La suma fija a cuenta de paritarias vuelve a sonar en los gremios del sector público

La suma fija a cuenta de paritarias vuelve a sonar en los gremios del sector público
El Gobierno provincial y los gremios del sector público comenzarán a desandar esta semana el camino de las negociaciones paritarias, luego de que el Centro Cívico ofreciera un incremento anual del 28%, pagadero en tres cuotas que acumuladas suman 30%. Sin embargo, y frente a la casi segura dilación de la discusión, en los sindicatos se reflotó la idea del pago de una suma fija, a cuenta de futuros aumentos, hasta que el panorama de los precios y la inflación se aclare para los trabajadores.

En ese sentido, se expresaron a favor de la suma fija la Unión de Educadores de la Provincia de Córdoba (Uepc), el Sindicato de Empleados Públicos (SEP) y hasta la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), cuya titular, María Teresa Romero, dijo a ayer a este diario que su gremio estaría dispuesto a aceptar un monto fijo con el sueldo de febrero “por única vez” porque “la negociación será larga” y “es necesario darle algo de plata a los trabajadores”.

El titular del SEP, José Pihen, cuantificó el supuesto pago a cuenta en mil pesos. “Hasta que se aclare el panorama inflacionario, podrían empezar a negociar una suma fija por dos meses con piso de mil pesos, el equivalente al bono de fin de año”, afirmó a los medios.

Esta semana sigue la discusión

Esta semana, el ministro de Gestión Pública, Manuel Calvo, comenzará a recibir uno por uno (igual que al presentar la oferta) a los gremios que representan a los trabajadores públicos.

La propuesta oficial tiene varias objeciones. Una de las principales es la anualidad del acuerdo, impulsada también por el Gobierno nacional. Espanta a la dirigencia y bases, por el temor al impacto del proceso inflacionario. En cuanto al porcentaje, si bien todos van a reclamar por encima de lo ofertado por la Provincia, un veterano sindicalista que participa en las paritarias admitió que “no habrá mucho más” que el 30% acumulado que ya está sobre la mesa.

En relación a la duración del acuerdo, la Upec y el SEP reclaman negociaciones al menos semestrales. ATE exige que el acuerdo se renegocie cada tres meses, y la Unión de Personal Superior (UPS) aceptaría una paritaria anual, pero con cláusula de reapertura en caso de disparada de precios.

Juan Monserrat, de la Upec, dijo ayer que los maestros -que hoy vuelven a las aulas, sin alumnos, luego del receso escolar- seguramente “rechazarán” la oferta oficial, que implica un pago del 15% con el salario de febrero, un 7% en julio y un 6% en octubre. “Los docentes provinciales seguramente rechazarán la propuesta oficial de aumento del 30,4% (acumulado) para todo el año y en tres tramos», afirmó a Lv16.com, de Río Cuarto. “Vamos a discutir cuáles son los puntos de mejora. La propuesta que nos dio el Gobierno es muy poco, creo que se puede más. En dos semanas se debe definir todo”, finalizó.

ATE también espera ser convocada esta semana por el ministro Calvo, luego de que hiciera llegar su contrapropuesta, que lleva el salario inicial a casi $ 10 mil a fines de año.

En tanto, el titular de la UPS, Domingo Ovando, se pronunció a favor de cerrar un acuerdo en febrero “para que nuestros afiliados puedan cobrar en marzo el porcentaje que se negocie”, por lo cual en esta semana se reuniría con las autoridades provinciales.

En diálogo con este diario, Ovando consideró que es factible afrontar el año con un acuerdo global y una “cláusula gatillo” para volver a discutir si la inflación, por ejemplo, supera el 15% que se podría pactar para el primer tramo hasta mediados de año. “La situación es complicada, pero quiero ser optimista”, indicó el dirigente, a quien no lo convencen las sumas fijas.

Salud, supeditada a la negociación general

Fuera de la mesa paritaria, pero participando de una negociación «paralela” con el ministro de Salud, Francisco Fortuna, la Unión de Trabajadores de la Salud espera esta semana una respuesta de la cartera sanitaria a su propuesta salarial. Como sucedió el año pasado, los trabajadores hospitalarios recibirían un incremento mayor, o un plus, sobre el aumento que se firme en las paritarias generales. Por lo tanto, admitió el titular de UTS, Ariel Gómez, la negociación del personal de salud está supeditada a la negociación general de los estatales. “Pero ya hace un mes que comenzó la ronda de diálogo con Fortuna, y los compañeros quieren respuestas”, dijo el médico. La UTS pidió un incremento de alrededor del 45%, bastante lejos del 30 acumulado que ofreció el Gobierno de José Manuel de la Sota.

Comentá la nota