“Somos parte de este gobierno”

“Somos parte de este gobierno”
La mesa chica de la central obrera se reunió y convocó al consejo directivo para mañana. Los dirigentes reiteraron su adhesión al oficialismo y plantearon su preocupación por la inflación, las paritarias, Ganancias y otros temas.

Por Nicolás Lantos

Más cerca del gobierno nacional que de Hugo Moyano. Esa fue la principal conclusión que quedó tras la breve reunión preparatoria del consejo directivo de la llamada CGT Alsina, que se llevó a cabo ayer a la tarde en la sede porteña del Sindicato de Luz y Fuerza. “No nos vamos a ir de este gobierno nacional porque nosotros somos parte de este gobierno”, manifestó el vocero de la central, Héctor Daer, a la vez que descartó una reunificación con el espacio que encabeza Moyano, ya volcado abiertamente a la oposición tras lanzar su propio espacio político y admitir sus aspiraciones presidenciales (ver aparte). Además, los sindicalistas liderados por Antonio Caló manifestaron su preocupación sobre una serie de temas, como las paritarias, el Impuesto a las Ganancias, las asignaciones familiares, los fondos de las obras sociales, la inflación y los mecanismos de control de precios, por lo que convocaron para mañana a una reunión de consejo directivo con la intención de realizar, en menos de un mes, un plenario de secretarios generales. También plantearon que “la CGT no va a permitir que se imponga un techo” a las negociaciones salariales.

“Nosotros tenemos una agenda con reclamos sobre cosas que aún no se han corregido y en ese sentido damos pasos concretos para solucionarlos, pero siempre valorando la gestión –señaló Daer tras el cónclave–. No vamos a dejar de discutir con el Gobierno las políticas públicas que favorezcan a los trabajadores y pedir cambios, como por ejemplo en el Impuesto a las Ganancias.” Por otra parte, mientras desde la CGT encabezada por Moyano agitaban desde hace semanas la posibilidad de reunificar ambas centrales, ayer esa idea parecía lejana en el edificio de Defensa al 400 donde se juntó la mesa chica. “No vemos del otro lado una voluntad real de unificar criterios y discutir política, sino que acá alguien quiere llevar agua para su propio proyecto personal”, sostuvo uno de los presentes consultado por Página/12.

En el mismo sentido, antes de la reunión, el secretario general de la Federación Nacional de Peones de Taxi, Omar Viviani, sostuvo que una eventual reunión entre ambos espacios para lanzar la candidatura de un dirigente obrero a la primera magistratura debería darse de la mano de una figura novedosa y no detrás de Moyano.

Del convite formaron parte el anfitrión, Oscar Lescano (Luz y Fuerza); el titular de la central obrera, Caló (UOM); Viviani; Daer; Jorge Lobais (textiles); Oscar Romero (Smata); José Luis Lingieri (Obras Sanitarias) y Horacio Ghilini (Sadop), quienes coincidieron en “convocar para el viernes al consejo directivo de la CGT con la propuesta de hacer un plenario de secretarios generales en los próximos 20 o 25 días con una agenda para tratar lo dispuesto con el Impuesto a las Ganancias, las asignaciones familiares, la escolaridad con los valores estancados desde hace cinco años y el financiamiento de la seguridad social”, según explicó Daer al término del encuentro.

De todas formas, los participantes se encargaron de anticipar algunas de sus posturas sobre esos temas. Respecto de la inflación, Caló reclamó una “política de Estado” para enfrentar la situación. “Los salarios van por la escalera y los precios por el ascensor. De una vez por todas tenemos que tratar de buscar quiénes son los formadores de precios y sentarnos y hacer una política de Estado, porque esto de correr detrás de la inflación no les conviene ni a los empresarios, ni a los trabajadores, ni al Gobierno”, dijo el metalúrgico. Se espera que mañana haya mayores definiciones al respecto, tras el encuentro del consejo directivo.

Los dirigentes también opinaron sobre el congelamiento de precios por 60 días que propuso el Gobierno, medida que calificaron como “útil”, aunque advirtieron que hace falta un plan que le dé sustentabilidad para encontrar una salida definitiva. “Es un reconocimiento del Gobierno de que la inflación estaba perjudicando el salario de los trabajadores”, señaló Daer. “Tenemos que ser todos parte de encontrar una salida a este tema”, agregó. Por último, volvió a aclarar que “la CGT no va a permitir que se imponga de ninguna manera un techo sobre la negociación salarial paritaria”.

Comentá la nota