El Suoem define su respuesta hoy

El cuerpo de delegados vota si acepta o no 300 pesos en noviembre y 300 en diciembre.
Esta tarde a las 19, el cuerpo de delegados del Suoem definirá con una votación interna si acepta o no el incremento salarial que ofreció la Municipalidad de Córdoba en la medianoche del pasado lunes (poco antes de que venciera la conciliación obligatoria). Previamente, durante la mañana y parte de la tarde cada repartición debatirá el mandato que llevarán sus delegados a la mencionada reunión definitoria, lo que resentirá la atención al público y la prestación de servicios durante buena parte de la jornada.

Cualquiera sea el resultado de la votación de los delegados, el gremio realizará mañana a las 10 una nueva asamblea general frente al Palacio 6 de Julio, de la que saldrá la confirmación del final del conflicto o su profundización mediante nuevas protestas.

El Departamento Ejecutivo ofreció a los municipales un incremento de 300 pesos no remunerativos ni acumulables para noviembre y una cifra idéntica para diciembre, lo que supone una mejora a su propuesta anterior, de 200 y 300 pesos, respectivamente.

El esquema prevé que el aumento se blanquee progresivamente hasta marzo de 2010, en tres cuotas consecutivas.

Como el ofrecimiento es por suma fija y no porcentual, generó un fuerte debate interno entre los trabajadores sobre la conveniencia de aceptar o no la mejora salarial. Esto, porque el impacto de bolsillo es muy diferente según se trate de los empleados mejor y peor remunerados.

Para las escalas más bajas, el ofrecimiento resulta tentador. Por caso, para un empleado que cobra alrededor de 2.500 pesos, la propuesta implica una mejora cercana al 13 por ciento que pedía el propio Suoem.

Y en el caso de los sueldos más altos, el impacto inicial de los 300 pesos es menor en la primera etapa, pero luego mejorará en marzo por efecto del blanqueo, que potenciará otros ítems del salario.

Conocedor de esa disyuntiva que atraviesa a sus representados, el jefe del Suoem, Rubén Daniele, advirtió en la asamblea que tuvo lugar ayer a la mañana respecto a algunas actitudes del Ejecutivo que calificó como "divisionistas". También se molestó por el hecho de que la última oferta de mejora que presentó la Municipalidad en el marco de las negociaciones en la Secretaría de Trabajo se registró pasadas las 23.30 de lunes, sólo media hora antes de que culminara la conciliación obligatoria.

"Está claro que el intendente quiere ganar tiempo y desgastarnos", evaluó una fuente del gremio.

Al margen de esa lectura, el costo que paga el municipio por la dilatación del conflicto no es menor: ayer los empleados no trabajaron por la asamblea; hoy no lo harán mientras debaten la respuesta que darán al Ejecutivo; y tampoco lo harán mañana, por la realización de la nueva asamblea ya anunciada.

Coment� la nota