Taxis y Municipio, en jaque por el GPS

Taxis y Municipio, en jaque por el GPS
Ante la negativa del intendente de vetar la ordenanza que permite monitorear el recorrido, los autos amarillos paralizaron el centro de la ciudad. Quiroga amenazó con desregular el servicio.
La patronal taxista paralizó la ciudad durante medio día para exigirle al intendente Horacio Quiroga que vete la ordenanza que le permite al Municipio monitorear los recorridos de los vehículos por GPS. La medida se tomó después de que el jefe comunal rechazara ese planteo. "Su implementación es innegociable para el Municipio", dijo una fuente cercana al intendente.

Quiroga explicó que durante la reunión que mantuvo a primera hora de la mañana de ayer con los representantes de la Asociación de Propietarios de Taxis habían logrado dar por cerrada la discusión del GPS. "Si después ellos no pudieron explicar adecuadamente al resto de los taxistas ya es un problema de ellos, no es un problema nuestro”, aseguró el jefe comunal.

Para sumar presión, Quiroga propuso desregular el sistema para que cada taxista pueda fijar su tarifa "a través de un libre juego entre la oferta y la demanda", señaló.

Mario Del Río, titular de la patronal taxista, indicó que en la reunión habían avanzado entre las partes para discutir la tarifaria nueva, aumentar la propuesta por el Ejecutivo ya que pronto sufrirán un aumento en el GNC. "Se habló de aumentar el 18% que ellos propusieron, hay voluntad en discutir eso, pero los compañeros no aceptan que Quiroga no dé marcha atrás con la ordenanza así que se decidió que hasta que no la vete no nos vamos de acá", señaló Del Río en las escaleras de la Municipalidad, rodeado de taxistas.

Los autos amarillos cortaron la Avenida Argentina, Roca y Ministro González. No se podía circular desde Carlos H. Rodríguez hasta Belgrano. Sin embargo, no fue un reclamo tan contundente como realizaron en otras oportunidades porque esta vez el Sindicato de Peones de Taxis no los acompañó.

"Si el paro era por la tarifa, nosotros íbamos a estar ahí pero el reclamo es por el GPS y nosotros no participamos en esa queja", explicó Eduardo Lira. Para agilizar su pedido, el secretario general del gremio se acercó al Concejo Deliberante para hablar con su presidente, Gastón Contardi, quien le explicó que el lunes se empezaba a tratar la tarifa del servicio. El dirigente taxista también pidió la realización de un concurso de licencias de taxis, que es un reclamo que mantienen hace más de un año.

Crisis

La situación está trabada. Quiroga no mostró indicios de cambiar de opinión. Según adelantó Del Río, hoy se reunirán por la tarde en asamblea para analizar la situación aunque adelantó que la idea es recurrir a la Justicia para impedir el GPS. "No queda otra que ir a la Justicia", aseguró.

“Si creen que no pueden prestar el servicio, nos sentimos liberados para desregular el sistema”, dijo el intendente y retrucó: "No nos gusta que nos atropellen, no nos gusta que atropellen a la sociedad. Si los taxistas van a seguir insistiendo en convertirse en un problema, si creen que no pueden prestar el servicio, nos sentimos liberados para desregular el sistema y entonces el taxista puede hacer lo que se le dé la gana y fijar un libre juego entre la oferta y la demanda para la fijación de la tarifa", insitió.

Comentá la nota