“El SUTRAPPA, viciado y sospechado, no puede de ninguna manera ofrecer soluciones”

Tras la renuncia a la subdirección del SUTRAPPA por parte de José Abregú y sus posteriores declaraciones periodísticas en las que sostuvo que desde el organismo en cuestión "no se quiere controlar a los taxis ilegales", desde el Concejo Deliberante salieron a reafirmar sus conceptos sobre la ineficiencia de este sistema en su implementación.
Tras la renuncia a la subdirección del SUTRAPPA por parte de José Abregú y sus posteriores declaraciones periodísticas en las que sostuvo que desde el organismo en cuestión "no se quiere controlar a los taxis ilegales", desde el Concejo Deliberante salieron a reafirmar sus conceptos sobre la ineficiencia de este sistema en su implementación.

Al respecto, la edil en representación de la Coalición Cívica, Sandra Manzone, postuló que las declaraciones del ex funcionario no hacen otra cosa que corroborar que "hubo convivencia con la grave situación de irregularidad e ilegalidad que rodea al SUTRAPPA por parte de quienes justamente debían combatirla ejerciendo los controles correspondientes. No quedan dudas tampoco de que no existieron voluntad, decisión, ni capacidad para resolver el actual escenario de caos en torno al servicio de taxis de la ciudad".

Asimismo, la opositora consideró que el prolongado silencio de Abregú mientras se desempeñaba en su cargo conlleva una situación de notable gravedad que estaría reñida con la ley y disposiciones básicas de ética pública. "Si, como él mismo manifestó, estaba en conocimiento de hechos irregulares o ilícitos era su obligación realizar las denuncias correspondientes a fin de que comenzaran a investigarse; de lo contrario, posiblemente estemos ante un incumplimiento de sus deberes como funcionario estatal", sostuvo Manzone.

Por el panorama expuesto, la concejal señaló que las actuales circunstancias de deterioro del servicio de taxis hacen necesarias la aplicación de urgentes modificaciones de fondo y un compromiso político profundo para poder iniciar un proceso de normalización del sistema.

"El SUTRAPPA hoy es parte central del problema. En las actuales condiciones, viciado y sospechado, y habiéndose mostrado impotente frente a la realidad del sistema no puede de ninguna manera ofrecer soluciones mientras no modifique en forma rotunda su composición y estructura, y ello requerirá una decisión política mucho mayor", apuntó.

Finalmente, estimó que más allá del "inadecuado desempeño y a obligaciones incumplidas" por funcionarios inferiores a Abregú dentro del organismo, "lo que no puede él es sencillamente eludir la responsabilidad política final que recae sobre sí mismo habiendo ocupado por más de 3tres años la jerarquía máxima en el SUTRAPPA", planteó Manzone.

Comentá la nota