Taxis: desde hoy habrá más controles y pedirán documentos a los pasajeros

Tras ocho horas de paro por el ataque a un taxista, peones y titulares de licencias volvieron a trabajar ayer luego de recibir el compromiso provincial de intensificar los operativos policiales.
El Ministerio de Seguridad anunció la inmediata incorporación de 400 nuevos efectivos a esas tareas.

Los taxistas bloquearon ayer las inmediaciones de la terminal de colectivos Mariano Moreno y generaron inconvenientes.

Tras ocho horas de paro por el ataque a un taxista, peones y titulares de licencias volvieron a trabajar ayer luego de recibir el compromiso provincial de intensificar los operativos policiales. El Ministerio de Seguridad anunció la inmediata incorporación de 400 nuevos efectivos a esas tareas, además de controles móviles y en puntos fijos en las zonas más inseguras de la ciudad donde se detendrán las unidades y se solicitará documentación al pasajero. La medida de fuerza impactó también en la actividad de la terminal de colectivos Mariano Moreno, donde hubo piquetes y los ómnibus debieron desviarse. El municipio analiza acelerar la implementación de medios prepagos al sistema.

La agresión que sufrió el conductor Hernán Romero en Empalme Graneros derivó en una protesta a escala del sector. Al piquete inicial, el lunes por la noche en la zona del casino y en la puerta del Hospital de Emergencias Clemente Alvarez (Heca), se sumó ayer a media mañana la paralización total del servicio en la que confluyeron choferes autoconvocados, el Sindicato de Peones de Taxis (SPT) y las cámaras de titulares de chapas.

A esa hora, la tensión iba en aumento: la terminal quedó aislada ya que un piquete por Castellanos y otro por Cafferata impedían la llegada y salida de micros y pasajeros, obligando el desvío de las unidades.

La Jefatura de Policía y el Ministerio de Seguridad convocaron a una reunión de urgencia para desactivar la protesta. "Pusimos a consideración el plan integral que se implementará a partir de mañana (por hoy) en la ciudad y que contempla sumar 400 nuevos efectivos policiales a los patrullajes urbanos", anunció el subsecretario de Seguridad, Osvaldo Laffatigue.

El funcionario confirmó además la intensificación de controles en puntos fijos y móviles a los coches que implicarán la detención de la unidad y la solicitud de documentación a los pasajeros. "No queremos dar más detalles de cómo serán las nuevas medidas de seguridad, porque así como las fuerzas policiales cumplen tareas de inteligencia para conocer cómo actúan los delincuentes ellos también lo hacen y no queremos que puedan tomar recaudos", advirtió, tras lo cual negó que en el último tiempo se haya incrementado en Rosario la cantidad de delitos, "pero sí la violencia".

El titular del SPT, Horacio Boix se retiró "conforme" del cónclave y con las promesas oficiales. Desde la Asociación de Titulares de Taxis Independientes (Atti), Mario Cesca, se mostró más escéptico: "Sabemos que no se van a reducir los delitos a cero. Lamentablemente esto no tiene solución y va más allá de la cuestión policial. Tiene un trasfondo político, legislativo, judicial por la marginalidad y la droga", describió.

Al mediodía, un grupo de autoconvocados marchó a la Municipalidad para reclamar una audiencia a la intendenta Mónica Fein que no se encontraba en la ciudad. Allí se convocó a un cacerolazo por la inseguridad en todo Rosario y se promovió extender el paro hasta las 6 de hoy.

Sin embargo, a las 18, la mayoría de los coches ya circulaban por las calles, según los datos que manejaban en la Secretaría de Servicios Públicos. Su titular, Pablo Seghezzo, confió a LaCapital que lo ocurrido "pone en agenda la implementación de otras medidas para atenuar los robos", como la eliminación del pago en efectivo vía utilización de la tarjeta inteligente.

"Es una alternativa que está en estudio, la tecnología lo permite, pero todavía queda un largo camino por recorrer", aclaró el funcionario.

Comentá la nota