Tamberos criticaron el acuerdo de precios

Calificaron la medida como “perniciosa y nociva”. Advierten que el sector está en una “situación de quebranto”.
Cada vez más sectores se muestran críticos del congelamiento de precios por 60 días impulsado por el Gobierno, una medida que se parece más a un parche momentáneo que a una solución de fondo para los aumentos de los valores de los productos.

Ayer, la Mesa Nacional de Productores de Leche (MNPL) calificó de “pernicioso” y “nocivo” el acuerdo, y reiteró que el sector tambero atraviesa una “situación de quebranto”.

“La errónea y reiterada política del gobierno de aplicar medidas intervencionistas que distorsionan la competencia, desalientan la inversión y el crecimiento, sin resolver los problemas de quienes dice proteger. Un ejemplo más de ello es el reciente y pernicioso congelamiento de precios impuesto”, fustigó la entidad.

El nucleamiento también lamentó que las propuestas que fueron presentadas a las autoridades, tanto nacionales como provinciales, para solucionar la crisis del sector “no han sido consideradas, llevándonos a la grave situación que estamos padeciendo en nuestra actividad de producir leche”.

El sector tambero viene denunciando que si bien la industria acordó pagar un valor de 1,74 a 1,76 pesos por litro de leche cruda, la sequía y el dé- ficit de proteínas que exhibe la materia prima hace que en las liquidaciones a los productores apenas se supere el precio de 1,6 pesos por litro.

Pero además, el problema de la Cadena de Valor Lácteo arrastra una situación de monopolio que perjudica notablemente a los productores. Dos grandes empresas, SanCor y La Serenísima, controlan prácticamente la totalidad del mercado e imponen un acuerdo de precios absolutamente injusto para los tamberos: mientras en las góndolas el sachet de litro alcanza los $7, los productores reciben $1,6, una diferencia de más de 400%.

No casualmente las entidades agrarias calculan que en los últimos años cerraron cinco mil tambos, acorralados por la falta de rentabilidad y la ausencia de respuestas de un Gobierno que prioriza otros intereses por sobre el desarrollo de la producción nacional.

La MNPL aseguró que “nuestra lechería no tiene futuro sin la presencia institucional de la producción en la mesa de las grandes decisiones”.

Al gobierno no le interesa ofrecer soluciones

El año pasado los productores se reunieron con el Ministro de Agricultura Norberto Yauhar (foto), quien propuso realizar un estudio de competitividad de la cadena de manera de poder evaluar las distorsiones denunciadas. A esta altura, queda claro que fue un artilugio para retrasar posibles soluciones y seguir beneficiando al sector extremadamente concentrado que controla la cadena láctea, ya que dicho estudio está terminado (según afirmó la Dirección de Competitividad del Ministerio de Economía) pero los resultados nunca se difundieron y los productores no fueron convocados nuevamente.

La entidad cuestionó en este marco “la actitud predominante de las industrias más importantes que no colaboran con el aporte de transparencia” para la actividad.

Drástica caída de las exportaciones de carne

Las exportaciones de cortes vacunos en 2012 fueron “las menores de los últimos once años”, y constituyeron el segundo peor nivel en cincuenta años, según indicó un informe de la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes y Derivados de la República Argentina (Ciccra).

La entidad también advirtió que no se prevé una mejora en las exportaciones de carne para este año debido producto del atraso cambiario y la aceleración de la inflación.

“A pesar del anuncio de un dólar a $ 6 para diciembre de este año, es decir una suerte de tablita cambiaria reconocida por el Secretario de Comercio (herramienta ultra liberal promocionada por el nefasto Martínez de Hoz), el mejoramiento del tipo de cambio que ello implica no hace prever un mejoramiento del nivel de exportaciones cárnicas para el presente año, debido a que la inflación proyectada supera en 50% a la devaluación anunciada”, evaluó.

Además, el informe precisó que el consumo per cápita de carne vacuna se ubicó en 2012 en 58,7 kilogramos/año, lo que implica una suba de 6,7 por ciento interanual, pero significa una caída de 14,5 por ciento en relación al máximo registrado en 2007.

La entidad explicó que en 2012 “el consumo interno de carne vacuna recuperó parte del terreno perdido, merced a una mayor oferta doméstica, explicada por un gran crecimiento de la faena de hembras, y a menores volúmenes exportados, producto de la pérdida de competitividad de la producción nacional (precios externos subieron a menor ritmo que los costos domésticos)”.

El documento detalló que en 2012 las exportaciones de cortes vacunos totalizaron 117.794 toneladas peso producto (tn pp), lo que implica un descenso de 24,8 por ciento comparado con el año anterior, y acumula una merma de 75,6 por ciento en relación al máximo de 2005. “Se constituyeron en las menores de los últimos once años y en las segundas más bajas de los últimos cincuenta años, habiendo superado sólo a las de 2001, período especial por el cierre masivo de mercados producto de un gran rebrote de fiebre aftosa”, destacó.

Asimismo, puntualizó que “medidas en toneladas res con hueso, en 2012 las exportaciones totalizaron 178.706 tn y se ubicaron 26,7 por ciento por debajo de las registradas en 2011”.

Comentá la nota