Subte: reunión clave para destrabar las paritarias y evitar otro conflicto

Subte: reunión clave para destrabar las paritarias y evitar otro conflicto
Desde la AGTSyP advirtieron que, de no prosperar el diálogo, podrían adoptar nuevas medidas de fuerza. La empresa aduce que no cuenta con los fondos para hacer frente al reclamo y exige la presencia del SBASE en la negociación.
Por: G. A.

Mientras todavía se sienten en la Ciudad de Buenos Aires las secuelas que dejaron la falta de recolección de basura, las inundaciones y los cortes de luz, el comienzo de la semana amenaza con traer nuevas complicaciones si en la reunión que mantendrán hoy los representantes de la Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y Premetro (AGTSyP) y la empresa concesionaria Metrovías no alcanzan un acuerdo para destrabar las paritarias del sector. La negociación amenaza con derivar en un nuevo paro de los metrodelegados si el reclamo salarial no encuentra una respuesta satisfactoria.

Por la mañana, los delegados del subte y Metrovías volverán a verse las caras en la Subsecretaría de Trabajo del gobierno de la Ciudad, luego del frustrado encuentro del miércoles pasado. Allí esperan alcanzar un acuerdo que satisfaga a todas las partes en el reclamo de un aumento salarial del 28% retroactivo a marzo, cuando venció el anterior acuerdo.

"La expectativa es que habría voluntad del gobierno de la Ciudad de iniciar el traspaso del subte, por lo que queremos que se resuelva la paritaria de la manera más rápida posible", explicó a Tiempo Argentino Roberto Pianelli, secretario general de la AGTSyP.

El delegado se mostró expectante con la reunión de hoy aunque cuestionó los antecedentes de Metrovías en esta negociación: "Esperemos que la empresa tenga propuestas porque hasta ahora sólo han dicho que no pueden pagar el aumento salarial porque la Ciudad tiene una deuda con ellos. Es poco serio y esperemos que no se repita", señaló.

Desde el gremio intentan bajarle el tono al conflicto, aunque analizan que si sus reclamos no obtienen una respuesta por parte de la empresa podrían tomar medidas de fuerza esta semana como, inicialmente, el levantamiento de molinetes para que los pasajeros no paguen los viajes, y otras más drásticas si sigue empantanada la negociación.

Sin embargo, Pianelli aclaró que "sería una picardía llegar a una medida de fuerza cuando se estaría por resolver el conflicto de fondo, que es el traspaso del subte", y finalizó: "Estamos todos poniendo el máximo esfuerzo por tratar de resolver la paritaria."

El miércoles pasado, los metrodelegados salieron muy disconformes de la reunión con Metrovías en la que no llegaron a ningún acuerdo. Ofuscado, luego del encuentro, el delegado Néstor Segovia aseguró que la situación, después de meses de negociaciones, era igual a cuando comenzó el conflicto: "No avanzamos en nada. Estamos como en los primeros días de agosto, cuando empezamos a discutir la paritaria, y lamentablemente la empresa puso en marcha distintas maniobras para decir que si no se sienta Subterráneos de Buenos Aires (SBASE), no hay plata", aseguró a la salida de la Subsecretaría de Trabajo porteña.

La empresa, por su parte, sostiene que no tiene dinero para respaldar el aumento de sueldo que reclaman los trabajadores y responsabiliza de eso a la disputa entre Nación y Ciudad por la transferencia del subte. El argumento central es que el aumento de la tarifa de 127% dispuesto por el jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, no logró equiparar la reducción de ingresos que significó el nuevo esquema de subsidios acordado en el acta de traspaso firmado por Nación y Ciudad. Estaba previsto que hasta fin de este año, de los 60 millones de pesos que debían inyectarse en el sistema cada mes, Nación aportaría 30 millones y Ciudad los 30 restantes. Pero cuando Macri decidió rechazar el traspaso, el gobierno porteño nunca aportó su parte.

"La empresa dice que no cuenta con fondos y requieren la presencia de funcionarios de la Ciudad, puntualmente la del subsecretario de Transporte, Guillermo Dietrich, para que garantice la ecuación de la firma paritaria. A nosotros, la presencia de los funcionarios porteños no nos incumbe y nos toca discutir con la empresa, que otra vez se lava las manos", explicó la semana pasada Enrique Rositto, secretario de Prensa del gremio.

