El SOMU pidió 35 por ciento de aumento a la flota de Rawson

En la sede central de la Secretaría de Trabajo en Rawson se llevó a cabo la primera audiencia informativa que reunió al Sindicato Obreros Marítimos Unidos (SOMU) con representantes de los armadores de la flota amarilla que opera desde el puerto de la capital de Chubut.
El sector del trabajo considera que se deben efectuar actualizaciones en los conceptos que determinan la composición de la remuneración de los marineros, y estas negociaciones arrancan un mes antes de cuando oficialmente se suele dar por iniciada la temporada de langostino, a partir de octubre, para la flota que tiene asiento en Rawson.

El antecedente más reciente de negociaciones entre estas dos partes remite al paro de 118 días que vivió la flota costera de Chubut, con un conflicto que se inició en octubre de 2009 y terminó recién en febrero de 2010. Una de las huelgas más extensas que se recuerde en el sector que hizo perder gran parte de la zafra de esa temporada.

A diferencia de ahora, en aquel momento el empresariado estaba compacto y con una posición muy sólida, la cámara de la flota amarilla representaba en ese momento a la totalidad de los barcos. Nadie sacó los pies del plato hasta que se llegó al acuerdo, salvo algunas excepciones, pero mayoritariamente los armadores actuaron en conjunto.

En la actualidad la cámara es apenas un sello de goma que ni autoridades tiene, y en la audiencia de las pasada semana los empresarios que se presentaron lo hicieron cada uno por su cuenta, y aclararon que iban como armadores independientes. En ese marco, el SOMU aspira a negociar hasta que un grupo firme y luego el resto se vea obligado a acordar lo mismo. En principio, la negociación se presenta con buena voluntad de las dos partes de mantener siempre la vía del diálogo, evitando que se reedite aquel conflicto en el que todos perdieron en mayor o menor medida.

Tal vez, esta instancia los pondrá a prueba para saber si aprendieron o no la lección. Aunque el dato significativo es que el nivel de capturas de langostino ha sido sostenido para gran parte de la flota, y cuando el recurso se halle en aguas provinciales esperan tener la cuestión salarial resuelta.

Los interesados

El director General de Coordinación de la Secretaría de Trabajo de Chubut, Leonardo Flori, fue el encargado de presidir la reunión de partes. El acta señala que la convocatoria se realizó en el marco del Expediente 0833/11 y en representación del SOMU comparecieron Ricardo Soto y Miguel Santibáñez con la presencia del doctor Cristian Ayala en calidad de patrocinante, por una parte. Y, por la otra, como armadores independientes de la flota amarilla participaron los empresarios: Fernández, Vestutti, Ferrari, Ottulich, Ramos, Ortiz Jurado, González, Greco y Martella.

“Abierto el acto fueron invitadas las partes a manifestar sus posiciones y luego de un breve intercambio de opiniones, las mismas proceden de común acuerdo a realizar una nueva audiencia el día 15 de septiembre del corriente año a las 10 horas en la sede de la Secretaría de Trabajo”.

El SOMU adelantó que la requisitoria de incremento remunerativo se ubica en el orden del 35 por ciento, pero que ese porcentaje es el puntapié en la etapa de negociación.

Todo sube

Los propietarios de la flota amarilla presentes en la reunión escucharon el pedido de mejora salarial que efectuaron los dirigentes sindicales de la marinería, al tiempo que también les hicieron saber que las empresas han debido afrontar un importante incremento en los costos internos operativos. El combustible, la estiba, los insumos en general para el alistamiento de los buques han experimentado una suba significativa y así lo plantearon.

En tren de confesiones uno de los armadores de la flota costera llegó a decir que hasta los “peajes” también han subido. De manera informal comentó que fue la suma de cinco mil dólares fue la que debió “poner” para ingresar su barco costero con tangones a pescar a la zona interjurisdiccional de esfuerzo pesquero restringido. Tras el lapsus de honestidad y brutal confesión, solo hubo miradas y un cerrado silencio. Firmaron el acta y prometieron volver a verse, en ese ámbito, la semana próxima.

Por la tarde, en un domicilio particular de uno de los empresarios, en Rawson, un grupo de armadores y propietarios de buques se juntaron para comenzar a diseñar la estrategia que desplegarán en adelante. (Revista Puerto)

Desmienten pago de “peaje” para pescar

El trascendido sobre el pago de 5 mil dólares para una autorización de pesca en zona restringida ocasionó un fuerte debate interno y hasta una proclama pública. Los “Armadores Independientes de la Flota Amarilla que operamos en el puerto de la ciudad de Rawson, desmentimos abiertamente la información referida al pago de peajes para el ingreso a la zona interjurisdiccional de esfuerzo pesquero restringido”.

“En tal sentido informamos que la flota ha operado en la zona interjurisdiccional de esfuerzo pesquero restringido, por segundo año consecutivo, en función de las solicitudes efectuadas ante el Consejo Federal Pesquero como armadores independientes, y votado por la mayoría de los consejeros como puede observarse en las actas del citado Consejo”, dice el escrito.

Asimismo, explican que “el área solicitada fue creada en su momento solo para la operatoria de buques menores a 21 metros de eslora, y ha sido otorgada en forma exclusiva para la flota amarilla autorizándose aperturas acotadas, solo para este tipo de embarcaciones, a fin de no alterar los niveles de esfuerzo pesquero más allá de los compatibles con la pesquería”.

Finalmente relatan que “a partir de los informes emitidos por el INIDEP y las prospecciones realizadas que determinaron el estado del recurso, se ha habilitado la pesca de langostino a esta flota y sujeta a las condiciones establecidas en la normativa vigente respecto de las artes de pesca y los mecanismos de selectividad”, concluyen.

Comentá la nota