Tensa jornada de Transpuntano

Tensa jornada de Transpuntano
Más allá de la medida de fuerza llevada a cabo por los trabajadores de Transpuntano, la del martes fue una tensa jornada en la empresa de capital mayoritario municipal.

Ante el paro sorpresivo (que también efectivizaron los choferes de Sol Bus y María del Rosario), la Municipalidad presentó una denuncia penal para que los trabajadores que bloqueban la salida de las unidades de la prestataria del transporte urbano de pasajeros abrieran el paso para que se prestara un servicio de emergencia.

La secretaria del Juzgado de Instrucción Penal Nº 1, cuya titular es Mirtha Esley, se apersonó en los galpones de Transpuntano para cumplimentar la medida judicial.

Varios colectivos salieron de la sede; uno de ellos, fue apedreado a los pocos metros y sufrió la rotura del parabrisas.

A través de una gacetilla de prensa, la Municipalidad acusó a un concejal de la ciudad. “Arengando a los manifestantes, desde hora temprana, se encuentra el concejal Raúl Laborda, uno de cuyos seguidores intentó agredir físicamente al asesor letrado de la Municipalidad, Ricardo Bazla” dice el comunicado de la subsecretaría de comunicación pública.

“El hecho se produjo cuando el edil pretendió ingresar por la fuerza al predio de Transpuntano, ocasión en la que Bazla le solicitó que se retirara junto a sus partidarios, para que pudiera actuar la funcionaria judicial y no obstaculizara la orden impartida por la jueza Esley”, agrega la nota.

“Posteriormente la funcionaria actuante ordenó a los efectivos policiales que obligaran a Laborda y los suyos a que se retiraran del predio”, completa.

La comuna, además, denunció que mientras salían las unidades que iban a prestar el servicio de emergencia “Laborda y los manifestantes gritaban y amenazaban con represalias a los choferes”.

En ese momento, cuando los micros llegaban a la intersección de la ruta 3 y Avenida Santos Ortiz, comenzaron los ataques con piedras contra las unidades. Un proyectil impactó y rompió el parabrisas de una de ellas.

Frente al hecho, los choferes “de emergencia” retornaron a la empresa, “donde la secretaria penal, junto a la policía, constataron los daños producidos”.

Desde la dirección de la empresa decidieron en ese momento suspender la prestación del servicio hasta que Relaciones Laborales dictara la conciliación obligatoria, algo que sucedió ya entrada la tarde.

Comentá la nota