Las tasas de plazos fijos cayeron por debajo del nivel previo al fin del cepo

El promedio de tasas que calcula el BCRA quedó en 25,5%, más de tres puntos porcentuales por debajo de su pico. Responde a la disparada que tuvieron los plazos fijos tras la devaluación del peso. La nueva tasa está por debajo de la inflación 2015

Las tasas de los depósitos a plazo fijo minoristas ya perdieron con creces todo lo que habían ganado con la salida del cepo cambiario y están por debajo de lo que pagaban cuando estaban reguladas por la anterior administración del Banco Central (BCRA). El explosivo crecimiento de los depósitos a plazo durante diciembre como resultado de la suba de tasas hizo que los bancos perdieran apetito por estas colocaciones y ofrezcan cada vez menos por conservarlas. Las tasas de las letras en las que invierten los bancos siguieron un camino similar y también explican el menor premio.

El promedio de tasas de plazos fijos de 30 a 44 días y de menos de $ 100.000 quedó en 25,5% el 21 de enero pasado, tras haber tocado un pico de 28,7% a fines de diciembre. Los plazos fijos, que crecieron a buen ritmo durante los últimos meses de cepo gracias a la gran cantidad de pesos impedidos de ir al dólar y las tasa mínimas impuestas por el entonces presidente del BCRA Alejandro Vanoli, tuvieron un boom en diciembre. La causa de ese salto estuvo en la suba de tasas que ensayó el nuevo número uno de la entidad, Federico Sturzenegger, antes de la salida del cepo y salto del dólar.

Sturzenegger llevó al 38% la tasa de la Lebac a 35 días (la más cercana, a 90 días, pagaba 28% en la era Vanoli) días antes de la liberación del mercado cambiario. Después, semana a semana esa tasa se recortó hasta llegar al 31% actual.

La baja de la tasa de las letras tuvo que ver con la afluencia de liquidez bancaria: la entidad sacó más de $ 88.000 millones de circulación con esos papeles. Lo mismo pasó con la tasa del plazo fijo. Especialistas esperan que en breve las tasas vuelvan a subir.

Algunos bancos llegaron a pagar más de 30% tras la salida del cepo y ese incentivo –más una salida del cepo más bien tranquila a nivel cambiario– alcanzó para atraer depósitos por millones.

Los depósitos a plazo fijo del sector privado se dispararon $ 30.693 millones en el mes de diciembre, un 7,45% respecto del cierre del mes previo. En lo que va de enero, datos actualizados hasta el miércoles de la semana pasada muestran que el crecimiento sigue aunque a una velocidad menor: aumentan $ 7059 millones, o 1,59%. A nivel interanual, los depósitos a plazo del sector privado crecen a una tasa sideral del 54%.

La era Vanoli cerró con depósitos minoristas que pagaban del 26,3%, resultado de una regulación que las ataba a la tasa de Lebac. Sturzenegger terminó con esa regulación, el promedio de tasas rozó el 29% anual y luego cayó al 25,5%.

"Con ese crecimiento los bancos lógicamente te van a empezar a pagar menos, sobre todo si tenés en cuenta que no hay tanto crédito como para colocar ese dinero", dijo Martín Polo, economista de Analytica. "Pero hasta que no veas salida de depósitos, la tasa es la que necesita el mercado, sobre todo si el dólar sigue tranquilo y no empieza a subir fuerte", agregó.

El menor ritmo de avance de los depósitos a plazo es más cosa de grandes depositantes que de minoristas. La suba de más de $ 7000 millones totales en los primeros 20 días del año contrasta con una caída de $ 3898 millones de depósitos a plazo de más de $ 1 millón. Esto muestra que los minoristas siguieron haciendo depósitos a plazo y en cantidad suficiente como para contrarrestar la salida de los más grandes y aún así arrojar un saldo positivo considerable.

Con la inflación que mide la Ciudad de Buenos Aires en 26,9% anual la tasa de hoy no alcanza a proteger la capacidad de compra de los ahorristas. Si se toma el IPC San Luis la relación es aún peor, ya que está en el 31,6% mensual.

Comentá la nota