SOYEM criticó el “modo” de la intervención a la Dirección de Inspección

SOYEM criticó el “modo” de la intervención a la Dirección de Inspección
El gremio de los trabajadores municipales manifestó al Ejecutivo su “repudio enérgico” a la forma en que se resolvió y comunicó la intervención del área de Inspección y la consecuente suspensión del cargo de dos empleados jerárquicos. La Junta de Calificación analizará la auditoría realizada en torno a la entrega de habilitaciones comerciales.
Causó malestar en el gremio de los trabajadores municipales, SOYEM, la inconsulta intervención de la Dirección General de Inspección y la separación temporaria de los dos Jefes del organismo. El secretario Adjunto del sindicato, Juan Fuentes, explicó a ANB que ya se planteó al Ejecutivo el “enérgico repudio” al “modo” en que se produjo la intervención, y la falta de comunicación con el propio gremio y los trabajadores de la Dirección.

“Se hizo sin haberle avisado a los compañeros” quienes “se enteraron por los medios”, criticó, y cuestionó además la difusión realizada de los resultados parciales de la auditoría que demostrarían una serie de irregularidades en la entrega de habilitaciones comerciales: “Así sale manchada toda el área; y hasta que no se demuestre que los trabajadores cometieron alguna falta, hasta que no esté totalmente comprobado, son inocentes”, planteó.

Fuentes anticipó que la Junta de Calificaciones deberá ahora analizar la mencionada auditoría -cuyo informe preliminar habla de un 30 por ciento de expedientes irregulares-, y determinar si la separación temporal de Jorge Layana y David Betancourt se ajusta a términos legales.

Sin bien el dirigente del SOYEM reconoció la “autoridad y facultad” de la Intendenta María Eugenia Martini para intervenir un área, insistió en la necesidad de actuar con “discreción”.

Finalmente, consultado por ANB, Fuentes que la Dirección de Inspección “vine sufriendo hace bastante tiempo”, y criticó que “hoy tenemos sólo 12 inspectores, porque la gente está cansada que los insulten, les peguen, y no haya protección policial”. Entonces, “para tener tranquilidad” los trabajadores “piden el pase”. Además, detalló que “falta personal, faltan computadoras y móviles”.

“Hay que ponerse en la piel del inspector, que es el que pone la cara”, pidió.

Comentá la nota