La discusión salarial comenzó con la firma del trapaso en enero y siguió con la mayor medida de fuerza que se recuerda en el subte, cuando los metrodelegados pararon el servicio durante diez días en agosto pasado.

La empresa, mientras tanto, le reclama al gobierno de la Ciudad que le pague los 30 millones mensuales de subsidios según lo firmado en el acta acuerdo. Se espera que el gobierno de la Ciudad acepte el traspaso antes del 3 de enero próximo, cuando se cumplirá un año desde que Macri firmó el acta y Metrovías deje de recibir lo que resta del subsidio del gobierno nacional.

Este conflicto por la paritaria en el subterráneo aún sin resolver amenaza con traer más complicaciones a los vecinos de la Ciudad, cuando todavía se viven los efectos de las inundaciones, la crisis con la recolección de basura y los cortes de luz de la semana pasada.

Según difundieron las empresas Edenor y Edesur, recién hoy quedaría restablecido la totalidad del servicio eléctrico en los barrios más afectados en la Ciudad, luego de los masivos cortes del miércoles pasado. Hasta ayer, las fallas eléctricas todavía afectaban algunos barrios porteños como Almagro, Villa del Parque, Caballito, Boedo y Parque Patricios (ver p. 28). La vocera de Edesur aseguró que 1500 operarios continúan trabajando para restablecer el servicio en las zonas afectadas y estimó que el servicio se normalizará hoy. Desde Edenor precisaron que persistía una "masa mínima de cortes" y estimaron que la electricidad se restablecerá también hoy. «

La cifra

Aumento

Apenas firmó el acta de traspaso, Mauricio Macri dispuso un aumento en el valor del boleto de un 127 por ciento. En agosto, durante el conflicto de diez días, aseguró que debería valer 5,50 pesos.

Cronología 2012

3 de enero: traspaso del subte y aumento

El gobierno nacional y el de la Ciudad de Buenos Aires llegaron a un acuerdo y firmaron el acta de transferencia del subte a la administración porteña. Cuatro días después, Mauricio Macri aplicó una suba del 127% en el precio del pasaje. En febrero, el intendente condicionó el traspaso del servicio a que "exista buena fe y vocación de trabajar en equipo con el gobierno nacional", lo que sentó las bases para luego no reconocer el acuerdo firmado y rechazar el control del subterráneo.

28 de marzo: macri pide recursos a la nación

El Congreso aprobó una ley que traspasó la gestión del subte de Nación a la Ciudad, un reclamo histórico de diferentes gobiernos porteños. "En estos términos no va a haber traspaso del subte", se quejó Mauricio Macri y pidió que también se le giraran los recursos del gobierno federal que se utilizaban para el funcionamiento del servicio. Nación, a través del ministro de Planificación, Julio De Vido, cuestionó la actitud de la Ciudad y rechazó la transferencia de recursos.

3 de agosto: comienza un paro de diez días

Luego de que el gobierno de la Ciudad rechazara hacerse cargo del servicio, se dilataron las negociaciones paritarias entre Metrovías y los metrodelegados. Mientras la empresa le reclama fondos a la gestión de Macri, los trabajadores piden un aumento del 28 por ciento. El conflicto escaló hasta que el 3 de agosto comenzó un paro de diez días, el más largo de la historia. La tregua llegó por una decisión judicial que ordenó al Ejecutivo porteño intervenir en la disputa.

12 de noviembre: nueva reunión paritaria

Metrovías y los metrodelegados se reunirán hoy en la Subsecretaría de Trabajo para intentar cerrar las paritarias. Si bien no se resolvió el traspaso del subte, habría consenso en el PRO para aceptar el control de los trenes antes de enero de 2013, cuando el gobierno nacional deje de subsidiar el servicio. La Procuración General ya rechazó por falta de competencia un planteo para que la Corte Suprema de Justicia interviniera en el conflicto entre los gobiernos nacional y porteño por el traspaso.

Comentá la nota