El SUTE presiona al Gobierno de Mendoza para reabrir la discusión salarial

El SUTE presiona al Gobierno de Mendoza para reabrir la discusión salarial

Este jueves se realizaban plenarios departamentales y este viernes será el provincial para definir posibles medidas de fuerza.

Nada concreto salió de la reunión paritaria entre el Gobierno de Mendoza y el SUTE, aún cuando estuvieron juntos 5 horas en la Subsecretaría de Trabajo. Toda la jornada apenas alcanzó para un cuarto intermedio hasta el martes próximo y una promesa muy tibia de parte de los representantes gubernamentales, de que tal vez llevarían una propuesta para mejorar la oferta salarial, sin moverse ni un ápice de la incorporación del ítem aula como parte nueva del sueldo docente.El encuentro previsto de antemano para discutir otros temas no salariales parecía caerse antes de empezar.

De hecho, desde el Ministerio de Gobierno informaron que no iba a realizarse, al menos en los términos de una paritaria, sino más bien como una reunión de comisiones técnicas. Pero al enterarse de que el SUTE daría el presente con banderas, sonido, etcétera, los paritarios de la Dirección General de Escuelas, Francisco Fernández, Luis Santamarina y Gabriel Sciola decidieron cruzarse a la esquina de San Martín y Rondeau, a fin de minimizar esa imagen del gremio en la puerta, esperando a ser escuchados por alguien.

Serenos como el sueño durante las siestas mendocinas, los representantes de cada parte expusieron lo que cada uno consideraba importante discutir en adelante: cómo conformar las comisiones de Junta de Disciplina, cómo agilizar los concursos de directivos, cómo sería implementada la mediación en las escuelas, la persistencia de las malas liquidaciones y la ineficacia de Salud Laboral.

Nada nuevoLo más picante de la tarde fue un pedido del gremio para que una escribana certificara todo lo que se decía en el encuentro, a modo de segundo registro, ya que según el SUTE no todo lo que pasa en las reuniones es plasmado como tal en las actas paritarias. El tema fue rápidamente zanjado por el subsecretario de Trabajo, Alejandro Jofré, quien explicó que no puede haber un doble registro de la paritaria.Y el segundo alto en la tranquila mesa, con agua fresca de por medio, fue dejar sentado en el acta que el gobierno escolar no accionará contra los directivos que se sumen a las medidas de fuerza.

Es que ya se había prometido sumarios a estos trabajadores con jerarquía escolar, porque el Gobierno entiende que no pueden tener escuelas cerradas, como no pueden los policías cerrar las comisarías, o los médicos, los hospitales. Y el gremio defendió el derecho a huelga de todos losdocentes, del que quiere hacer paro, como el derecho del que no lo hace.

Casi al final del numeroso temario que llevaban ambas partes, el SUTE pidió que sea reconsiderada la apertura del diálogo por el aumento salarial.Adrián Mateluna, secretario general de gremio docente, dijo: "Esperamos que el Gobierno reconsidere hacer otra oferta salarial, ya que los docentes han rechazado el ítem aula. Y esto se ha nacionalizado, porque desde CTERA, que paritó con Nación, se habló de esto y rechazó este planteo. Sí hay que controlar el ausentismo, pero que no sea atado al aumento salarial y a la salud del trabajador, de la familia o por cuestiones de formación.

Y no queremos que el aumento no respete la estructura salarial de los docentes, sino un aumento en blanco, remunerable y bonificable, sobre la asignación de clase 001 y el estado docente 019, y a los celadores sobre el convenio y la asignación de clases".Ante esto rápidamente Santamarina contestó: "No, la paritaria salarial fue cerrada ya". Pero Jofré intervino y sugirió que si ya tenían que trasladar una serie de consultas al Ejecutivo sobre el resto de los temas, podían volver a consultar sobre el punto.

Qué fichas quedan en juegoAl Gobierno le queda emitir un decreto con el aumento salarial 2016, que tenga una propuesta anualizada y cerrar definitivamente este frente del conflicto para "empezar de verdad" el año escolar y las transformaciones prometidas lo urgiría.

Sería un modo de dar muestras de fuerza ante las próximas discusiones paritarias.

El SUTE, por su parte, espera que la contundencia del paro y la movilización del lunes, la nacionalización del rechazo del ítem aula en la mesa de negociación nacional primero y luego en el resto de las provincias, más la posibilidad de hacer otras medidas de fuerza, le hagan reformular la estrategia al Gobierno. Como prueba de esto, explican los dirigentes docentes que si hubiera querido, el gobernador Alfredo Cornejo ya habría firmado el decreto.

Hoy habrá plenarios departamentales y mañana, el provincial para definir nuevas medidas de fuerza o no.

Comentá la nota