Taxis: en setiembre se vence el plazo para colocar el blíndex

Taxis: en setiembre se vence el plazo para colocar el blíndex

En ese mes se cumplen los 180 días hábiles que tenían los propietarios para ponerles a los coches los dispositivos de seguridad que incluyen cámaras y GPS.

Medidas de seguridad, formas de pago, tarjetas de identificación. En la complejidad del servicio de taxis, el único punto a resolver no es el de la tarifa. Uno de los últimos sacudones que lo puso en los titulares de todos los medios fue el de la inseguridad de la que son víctimas los choferes y también los pasajeros. En poco más de un mes se cumplirá el plazo legal para que todos los coches negros y amarillos tengan implementadas una serie de medidas que incluyen, por ejemplo, mamparas para separar al conductor del cliente.

En noviembre pasado, el chofer José Moreira (48) fue asesinado de un disparo en la cabeza en el barrio Aeronáutico de Las Heras. La protesta de sus compañeros empujó al Gobierno a tomar algunas decisiones para tratar  de paliar los casos de inseguridad contra los profesionales. Así, Francisco Pérez firmó un decreto en el que estableció la “obligatoriedad de uso cámaras de filmación, blíndex y sistemas de GPS en todas las unidades del  servicio público de transporte de taxis y remises y la disminución, paulatina y gradual, del cobro de dinero en efectivo en las unidades. Además, la norma establece que “se ampliarán los puestos de controles policiales y  acceso a líneas de crédito para equipamiento de los coches”.

Días después, el Senado de la provincia sancionó una ley en la que se establecían nuevas medidas de seguridad. La norma que se aprobó el 12 de noviembre decía que, en 180 días, a partir de esa fecha los taxis deberían  tener mampara aislante, GPS y cámara de seguridad. Obtuvo 27 votos positivos y una abstención. El Ministerio de Transporte presentó luego, el 3 de diciembre, un modelo de taxi blindado que no convenció ni a choferes ni a  propietarios. 

Desde ese punto hasta ahora, desde los decretos, la sanción de la ley -faltan cerca de 20 días hábiles para que se cumpla el plazo- y la presen tación oficial del auto con la incorporación del blíndex, todo parece seguir igual.  “Todos los días siguen habiendo robos, la ley está y tenemos que cumplir pero no sé cómo los vamos a afrontar. Algunos taxis ya tienen GPS y cámaras. Vamos cumpliendo en la medida en que podemos”, dijo Fernando Sáez, de la Asociación de Propietarios de Taxis de Mendoza, sobre los cambios que deben realizar en los autos. 

Para Alberto Ozán, del sindicato de choferes de taxis, la situación es más compleja porque para ellos “quedó todo en nada”. “No pueden salir a hacer toda una propaganda y no hacer nada. Salimos a trabajar y no sabemos si  volvemos por los robos”, dijo el delegado gremial. Ozán opinó que lo que hace falta es utilizar un modelo de auto específico para los taxis. “El Gobierno y los dueños de taxis tienen que mejorar la seguridad del trabajador. No sólo se trata del blíndex, también te pueden meter un tiro por la ventanilla”, agregó el sindicalista, quien dijo que ocuparse de los choferes sería cumplir con lo que ellos piden que no es “algo del otro mundo” y se trata, básicamente, de la búsqueda de una unidad específica para taxis. 

Según informaron desde el Ministerio de Transporte, la fecha límite que ellos entienden que está para terminar de blindar a todos los taxis es setiembre. Es decir que tienen un poca más de un mes para cambiar modelos, poner blíndex, cámaras y GPS a los más de 1.500 taxis que existen hoy en Mendoza.

La ley abarca también a los remises

En su artículo primero, la Ley 8.617, que habla de las normas de seguridad en los coches, establece “la obligatoriedad del uso de cámaras de filmación y de mamparas de seguridad de alto impacto, y protección física del conductor del taxi o remís, que permita la separación e imposibilite el contacto físico entre él y los ocupantes de la parte trasera del vehículo, permitiendo la comunicación verbal entre ellos, como así también de sistemas de posicionamiento satelital -GPS y GPRS- en todas las unidades afectadas al parque móvil del Servicio Público de Transporte por Taxis y Remises”. Luego dispone que “la instalación de los sistemas de seguridad obligatorios deberán ser dispuestos en un plazo no mayor de 180 días”. 

Más tarde fija que el Ministerio de Transporte en el plazo de 30 días deberá establecer la nómina de vehículos aptos para la colocación de mamparas y que el incumplimiento de la ley dará lugar a la revocación inmediata del permiso.

También hace referencia al sistema de pagos y dice que “dentro del plazo de 180 días, la Secretaría de Transporte deberá implementar un sistema integral que permita paulatina y gradualmente la disminución y eliminación del manejo de dinero en efectivo dentro de las unidades en servicio”. 

El Ejecutivo tenía 30 días para reglamentar esta ley.

Credencial identificatoria

En noviembre, Transporte reglamentó una ley por la que los taxistas también tenían que exhibir una credencial en la que debía figurar quién es el chofer, quién el concesionario e incluso el pasajero podría escanear un código QR y llevarse la información en un dispositivo electrónico. Siete meses después, sólo 100 de los 1.500 taxis la tienen disponible.

Comentá la nota