Los taxistas vuelven a la cargacon el pedido de aumento de la tarifa

Los taxistas vuelven a la cargacon el pedido de aumento de la tarifa
Representantes de los propietarios y choferes de taxis exigen que la bajada de bandera aumento a $ 6. Los dirigentes gremiales coinciden en que la inflación los perjudica. Piden más controles a los autos ilegales y el blanqueo de unos 14.000 peones en actividad.

Aseguran sentirse marginados por los gobiernos provincial y municipal, y que sus reclamos no son escuchados -según manifiestan- a diferencia de las respuestas otorgadas a la Policía y a los vendedores ambulantes.

Los propietarios y peones de taxis coinciden en que la inflación carcome sus ingresos diarios y que la única manera de recuperar el poder adquisitivo perdido es a través del incremento de la bajada de bandera, fijada actualmente en $ 4,50. También exigen -en el caso del Sindicato de Peones de Taxis- mejores condiciones laborales para los choferes.

Por este motivo, los representantes de ambos sectores adelantaron que volverán a la carga con el pedido y, si es necesario, iniciarán un plan de lucha que incluirá la movilización por el microcentro, con cortes de calles incluido.

En noviembre, la Asociación de Trabajadores Involucrados en la Actividad Taximetrera (Atiat) y el Sindicato de Peones de Taxis habían solicitado de manera formal el aumento de la bajada de bandera a $ 6 y la ficha a $ 0,50, como piso. Actualmente, la bajada de bandera es de $ 4,50 y la ficha es de $ 0,38. A principios de ese mismo mes, la Asociación de Conductores de Taxis (Acott) también había presentado una nota a la comisión de Transporte del Concejo Deliberante solicitando un aumento en la tarifa del servicio. Habían planteado que la bajada de bandera se eleve de los $ 4,50 actuales a $ 8, y que la ficha suba de $ 0,38 a $ 0,55 centavos. Luego, los dos sectores unificaron el pedido en $ 6.

Al ser consultado por LA GACETA, el representante de Atiat, Antonio Rodríguez, pidió que los concejales traten el pedido de aumento “cuanto antes” y que el municipio, a su vez, endurezca los controles de los taxis que vienen desde otras jurisdicciones a levantar pasajeros en San Miguel de Tucumán.

“A nosotros nos marginaron con el tema del aumento de la bajada de bandera. La situación nuestra es terrible en relación al gasto y al mantenimiento de las unidades”, planteó Rodríguez y confirmó que el sector está organizando una movilización. “Vamos a movilizarnos porque hay muchas cuestiones por resolver, como el caso de los autos truchos que vienen de Aderetes a trabajar a la capital y se nos llevan la mayor parte del trabajo. Vamos a pedir que endurezcan las multas para los truchos que vienen de afuera a levantar pasajeros aquí. Pedimos que esa multa sea de $ 12.000”, sostuvo el dirigente, al tiempo que expresó: “esperemos que se tome una decisión política como se tomó con los ambulantes. Que saquen a los truchos y que nos dejen trabajar en paz. Que se transparente la actividad nuestra, por nuestro bien y por la seguridad de los usuarios del servicio”. Respecto a las denuncias sobre la venta de licencias truchas que fueron presentadas en la Justicia, Rodríguez se quejó de que aún no obtuvo respuestas. “De todas las denuncias que presentamos, lo único que conseguimos es que quienes estaban sospechados en la Municipalidad sean ascendidos. En tribunales están paradas todas las causas por las denuncias e irregularidades que realizamos”, reprochó el taxista. Sobre el pedido concreto de aumento de la bajada de bandera, Rodríguez planteó: “la tarifa actual tiene una vigencia de un año y medio. Ya es tiempo de actualizarla, teniendo en cuenta la inflación reinante”.

Carlos Pizarro, secretario general del Sindicato de Peones de Taxis, dijo que este año “serán más duros” a la hora de exigir el blanqueo laboral de los casi 14.000 choferes que trabajan en Tucumán.

“Los peones de taxis hemos terminado un año bastante duro, en el que no hubo respuestas con respecto al tema blanqueo. El concejal Esteban Dumit (massista) esgrimió que era un costo político bastante grande hablar del blanqueo de los choferes. Hasta el 31 de diciembre presentamos proyectos para que ellos puedan modificar la ordenanza Nº 3.713 del Sutrappa, pero nada de eso ocurrió”, dijo Pizarro, y adelantó que desde el lunes intensificarán los controles junto a la Secretaría de Trabajo. “El lunes comenzamos con las inspecciones con la Secretaría de Trabajo. Ya no vamos a dar más vueltas. Pareciera que hay que cortar las calles para que el Gobierno te escuche”, explicó el representante del sector.

Por su parte, el titular de Acott, Julio Rodríguez planteó: “la semana próxima, el jueves 23 a partir e las 21, nos vamos a realizar una reunión en nuestra sede de 9 de Julio 1 .448 para analizar los pasos a seguir. Estamos evaluando realizar una movilización en febrero, cuando se reintegren todos los concejales”.

Comentá la nota