíbe al gremio realizar cualquier tipo de negociación luego de que se le retirara su personería gremial.

Por otra parte, desde el sector empresarial comenzaron a hacerse más visibles las dificultades para seguir afrontando las secuelas de la extensa huelga, frente a lo cual, ya comenzaron a registrarse demoras en el pago de haberes de pescadores y personal de tierra.

Frente a este panorama, en las últimas horas varias empresas decidieron también enviarles telegramas a los marineros anoticiándolos de suspensiones que los privarán de percibir sus haberes garantizados. En este contexto en el que la problemática va adquiriendo cada vez mayor volumen ayer se temió que el ataque contra el frigorífico Don Luis fuera el inicio de una serie de incidentes más graves. Sin embargo, una vez que la agresión se consumó, las personas que se instalaron frente a la planta se retiraron. Fue un alivio para quienes en las últimas horas están siguiendo con atención cada uno de los movimientos que se registran en la zona del puerto, ante la versión -de la que tomaron nota algunas autoridades- de que existen quienes estarían tramando algunas nuevas acciones de violencia para las próximas horas.

Repudio empresarial

La totalidad de las cámaras empresariales de la industria pesquera de Mar del Plata manifestaron "su enérgico repudio frente a la agresión sufrida ayer por el frigorífico Don Luis, el cual fue atacado y dañado por un grupo de personas con una clara intención intimidatoria".

Las instituciones subrayaron que "hechos como éste, que se suman a otros episodios de violencia de suma gravedad ocurridos en los últimos tiempos como el incendio de la Cámara de Armadores de Buques Pesqueros de Altura, destrozos en el Palacio Municipal y un atentado con una bomba molotov contra un estudio jurídico, merecen, además de repudio, una respuesta en tiempo y forma por parte de las autoridades policiales, judiciales y de la política provincial para resguardar la integridad de los bienes y las personas". Agregaron que "esta clase de actos de vandalismo, además de provocar los daños materiales y económicos que están a la vista, constituyen claros delitos que no pueden ser justificados bajo ningún pretexto y que además obstruyen cualquier posibilidad de entendimiento para superar los conflictos que mantienen paralizada a la industria pesquera desde hace más de 3 meses".

Comentá la nota