También los docentes rechazan el tope de 18%

Uno de los gremios clave que hará punta en la discusión de las paritarias es el que agrupa a los docentes. Si bien la representación sindical está fragmentada y la negociación se hace por jurisdicciones, el elemento en común es que todos los acuerdos deben llegar antes de la fecha del inicio de las clases, esto es los primeros días de marzo próximo.
Tal como anticipó ayer Clarín, la Confederación de Trabajadores de la Educación (CTERA) ya fijó una primera postura: no está dispuesta a aceptar la pauta no escrita de 18% que pretende el Gobierno para todos los aumentos salariales de este año. Así lo hizo saber Stella Maldonado, secretaria general.

En el caso de los docentes bonaerenses, la Unión de Docentes (UDOCBA) obtuvo el respaldo político del titular de la CGT, Hugo Moyano, para sus reclamos. En un reciente plenario de secretarios generales advirtieron que no comenzarán las clases hasta que el gobierno de Daniel Scioli no responda al reclamo de un salario básico inicial de 3.900 pesos.

A nivel nacional, las autoridades intentan encarrilar las conversaciones para arribar a una negociación temprana. El ministro de Educación, Alberto Sileoni, ya anticipó que su intención es acordar los aumentos de salarios “a principio de febrero” para que las provincias “tengan margen” para llevar adelante sus propias negociaciones antes del lunes 27 del mes próximo, para cuando está revisto el inicio de las clases en la mayor parte del país.

Comentá la nota