Subsidios: los privilegios del gremio del personal legislativo

Subsidios: los privilegios del gremio del personal legislativo

Los aportes al gremio que encabeza Bafundo.

Entre diciembre y agosto últimos, el gremio y la asociación del personal legislativo, que encabeza Aldo Bafundo, recibieron 119.600 pesos de los legisladores. Otros dos gremios ligados al PJ reciben aportes importantes. El resto de los sindicatos, casi ignorados.

El gremio y la asociación que nuclea a los empleados legislativos gozan de un manifiesto privilegio a la hora de recibir los subsidios que reparten los diputados provinciales entre entidades sin fines de lucro. Como desde hace varios años atrás, los legisladores, prácticamente sin distinción de color político, realizan en forma permanente transferencias hacia ambas organizaciones, mes a mes, algo que no realizan con la mayoría de los demás sindicatos con presencia en la provincia.

El secretario general de la Asociación Personal Empleado Legislativo (APEL) es Aldo Bafundo. El joven dirigente también es presidente de la Asociación de Empleados Legislativos (ADEL) desde hace cinco años. Entre diciembre del año pasado y agosto de este año, ambas entidades sumaron aportes por 119.600 pesos. Los aportes a otras organizaciones gremiales de la provincia prácticamente brillan por su ausencia.

Solo compiten en la recepción de aportes con las organizaciones de los empleados legislativos dos gremios fuertemente vinculados con el oficialismo provincial. Por un lado, la Mutual de Gremios Pampeana y UPCN, cuyo secretario general es el diputado del PJ, Jorge Lezcano, que recibió 142.800 pesos. Además, AMET (el secretario general es Jorge Rodríguez, actual concejal del PJ en Santa Rosa) recibió 69.100.

Los legisladores cuentan con un monto de 30 mil pesos en subsidios para repartir mensualmente entre entidades sin fines de lucro, clubes, gremios, agrupaciones solidarias, cooperadoras o municipios. Los beneficiarios deben presentar luego una rendición de gastos ante el Tribunal de Cuentas de la provincia. De acuerdo a lo reflejado en anteriores relevamientos de El Diario, en algunos casos se utilizan para favorecer a fundaciones partidarias afines a los propios legisladores (Pensar; Castro; Robledo).

Regularmente, según obliga la ley, la Legislatura Provincial publica la lista de subsidios transferidos por cada diputado. En un análisis de esa información, emerge como un caso especial la distribución que los diputados hacen entre los gremios. La lista de beneficiados es muy corta. Y surge un evidente y, poco fundamentado, favoritismo con el gremio y los empleados con los cuales conviven a diario.

Los aportes para las organizaciones que encabeza el gremialista Aldo Bafundo no distinguen colores políticos. El gremio fijó su sede dentro del edificio de la legislatura, en Corrientes 200. En los años ‘90 el gremio creó la Asociación de Empleados Legislativos, con un centenar y medio de socios. El primer titular fue Carlos Silvestre, fallecido. Durante 2010 la ADEL quedó acéfala y Bafundo llegó a la presidencia a partir de 2011.

La APEL y ADEL recibieron entre diciembre del año pasado y agosto de este año 119.600 pesos de parte de los diputados provinciales, según consta en la página web de la Cámara de Diputados. Aportaron todos los bloques, en diferente proporción, con la excepción del bloque unipersonal de Pueblo Nuevo, del legislador y pastor Daniel Robledo.

Durante esos ocho meses, la bancada del PJ derivó 64.000 pesos hacia las dos organizaciones. Por su parte, el bloque del FrePam envió a las dos instituciones 43.100 pesos en el mismo período. Además, los diputados del bloque de Cambiemos-PRO, otorgó subsidios por 7.500 pesos. También el diputado Darío Hernandez, del Frente Renovador, les transfirió 3.500 pesos y el kichnerista de Nuevo Encuentro, Eduardo Tindiglia, 1500 pesos.

Coment� la nota