"Tenemos que ir a la unidad del movimiento obrero"

"Tenemos que ir a la unidad del movimiento obrero"
Oscar Lescano no sólo es el líder del gremio de Luz y Fuerza. También es uno de los máximos exponentes de los “gordos”, enfrentados con el moyanismo. Pero ya no ve imposible una reunificación.
—¿Qué análisis hace del discurso de Moyano del jueves?

—Fue preocupante porque se profundiza la confrontación ya que, seguramente, la CGT se va distanciando del Poder Ejecutivo cuando estaba muy cerca, con mucho apoyo a Moyano permanentemente. Hoy los reclamos sindicales, que son legítimos, se van postergando. Y al hacerse públicos, se corta el diálogo. Yo esperaba otra cosa, que (Moyano) dijera qué necesita el Gobierno, tener diálogo, y que pidiera, de alguna manera, tener respuestas a las inquietudes.

—¿Cómo sigue el conflicto?

—Lo veo mal. Hay que buscar la forma en que podamos ayudar a que haya diálogo y que no se confronte más, porque se van a profundizar más las divisiones. Tenemos que ir hacia la unidad, con Moyano o no, pero tenemos que lograr la unidad del movimiento obrero porque hay muchos dirigentes que están afuera de la CGT. Y los que están adentro son menos que los que están afuera.

—¿Es posible la reunificación de la CGT?

—Sí. Siempre hubo divisiones y agrupaciones, pero después llegó un momento en que nos sentamos y vimos que la mejor forma de defender los derechos de los trabajadores es estar unidos. Esta es una realidad. Me guste o no me guste Moyano, con quien no estoy de acuerdo en la forma muy personal que tiene de conducir. Pero él puede seguir estando en la CGT, aunque no en la cabeza, y que esté otro compañero que contenga a todos.

—O sea que ve viable la unidad de moyanistas y “gordos”.

—Sí, es difícil pero no imposible. Hemos pasado momentos con cinco conducciones y llegamos a una unidad. Hay que hacer lo mismo ahora: buscar la forma de llegar a un acuerdo con una conducción única o una colegiada, la que sea, pero sin dividirnos. Esto puede darse en marzo. Depende de las actitudes de los dirigentes. No me opongo a que siga Moyano en la CGT, pero no en la cabeza; que haya un compañero que contenga a todos.

—¿Qué opina de la renuncia de Moyano al PJ?

—En lo político, él renuncia al partido y está bien. No ejerce ninguna conducción en el partido. Fracasó y se dio cuenta cuando llevó a sus postulantes y se los rechazaron. En ese momento debería haber renunciado, pero nunca es tarde.

—¿Usted se postula para presidir la CGT?

—Yo no quiero ser nada, quiero trabajar por el movimiento obrero, nada más.

—¿El kirchnerismo es injusto con Moyano?

—Sí. Moyano fue el número uno en el apoyo al Gobierno desde 2003 en adelante. Acompañó y muchos lo seguimos, con discrepancias con su personalismo en la forma de conducir, y aceptamos el apoyo irrestricto a un gobierno peronista. Lógicamente, él está resentido. Son reclamos puntuales de resentimiento porque se siente defraudado, y algo de razón tiene.

—¿Observa futuras protestas en las calles?

—No lo creo en lo inmediato. Va a primar la inteligencia de la Presidenta y los hombres que están alrededor. Si no tiene que ir Moyano, que sean otros de la CGT los que vayan a dialogar.

—¿Las paritarias serán otro foco de conflicto?

—Sí, ése es otro problema. La veo muy difícil con este tipo de enfrentamientos.

Comentá la nota