Subte: acuerdo con los metrodelegados

Subte: acuerdo con los metrodelegados
Desde mañana, la línea B llegará a las estaciones Echeverría y Rosas
Tras 18 días de conflicto por reclamos gremiales, Subterráneos Buenos Aires Sociedad del Estado (Sbase), la concesionaria Metrovías y los llamados metrodelegados firmaron ayer un acuerdo y desde mañana el subte B llegará a las nuevas estaciones Echeverría y Juan Manuel de Rosas, en Villa Urquiza.

Pese a este convenio transitorio, por 15 días, en el cual los maquinistas aceptaron trabajar 4 horas y 40 minutos, los reclamos por la extensión de la jornada laboral hacen peligrar la inauguración de las dos estaciones de la línea A, San José de Flores y San Pedrito, prometidas por la Ciudad para este mes. Ocurre que las autoridades de Sbase y de la ciudad, ante el escenario electoral de octubre, quieren evitar que se repitan los conflictos que tuvieron lugar en la B.

En ese contexto, el titular de Sbase, Juan Pablo Piccardo, dijo a LA NACION que las dos nuevas estaciones de la A -la de Flores fue terminada durante la gestión de Jorge Telerman, en 2007- estarán listas para ponerse en funciones durante la última semana de este mes. "Se agregarán dos formaciones nuevas, pero todavía no se sabe la fecha en que se habilitarán las nuevas estaciones. Esa decisión está en estudio", comentó Piccardo.

Lo que estudia la Ciudad es, precisamente, cómo resolver el posible conflicto gremial antes de que las nuevas estaciones se inauguren al público. Los metrodelegados de la línea A también rechazan una extensión de la jornada laboral. De hecho, se estima que con las nuevas estaciones pasarían a trabajar 60 minutos por vuelta -circuito que hoy realizan en 50 minutos- y eso reduciría el tiempo de descanso.

Ayer varios funcionarios de primera línea de la ciudad, consultados por el estreno de la línea A, supeditaron la fecha de inauguración al acuerdo con los metrodelegados de la línea A y también a cómo funcione el cronograma dispuesto desde ayer en la línea B, entre Metrovías y los gremialistas.

En tanto, ocho reuniones fueron necesarias para destrabar el conflicto en la línea B, que comenzó el viernes 26 del pasado julio, el día de la inauguración de las estaciones Echeverría y Rosas. En ese esquema, se acordó que los trabajadores realicen cuatro vueltas completas entre Alem y Rosas, y media vuelta con Lacroze como estación cabecera.

Con este nuevo diagrama, según la empresa, la vuelta completa entre Alem y Rosas se realizaría en 62 minutos, con lo que cada pareja de trabajadores realizaría 4 horas y 39 minutos de trabajo efectivo y tendría una hora y 21 minutos de descanso. Antes de la extensión, el tiempo de trabajo era de 4 horas y 25 minutos.

Por su parte, ayer a las 14, un misterioso paquete ubicado en la estación Lacroze de la línea B obligó al despliegue de un operativo por parte de la Policía Federal. Por protocolo, Metrovías interrumpió todo el servicio en esa línea y una vez retirado el paquete el servicio volvió a su frecuencia normal..

Comentá la nota