Tensa la CGT oficialista su relación con el Gobierno

Daer reconoció que están "desconcertados" por la "inacción"; dudas por la Presidenta y por la inflación
Como nunca antes desde sus orígenes, la CGT más cercana a la Casa Rosada comenzó a tensar su vínculo con el Gobierno. Surgida para desbancar del poder a Hugo Moyano, la central oficialista parece ahora comulgar con algunos de los planteos que hizo recientemente el referente del sindicalismo opositor.

Rompió su pasividad en la víspera navideña, cuando advirtió, a través de un documento, que el país "está en un momento crítico". Desde entonces, no cesan los cuestionamientos, que son cada vez más agudos y puntuales.

Héctor Daer, quien suele ser la voz y el rostro de la CGT oficial, fue quien caminó ayer con pies de plomo al hablar del Gobierno. "Está falto de reflejos y notamos cierta inacción. Esto nos tiene bastante desconcertados", dijo en radio Del Plata el dirigente de Sanidad. Coincide con su pensamiento la mayoría del consejo directivo cegetista que encabeza Antonio Caló.

Acompañado por una reducida comitiva de dirigentes, Caló estuvo anteayer reunido con el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich. El funcionario intentó bajar las expectativas salariales de los gremialistas al asegurarles que el acuerdo de precios que promovió la Secretaría de Comercio Interior será un éxito.

Pero en la CGT son escépticos sobre la iniciativa y la ola de cuestionamientos sigue en alza. Primero habían sido Caló y el estatal José Luis Lingeri los que desconfiaron del alcance del acuerdo. Se sumó ayer Daer. "Fuimos [a la Casa Rosada] a refrescar la agenda de reclamos y a ver cuál es el plan del Gobierno para la inflación, más allá del acuerdo de precios."

Gerardo Martínez fue la excepción. El líder de la Uocra fue el único que respaldó públicamente la iniciativa. "Es bueno todo lo que se pueda hacer para garantizar el poder adquisitivo del salario. Apostamos a que funcione", anheló.

Para los gremios, la preocupación más urgente es la inflación. En la CGT oficialista no tienen certezas de lo que sucederá con los precios. Y Caló reconoció que con este panorama es "muy difícil" comenzar con la negociación salarial. Incluso, deslizó la posibilidad de discutir paritarias cada tres meses, algo que el Gobierno no está dispuesto a aceptar. Actualmente, el único gremio que lo lleva a la práctica es el de los mecánicos del Smata, que negocian directamente con las empresas, sin la mediación estatal.

"Para las paritarias, habrá que esperar hasta febrero o marzo porque nadie sabe lo que puede pasar con los precios. Yo hoy no estoy en condiciones de pedir un porcentaje de aumento", dijo anteayer a LA NACION el jefe de los metalúrgicos. Y ayer, agregó más incógnitas: "En marzo veremos cómo está la situación. Primero hay que preservar los puestos de trabajo. Si no hay trabajo, todo esto no sirve para nada", dijo en radio Del Plata. No fue la primera vez que Caló alertó sobre el riesgo de una eventual caída en la tasa de empleo.

Piden ver a Cristina

De la reunión con Capitanich, Caló no se llevó nada concreto, aunque destacó que se retomó el canal de diálogo. Los gremialistas perciben en el jefe de Gabinete buena voluntad y compromiso, pero desconfían de que sus dichos puedan ser llevados a la práctica. Por esta razón, la CGT insistirá en tener una reunión cara a cara con Cristina Kirchner.

"Me preocupa el silencio de la Presidenta. Tenemos que conversar, porque estar sin presidente en un país presidencialista. Lamentablemente hoy no hay presidente, es triste, pero es cierto", opinó el miércoles pasado Roberto Fernández, líder de los colectiveros de la UTA.

Si bien Fernández asistirá pasado mañana a la reunión que convocaron Moyano y Barrionuevo, manifestó ayer que aún integra la CGT oficialista. "Yo no me separé de la CGT, pero no comparto este silencio. Me preocupa porque hay cinco centrales y deberíamos juntarnos todos porque el Gobierno, lamentablemente, no escucha ni a una ni a la otra", dijo en radio El Mundo.

Desde el Gobierno criticaron el encuentro del sindicalismo opositor, que será en Mar del Plata. "Disfrutan mejores vacaciones que sus trabajadores", ironizó Capitanich. El funcionario tal vez desconocía que algunos integrantes de la cúpula de la CGT oficial eligieron como destino de sus vacaciones Miami y Europa.

LA VOZ Y EL ROSTRO DE LA CGT OFICIAL

Daer suele ser el vocero de los gremios oficialistas

Héctor Daer - Secretario de Prensa CGT

"El Gobierno está falto de reflejos y notamos cierta inacción. Esto nos tiene bastante desconcertados"

ACTIVAN UN PARO LOS ACEITEROS

Sin acuerdo en su negociación paritaria, la Federación de Trabajadores del Complejo Industrial Oleaginoso, Desmotadores de Algodón y Afines activó ayer un paro de actividades que durará hasta hoy, a las 16. La medida podría repetirse entre febrero y marzo, previo a los tiempos de cosecha, según informaron los gremialistas. Los aceiteros, como se denomina al gremio en la jerga, exigen un aumento salarial del 29,5% para la categoría inicial y del 35% para la más alta..

Comentá la nota