Taxistas insisten con el pedido de aumento, pero el Concejo dice que no es la prioridad

Taxistas insisten con el pedido de aumento, pero el Concejo dice que no es la prioridad
Mientras los representantes del sector taximetrero exigen un incremento en el valor del servicio debido al aumento en el costo de los insumos, ediles capitalinos insisten en que primero es necesario modificar la ordenanza que regula a los taxis. Recién en octubre se avanzaría en el tratamiento del tarifazo. Nuevas irregularidades.
La prestación del servicio de taxis en la Capital transita hoy por una disyuntiva, que tiene como eje central el cuestionado cuestionado SUTRAPPA. Mientras que los taximetreros volvieron a cargar con su pedido para aumentar la tarifa de taxis, debido a los constantes incrementos que sufren en los insumos lo cual afecta directamente en la calidad del servicio, desde el Concejo Deliberante intentan diferir el tratamiento del tarifazo hasta tanto se efectivice una solución definitiva a la ordenanza que regula y controla a estos vehículos. En este sentido, ayer se concretó una reunión en la Comisión de Transporte del órgano deliberativo de la Ciudad, calificada de informal por sus asistentes, donde se analizaron las temáticas planteadas. Al respecto, Antonio Rodríguez representante de la Asociación de Trabajadores Involucrados en la Actividad Taximetrera (ATIAT) reiteró la exigencia para establecer una nueva tarifa, aunque en esta ocasión indicó que se estudia la posibilidad de requerir un monto superior a lo declamado desde hace cuatro meses. Vale recordar que en un principio se solicitaba que la bajada de bandera se ubique en 4,90 y la ficha cada cien metros o minuto de espera se fije en los 35 centavos.

"Nosotros vamos a buscar el aumento, no estamos acostumbrados a que se nos diga nada sin luchar estos temas, porque consideramos que es necesario para la actividad nuestra. Se nos da la noticia que el aumento del GNC de un 300 por ciento ya estaría por aplicarse, ahora analizaremos en asamblea cuál será el nuevo parámetro, que ya quedó muy atrás el pedido anterior", adujo Rodríguez e indicó que hasta el próximo miércoles se trazará un compás de espera en aras de determinar el precio que finalmente expondrán ante los ediles. "Hace cuatro meses hicimos el pedido, pero, hoy por hoy, ya no podemos insistir en eso porque los costos se fueron muy arriba así que esperamos para pedir aumento como tiene que ser", remarcó.

En tanto, la concejal Sandra Manzone (Coalición Cívica) si bien comparte la idea de confeccionar un nivel tarifario acorde a la realidad económica del sector, instó a los taxistas a esperar un lapso de tiempo, puesto que, en su opinión, lo primero que debe concretarse es el saneamiento integral del SUTRAPPA, para luego sí aprobar el encarecimiento del precio. "Todos los sectores han solicitado un aumento de taxis, pero entendemos que es una situación económica extremadamente delicada dado los gastos que insumen, pero hemos dicho que esperamos un tiempo más para poder discutirlo durante el mes de octubre para llegar a un acuerdo y aprobar más adelante un aumento", indicó.

Seguidamente, apeló a la reflexión de los taxistas en razón del peso que existe entre su pedido y la modificación de la norma regulatoria, por lo que señaló: "no embarremos esta lucha, porque estamos haciendo esfuerzos todos los sectores, desde el Ejecutivo Municipal y el Concejo para combatir esta ilegalidad reinante en San Miguel de Tucumán, eso es importante y no hay que empañarlo con un aumento". Respecto a las irregularidades detectadas en este sistema de transporte público, Manzone dijo que realizó una ampliación de su denuncia penal y que presentó tres casos nuevos de firmas apócrifas y falsificación de instrumento público, con sus respectivos expedientes y fotografías que se suman a los 22 casos elevados a la justicia penal el 27 de julio pasado, donde se consignaba la circulación de vehículos con licencias mellizas. Según explicó Manzone, sobre "los casos detectados se presentaron pruebas contundentes sobre las licencias mellizas, con fotos que permiten detectar que licencias que les correspondían a una unidad, terminaban siendo utilizadas en otro vehículo".

A propósito, precisó que muchas veces "los permisionarios de licencias se acercaban a las oficinas correspondientes para hacer el cambio de unidad, pero misteriosamente las carpetas se extraviaban. Sin embargo, después se detectaba que los números de licencias terminaban en otros vehículos. Se detectaron firmas apócrifas de titulares que supuestamente cedieron licencias cuando en realidad nunca lo había hecho".

Dentro de ese marco, es que la edil destacó que se vaya a realizar una auditoría en la repartición, pues según advierte, esa fue su petición desde principios de año con el objetivo de dilucidar las irregularidades: "Eso va a frenar un poco las irregularidades que suceden, pero con eso no basta. Hay que avanzar hacia una modernización del sistema que está contemplado en la ordenanza original, pero que nunca se aplicó".

En tal sentido, Manzone advirtió que "la ordenanza no está mal", pero de todas maneras "hay que proponer cambios que estén a la altura de las circunstancias, porque de la manera en que está redactada, deja baches que son aprovechados por los inescrupulosos para cometer irregularidades". La opositora recordó que se encuentra en estudio en la Comisión si la modificación a la ordenanza original será total o parcial. En relación a este tema, se presentan opiniones divididas en el ala de los taxistas ya que algunos consideran necesario un cambio radical, mientras otros apelan por retoques, sin afectar el sentido en sí de la norma. De este modo, Antonio Rodríguez alegó que "queremos que se trabaje con la misma ordenanza, porque cambiarla significaría brindarle impunidad a muchas de las personas que cometieron los actos delictivos que hubo. Con algunos cambios tiene que seguir la nueva ordenanza, no nos olvidemos que fue una ordenanza consensuada para el servicio de remis, que en realidad fueron taxis truchos, encubiertos e ilegales".

Una visión opuesta fue la reflejada por Carlos Pizarro, titular del Sindicato de Peones de Taxis, quien bregó por un cambio sustancial e incluso desde su gremio presentaron un proyecto al respecto para ser analizado por los concejales.

"Nosotros exigimos el tema del blanqueo, además pedimos que se renueve la ordenanza y se la centre en el trabajador. Bregamos porque se cambie totalmente, porque actualmente se habla de monotributistas y no de trabajadores, queremos el blanqueo de ellos, ya que estamos hablamos de 14.000 personas en negro", indicó Pizarro.

Si bien es cierto que el Concejo Deliberante no puede legislar en materia laboral, ya que en este ámbito debe intervenir la Secretaría de Trabajo, el dirigente requirió el apoyo del órgano para encarar las modificaciones. "Creemos que hay que cambiar toda la norma porque hoy tiene más de cien modificaciones y todas hablan del propietario y no de los peones", finalizó Pizarro.

Comentá la nota