El Sute condicionó al Gobierno por la deuda en el ítem de radio y medio boleto

El Sute condicionó al Gobierno por la deuda en el ítem de radio y medio boleto
En el primer encuentro, el gremio de los docentes le reclamó a los paritarios del Ejecutivo que más de 30 mil maestros no han cobrado el ítem de zona acordado en paritarias anteriores. "Queremos coherencia", pidió Adrián Mateluna.

El primer encuentro entre el Sute y el Gobierno concluyó con una condicionante impuesta por el gremio de los trabajadores de la educación. En la mesa de discusión ante los paritarios oficiales, el sindicato reclamó el incumplimiento en el pago de la deuda del ítem de radio, que afecta a más de 30 mil docentes. Además, puntualizaron que la DGE no hizo efectivo durante enero el pago del medio boleto a los celadores. Por estos dos puntos, el gremio considera que la paritaria puede naufragar.

Era el inicio del ciclo de paritarias que, a priori, se presupone duro por la coyuntura económica marcada por la inflación. Y en este primer encuentro en la Subsecretaría de Trabajo, el gremio de los trabajadores docentes puso sobre la mesa la falta del Gobierno provincial en los compromisos acordados en años anteriores.

El primero de ellos es la deuda que la Provincia mantiene con los docentes en el pago del ítem de radio, es decir, la zona. Se trata de un punto acordado en 2013 y que fue anunciado por el gremio como uno de los mayores logros en un año donde la conducción se jugaba la continuidad política ante las elecciones del sindicato con más afiliados de Mendoza.

El acuerdo establecía la asignación del cobro por la zona en la que trabajaban. Esto es equivalente al 10 por ciento de la asignación de clase, que se empezó a pagar en septiembre de 2012. Pero quedaba un retroactivo importante, que el Gobierno prometió abonar a partir de marzo de 2013.

Como la masa salarial era grande, el Gobierno dio una alternativa: el ítem radio se podía cobrar como un bono fiscal para aquellos docentes a los que se les debía 3 mil pesos o menos. O, bien, los maestros podían elegir el pago, pero en 20 cuotas consecutivas. No hubo problemas con el bono fiscal. Sin embargo, la gestión de Francisco Pérez se retraso en el pago de las cuotas y que involucra a alrededor de 30 mil docentes, que reclaman más de 3 mil pesos.

A pesar de que se han dado varias fechas, el Sute señaló en la paritaria que el Gobierno no paga la deuda.

Pero además, Adrián Mateluna -secretario general del SUTE- puso sobre la mesa que, durante enero, la DGE no pagó el medio boleto a los celadores que cumplen funciones en las establecimientos durante el receso escolar.

Así, ante el coordinador de paritarios del Gobierno, Andrés Cazabán, el gremio se plantó y aseguró que la negociación se complicará si el Gobierno no cumple con lo prometido.

"Si no se cumplen estos dos puntos, hasta este momento no vamos a avanzar en la paritaria", recalcó Mateluna. Sin embargo, el titular del gremio de los docentes no confirmó si habrá medidas de fuerza que hagan pasar a los sindicalistas desde la mesa de negociación a la calle. Por el contrario, Mateluna dejó la pelota en la cancha del Ejecutivo: "Eso implica que el Gobierno debe cumplir. El Gobierno manifestó que le iba a dar valor a la paritaria. Si son coherentes, tienen que cumplir."

Por último, Mateluna indicó que el Sute pidió la unificación del inicio del ciclo lectivo para el 5 de marzo, en consonancia con la Nación.

El primer encuentro fue exprés. Ante el reclamo del Sute, los paritarios oficiales pidieron un cuarto intermedio a Rubén Boris, subsecretario de Trabajo, hasta el lunes, para poder dar una respuesta al reclamo.

El Sute ya había adelantado por su parte cuál debería ser el piso salarial para empezar la discusión: la pretensión es que el docente que recién se inicia, perciba un básico de 5 mil pesos. El básico actual ronda los 3.500 pesos. En tanto, a nivel nacional, los gremios de la educación piden una suma de 5.500 pesos.

Sin embargo, para la oposición interna de la conducción gremial, el reclamo del ítem radio debería haberse planteado el año pasado, en tanto que consideraron que la postergación del inicio de clases para el 5 de marzo es sólo una maniobra dilatoria del conflicto laboral en ciernes.

El siguiente encuentro será a las 17 de este lunes.

Cuestionamientos internos

Sin embargo, la cifra de 5 mil pesos se trata de una oferta lanzada de manera unilateral por el gremio. Hasta ahora, en pleno receso escolar, Mateluna no llamó a Plenario para escuchar el mandato de las escuelas. De hecho, está prevista una reunión el 12 de febrero con los secretarios de sección para seguir con el análsis de la paritaria. Hasta ahora, la cúpula de la conducción gremial ha mantenido reuniones internas, en tanto que la oposición le critica no abrir el debate para ver cómo encarar la paritaria.

Por eso, las voces disidentes a la Celeste -la corriente que dirige el gremio desde hace varios años- sostienen que la cifra de 5 mil pesos es magra en consideración con los aumentos de los costos de vida. La gran masa docente percibe un promedio de 3.500 pesos.

Las líneas opositoras también participaron de la primera reunión entre el Sute y el Gobierno, aunque el sindicato había pedido una paritaria a puertas cerradas, como en 2013. Así, acudieron no sólo las líneas internas que compiten con la conducción, sino también aquellos sectores que no tienen representación gremial, como los celadores, ATE Educación y los privados.

Comentá la nota