SOMU pedirá garantías a la Nación para poder trabajar

El secretario general del gremio nacional de pescadores Omar Suárez calificó, días atrás, de "vándalos" a los dirigentes del Simape , dijo que que están "bancados políticamente" y los vinculó con el manejo de las descargas en los muelles.
El secretario general del Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU), Omar Suárez, criticó ayer con suma dureza a los dirigentes del Simape, a los que acusó de ser una "manga de vándalos" y vinculó su existencia con la "necesidad de repartir cajones de pescado en los muelles", según informa el portal Lacapitalmdp.com.

A casi 50 días de iniciado el último tramo de la huelga de marineros en el puerto de Mar del Plata (en el primer tramo, en abril, fueron los afiliados al SOMU los que bloquearon la salida de barcos), el sindicalista defendió el acuerdo salarial obtenido por su gremio y dijo que le pedirá garantías al Ministerio de Seguridad de la Nación para que se reanude la actividad. "Queremos salir a trabajar pero hay una manga de vándalos enquistada en el puerto que no deja embarcar a los muchachos", dijo ayer a LA CAPITAL.

Suárez además comparó a los dirigentes del Simape con los "dragones" disidentes de la Uocra que en los últimos días protagonizaron serios incidentes en Comodoro Rivadavia y aseguró que "están bancados políticamente".

Huelga de Mar del Plata

“Mar del Plata está muy enrarecida porque hay una organización que dice que representa a los trabajadores y no acepta el 22% firmado por nuestro sindicato. Ellos actúan como los dueños del puerto, de los muelles y de las decisiones de los trabajadores. Si ellos creen representar al SOIP, a los capitanes, a los conductores, al Consorcio Portuario y a todos los demás, habrá que pensar que el puerto de Mar del Plata quedará cerrado para siempre. Ellos actúan como si fueran los dueños del puerto de Mar del Plata. Quizás son los nuevos "dragones" del puerto de Mar del Plata. Yo veo que están amparados por un paraguas político y alguien debe hacerse responsable”, declaró el dirigente.

Por otra parte aclaro en cuanto al acuerdo salarial, “para mí el acurdo es bueno porque otra cosa no existe. Si no que se vea cómo está Europa, que es donde se vende el pescado argentino. A los muchachos que van a la asamblea hay que decirles cómo está España, por ejemplo, con un 25% de desocupados que van a seguir así por 5 ó 10 años más. Hay que entender que estamos ante un panorama muy difícil. Por eso hay que acordar con los empresarios y asegurar que la gente en la Argentina trabaje. Hay gente que trabaja por el mínimo, por un salario básico. El filetero, el jornalero, el hombre que vive al día. Hay que saber por quién o quiénes están bancados los integrantes de esta agrupación, que cree representar a los trabajadores. A lo mejor ellos comen caliente, se bañan calientes y tienen una cama seca. La gente de la industria del pescado vive en otras condiciones. Por eso creo que a esta altura tienen que tener un poco de valor humano y sentido común.

Denunciaron atentados contra sendas empresas pesqueras

Las instalaciones de las empresas Solimeno y Moscuzza fueron víctimas de dos atentados ocurridos en la madrugada de ayer. En ambos casos, dos edificios de estas empresas fueron atacados mediante bombas molotov, según fue denunciado ante la Policía por los representantes de cada una de las compañías. Uno de los hechos tuvo lugar en un depósito del Grupo Moscuzza ubicado en Bermejo y Ayolas, donde en horas de la madrugada, un grupo de desconocidos arrojó una bomba incendiaria por un ventanal, la cual ingresó a una habitación de la vivienda donde se aloja la familia del sereno.

Según fue denunciado, la bomba estalló provocando daños de consideración en el interior de la habitación de la hija del empleado. Milagrosamente, el episodio no pasó a mayores, ya que la familia se encontraba en ese momento a algunos metros de distancia del lugar, reunida en la cocina.

El otro hecho tuvo lugar cerca de las 4 de la la madrugada en Hernandarias al 3600, donde funciona la planta frigorífica Pesquera Comercial, perteneciente al Grupo Solimeno. Según consta en la denuncia presentada por el gerente de la compañía, el personal del turno noche que se encontraba en el lugar escuchó una fuerte detonación por lo que decidió salir a la vereda para observar qué estaba sucediendo y, en esas circunstancias, advirtió que acababa de ser arrojada una bomba molotov contra el frente del edificio, provocando algunos daños menores en sus ventanales.

Ambos episodios se sumaron a otros hechos similares y aún más graves ocurridos en el transcurso de las últimas semanas en medio de la huelga de los marineros, como el incendio de la Cámara de Armadores, y los ataques contra el estudio de Fernando Rivera -abogado de Caipa- y la planta del Grupo Mattera.

Denuncian amenaza

El dirigente del Sindicato de Obreros Marítimos Unidos, Rubén Manno, denunció ayer ante la Justicia haber recibido amenazas sobre la posibilidad de que tenga lugar un atentado contra las instalaciones del gremio, ubicadas en la avenida Edison 1125. Según explicó un grupo de desconocidos que "manifestó pertenecer al Simape" le realizó esta advertencia de manera verbal, razón por la cual informó ante la Fiscalía de turno este hecho y solicitó su actuación para tratar de identificar a los autores de la amenaza.

Por otra parte Manno vinculó este episodio con una disputa protagonizada días atrás entre marineros que pretendieron embarcar para iniciar la zafra de langostino y se vieron impedidos de hacerlo debido a que fueron atacados por un grupo de desconocidos.

Comentá la nota