El stock de carne se acaba y vuelve el paro del Senasa

El stock de carne se acaba y vuelve el paro del Senasa

Los empleados de la entidad retoman hoy el plan de lucha. Algunas carnicerías cerraron, mientras que en otras no se cumple con la demanda de los clientes.

Hoy los trabajadores del Senasa profundizarán la medida de fuerza que mantuvieron durante diez días hasta el jueves pasado, por lo que la provisión de carne a escala nacional se verá afectada.

El paro que los empleados realizaron durante diez días obligó a que, en la ciudad, en muchas carnicerías se cerraran las puertas, mientras que en otras se trabajó durante el fin de semana con stock limitado.

Consultado por EL LIBERTADOR, el encargado de un local céntrico comentó que "trabajamos el fin de semana con los cortes que se consiguieron y además porque teníamos otros almacenados".

De todas formas, el empleado aseguró que pulpas y cortes de novillo en el negocio en el que trabajan ya no disponen para la venta al público.

La situación es preocupante debido a que hoy los trabajadores de la entidad nacional retomarán la medida de fuerza que se prolongaría por doce días, hasta fin de mes.

"No sé cómo vamos a hacer si la medida se extiende por casi dos semanas, ya que cada vez hay menos carne", manifestó la fuente consultada, a lo que agregó que "no se está cumpliendo con la demanda de los clientes".

La semana pasada, un carnicero del Mercado de Productos Frescos comentó a este medio que para poder llegar con el stock al fin de semana optó por atender los pedidos sólo de los clientes habituales.

La situación también afecta a la demanda de restaurantes, hoteles y lugares para comer, ya que al disponer de menor mercadería, en los locales dedicados a la venta de carne se les vende menos.

IMPACTO EN LOS PRECIOS

Durante los primeros días del paro de empleados del Senasa, la situación no generó preocupación debido a que en las carnicerías disponían de mercaderías. Pero a medida que transcurrieron los días, comenzaron a notarse los faltantes y en paralelo, los incrementos de precios.

Oficialmente, los cortes aumentaron entre un diez y un trece por ciento más. Aunque uno de los carniceros consultados por este medio aseguró que en algunos locales se aplicó hasta el doble de los valores debido a que se registraron subas en el kilo del corte por gancho.

Para esta semana, si el paro alcanza los días anunciados, se estima que los costos serán desorbitantes, ya que se deberá abonar el que impongan los pocos proveedores que puedan comercializar la carne a los negocios. La preocupación se extiende debido a que se desconoce si los precios regresarán a la normalidad una vez que concluya el conflicto del Senasa.

Comentá la nota