Los telegramas se siguen multiplicando

Los telegramas se siguen multiplicando

Esta semana se suman a los despidos seiscientos trabajadores del Hospital Posadas, setenta en la Inspección de Justicia y mil ochocientos de las obras de Atucha. La medida de ATE incluirá movilizaciones en los organismos del Estado.

Seiscientos telegramas en camino en el Hospital Posadas, setenta en la Inspección de Justicia y mil ochocientos trabajadores de las obras civiles de Atucha bajo amenaza de quedarse sin empleo a fin de mes: otra semana negra en que los despidos se anuncian de a miles. Bajo el impulso del decreto presidencial 254/2015, con el que Mauricio Macri ordenó “revisar” los concursos y contratos de los estatales, Cambiemos continúa avanzando en su plan de ajuste. Hoy la Asociación de Trabajadores del Estado realizará un nuevo paro nacional para reclamar por la reincorporación de los cesanteados.

La nueva jornada de protesta incluirá movilizaciones en los organismos del Estado nacional, en la ciudad de Buenos Aires y las provincias. En algunas, como Buenos Aires, los estatales extenderán además el paro a 48 horas.

La tanda de despidos con el que el macrismo inauguró la semana apunta a ser masiva en el Hospital Posadas. “Hoy nos empezaron a llegar las cartas documento. No tenemos el número preciso porque no terminaron de llegar; hasta ahora tenemos 110, pero se habla de que serán entre 600 y 700. Las autoridades del hospital se escudan en que la medida es del Ministerio de Modernización”, contó Darío Silva, secretario general de ATE Morón.

La mayor parte de los despedidos son del área de limpieza. También hay enfermeros, administrativos, personal de seguridad y algunos médicos extranjeros, todos contratados. “La limpieza quedó desmantelada con los riesgos que implica en cuanto al peligro de infecciones y cualquier tipo de contaminación; los administrativos cumplen tareas para el funcionamiento diario del hospital... por eso repudiamos los dichos con los que tanto el gobierno como el director (Alberto) Díaz Legaspe, buscaron estigmatizar al Posadas para avanzar ahora con los despidos”, agregó el dirigente de ATE. Aludía así a los argumentos PRO para justificar el achicamiento del Estado –el discurso sobre los ñoquis, la militancia y el más reciente que critica el empleo público como una suerte de recurso “insano” para “tapar el desempleo”–, así como también a declaraciones que hizo el director del Posadas sobre que el hospital había sufrido un sabotaje por parte de los trabajadores, que luego no pudo sostener con pruebas. El director, agregó el titular de ATE Morón, también dio un respaldo a los despidos al sostener que “podría manejarse con la mitad de su personal”.

En las obras civiles de la central nuclear Atucha II –en la ciudad de Zárate–, ya despidieron a 600 trabajadores de la construcción y se teme que para fin de marzo los echados lleguen a 2600. Por esto, la municipalidad que encabeza el intendente Osvaldo Cáffaro (socialistas en el FpV) propuso hacerse cargo de parte de las obras, actualmente paralizadas, para evitar que se multipliquen los desocupados.

El intendente ofreció los fondos de coparticipación del municipio “para que no se paren las obras y la gente siga trabajando”.

“Se trata de evitar el tremendo problema social que se produciría en el distrito si cierra Atucha”, advirtió el jefe comunal, que ayer hizo la propuesta a las autoridades bonaerenses, durante un encuentro de la gobernación con un grupo de intendentes sobre los fondos que se generaron a partir de la autorización dada por la Legislatura a la gobernadora María Eugenia Vidal para que tomara deuda, aval aprobado a cambio de que una parte se invirtiera en infraestructura y seguridad.

En cuanto a los telegramas recibidos en la Inspección General de Justicia, el delegado Alejandro Martínez (ATE-IGJ) confirmó que ayer echaron a 41 contratados y que darían de baja a otros 31 empleados de planta transitoria. El Ministerio de Justicia que conduce Germán Garavano ya lleva 700 despidos acumulados.

En respuesta, los trabajadores de la IGJ se declararon en paro y cerraron la atención en la mesa de entradas: hoy se sumarán al paro nacional de ATE y, de no tener una respuesta, mañana continuarían con la protesta.

La huelga nacional de ATE es la segunda en lo que va del año, definida ante la falta de respuestas a los reclamos contra los despidos. Participan también los docentes universitarios de la Conadu Histórica y los profesionales de la salud de Fesprosa. Con la protesta también se reclamará la apertura de las paritarias, “frente a una crisis económica de profunda magnitud”.

Coment� la nota