Tensa relación de choferes ex Tamse con UTE; volverían las asambleas

Tensa relación de choferes ex Tamse con UTE; volverían las asambleas
Según los trabajadores, los nuevos empresarios no reconocen los “derechos adquiridos”. Hoy a las 9.30, reunión clave para evitar medidas de fuerza.

Hace apenas un mes y unos días que las empresas Ersa y Autobuses Santa Fe se hicieron cargo de los corredores que explotaba la Tamse (a excepción de los Trolebuses), y ya existen serios inconvenientes con los choferes.

La relación de las privadas con los trabajadores no arrancó de la mejor manera y la tensa situación podría derivar en una contundente medida de fuerza si es que hoy no se llega a un acuerdo en la reunión entre las partes prevista para las 9.30.

El conflicto se inició la semana pasada cuando los conductores advirtieron que hubo algunos errores en la liquidación salarial producto del no reconocimiento del algunos ítem que sí venía pagando la estatal Tamse. Fue entonces, cuando los choferes nucleados en el gremio de la UTA, realizaron las primeras asambleas a la UTE conformada por ambas prestatarias. Afortunadamente para los usuarios del corredor Rojo, unas horas después la medida se revirtió cuando en el ministerio de Trabajo las empresas se comprometieron a pagar unos 1.500 pesos a cada chofer bajo la promesa de volver a reunirse para detallar la forma de liquidación. Justamente ayer tuvo lugar esa

reunión donde se terminó de tensar la relación entre ambas partes: los empresarios desconocen puntos reclamados y los choferes advirtieron que si esta semana no se les paga diferencia, volverán las medidas de fuerza a los corredores Rojo y Verde.

Según el delegado Claudio Tórtolo, “esta gente quiere hacer lo que se le da la gana, se creen que son patrones de estancia”, dijo tras asegurar que no los nuevos empresarios no le quieren reconocer una serie de “derechos adquiridos”. Entre ellos, mencionó hora extras, guardias, plus por tareas específicas como accionar las rampas en las unidades adaptadas para discapacitados, entre otros puntos.

El representante de los choferes recordó que en el Ministerio de Trabajo se firmaron todas las garantías para que en el traspaso de la estatal a la privada sea ordenado. En teoría, con la propia Municipalidad de Córdoba como garante, la UTA y las nuevas firmas acordaron que todos los trabajadores serían absorbidos por la UTE conservando las mismas condiciones de trabajo gozadas al momento de la cesión. “Ahora hay compañeros que no fueron reubicados y resulta que no les quieren pagar lo que se les venía pagando. Si no los reacomodaron no es problema nuestro. Nosotros queremos trabajar y listo”, agregó Tórtolo.

Para los trabajadores, la diferencia de lo que resta pagar es de un 80 por ciento, teniendo en cuenta los distintos items, mientras que para los empresarios sólo queda un 20 por ciento de abonar. Además, desde la gerencia de la UTE se informó que el saldo se depositará el 22 del corriente mientras que los trabajadores exigen el pago esta semana. Si sobre ese punto no hay acuerdo, los 1.270 choferes está dispuestos a concretar una acción gremial. “Esperamos esta gente reflexione y recapacite, que respete lo firmado y respete al trabajador”, señaló el delegado.

Comentá la nota