Sin solución a la vista en el conflicto pesquero

El intendente Pulti acompañó al secretario general del gremio a una audiencia con la viceministro Noemí Rial. Pero no asistieron ni el SOMU ni las cámaras empresarias. A esta altura parece altamente improbable que se reabra la paritaria como reclama el Simape.
El Sindicato Marítimo de Pescadores (Simape) instaló al pie del edificio municipal la protesta por un aumento salarial y el reconocimiento gremial para negociar en paritarias, mientras que en la sede del Ministerio de Trabajo de la Nación transcurría sin pena ni gloria otro intento por encontrar una salida negociada al conflicto iniciado hace dos meses.

Sin soluciones aceptables a la vista y agotadas otras vías de negociación, el gremio de marineros marplatenses liderado por Juan Domingo Novero jugó una de sus últimas cartas: ayer a la tarde una gestión del intendente Gustavo Pulti los llevó a éste y al propio Novero hasta el despacho de la viceministro de Trabajo Noemí Rial. Aspiraban a encontrarse allí con dirigentes del SOMU, el gremio de marineros que retiene la personería gremial del sector y que ya firmó un acuerdo salarial del 22% en dos cuotas, con las cámaras empresarias.

Pero ni el SOMU ni los empresarios acudieron a la cita, cada cual con razones diferentes. El gremio que conduce Omar Suárez porque nunca aceptó de buen grado la existencia del Simape y desde hace años pleitea en la Justicia para apartarlos del camino. Y las cámaras pesqueras porque ya firmaron el acuerdo salarial ante el Ministerio, de manera que solamente el Ministerio -con la venia del SOMU- podría ordenar una reapertura de la paritaria. "Nosotros, unilateralmente, no podemos sentarnos a negociar con el Simape porque fuimos notificados de que la Justicia le canceló la personería gremial", justificó ante LA CAPITAL uno de los referentes de las cámaras del sector pesquero.

Pero por debajo de estas argumentaciones asoman otras vinculadas con la política y la interna cegetista. "A Novero le están pasando factura de 'arriba' por sus alineamientos provinciales y en cambio Suárez acaba de cerrar filas con el antimoyanismo a pedido del Gobierno", resumió una fuente del sector pesquero con años de actuación en el puerto.

Así las cosas, los dirigentes del Simape no encuentran la llave para ensayar una salida honorable ante sus bases. No alcanzó que flexibilizaran al máximo sus aspiraciones. Los empresarios no ayudarán en nada a reabrir la negociación y el SOMU tampoco. ¿Qué hará el Ministerio de Trabajo?

Hace diez días el Ministerio dio por concluida la conciliación obligatoria y dejó en libertad de acción a las empresas para intimar a los huelguistas a que se presentden a sus puestos de trabajo. Pero salvo un puñado, la mayoría de los empresarios prefirieron no echar más leña al fuego y están demorando los telegramas al aguardo de alguna señal de que solución no traumática.

Igual, el paro está dejando secuelas económicas no solamente a las empresas que pescan sino también a los fileteros que trabajan en tierra. Y el comercio y los prestadores de servicios que tienen su asentamiento en el Puerto también empezaron a quejarse en voz alta y a reclamar por un arreglo.

Por caso, el titular de Taxicoop, Angel De Paolo, admitió que en la sede de la cooperativa "sólo se escuchan quejas por la merma en la actividad" y consideró que los problemas en la estación marítima local repercuten en toda la economía de la ciudad.

Manifestaron frente al Palacio

Los afiliados al Simape trasladaron ayer su protesta a las puertas del Palacio Municipal, transformando a la esquina de avenida Luro e Hipólito Yrigoyen en el escenario de una ruidosa manifestación que se extendió durante toda la mañana y buena parte de la tarde. Allí los pescadores encabezados por el secretario adjunto del gremio, Pablo Trueba, esperaron el desenlace de la reunión que el secretario genera Novero y el intendente Pulti mantuvieron en Capital Federal con autoridades del Ministerio de Trabajo de la Nación.

La manifestación se desarrolló en un clima de serenidad y sin que se expresaran nuevas consignas respectos de las que el Simape vino esgrimiento en el transcurso del conflicto. En horas de la mañana, Trueba planteó su deseo de que la reunión en Capital Federal resultara "fructífera" y diera lugar a una reapertura de la paritaria para rediscuir el acuerdo salarial que el SOMU ya había firmado para los marineros. "Queremos que se ajusten algunas cosas que mejoren la situación de la gente y no tenemos problemas en que el acuerdo lo firme Omar Suárez (secretario general de SOMU) porque es el que está habilitado para hacerlo", resumió Trueba.

En este sentido, el sindicalista cuestionó el aumento que semanas atrás negociaron el SOMU con las empresas, al explicar que "los trabajadores que ya están percibiendo ese aumento se dan cuenta de que no sirve para nada". La presencia de los afiliados al Simape en la esquina de Luro e Yrigoyen significó que ambas arterias parmanecieran cerradas al tránsito vehicular durante casi toda la jornada, obligando a que el transporte público modificara su recorrido.

Comentá la nota