Se tensan las negociaciones con los gremios de la Salud

El segundo encuentro entre el Poder Ejecutivo y el sector de la Salud tucumana, en aras de arribar a un acuerdo salarial, se estancó en las negociaciones puesto la inflexibilidad, hasta el momento, por parte del Gobierno en no modificar su oferta basada en un aumento en el orden del 20 por ciento para el sueldo de los sanitaristas.
El segundo encuentro entre el Poder Ejecutivo y el sector de la Salud tucumana, en aras de arribar a un acuerdo salarial, se estancó en las negociaciones puesto la inflexibilidad, hasta el momento, por parte del Gobierno en no modificar su oferta basada en un aumento en el orden del 20 por ciento para el sueldo de los sanitaristas.

Propuesta que volvió a ser rechazada por los diferentes gremios que representan a los galenos al ser considerada de insuficiente, por lo que la discusión comienza a adoptar un cariz de mayor complicación y hasta se encienden luces de alerta ante posibles medidas de fuerza.

"Ha sido una reunión bastante áspera, muy dura, no es la que nosotros esperábamos tener, nos vamos preocupados. Las propuestas del PE están notoriamente en las antípodas de lo que nosotros estamos solicitando de lo que creemos que tiene que ser la recomposición de los trabajadores de la salud", sostuvo Adriana Bueno, secretaria general del Sindicato de Trabajadores Autoconvocados de la Salud (SITAS), a la salida del encuentro con el titular de la cartera de Salud, Pablo Yedlin.

Vale indicar que esta agrupación gremial es la que expresó los mayores reparos a la actitud asumida por la administración comarcana, al sostener que el Ejecutivo "parece que la única forma de dialogar con la gente de la salud podrá ser quizás a través de un conflicto, que nosotros no lo queremos, pero seguramente declararemos el estado de alerta de los autoconvocados".

Por su parte, José Luis Allori (Asociación de Médicos Empleados -AME-) calificó de "inadmisible" la oferta oficial al indicar que "no cubre ni siquiera parte de la inflación del año pasado. Aceptar un 20 por ciento, actualmente, es retrotraer todo lo bueno que se había conseguido en 2011, por lo que dejamos sin efecto ese incremento", argumentó.

Así también, desde el Sindicato Único de Médicos Argentinos (SUMAR), su referente, Noemí Díaz, además de los requerimientos estrictamente salariales, remarcó que resulta necesario el análisis de otros item, como ser "seguro de mala praxis, ya que requerimos que se actualice. En tanto que es urgente el pago, retroactivo al mes de octubre, de la asignación familiar que nos siguen pagando 220 y tiene que pasar a 270 pesos".

De acuerdo a las consideraciones vertidas por Renée Ramírez (Asociación de Trabajadores de la Sanidad Argentina -ATSA-), sostuvo que las indefiniciones, al momento de poder concretar una solución, creó un panorama "de mucha angustia y ansiedad en los compañeros". Al tiempo de advertir que "de no llegar a un acuerdo, haremos las medidas de fuerza como gremio legalmente constituido en toda la provincia".

La versión oficial, elevada por el titular de la cartera sanitaria, dio cuenta que desde el Gobierno "se hará el esfuerzo más grande para buscar la manera de estudiar bien la planilla salarial y, con los recursos que tenemos, dar la mejor respuesta", argumentó Yedlin.

De este modo, el ministro reconoció que "hay un clima difícil porque siempre lo que uno puede dar parece insuficiente, las necesidades siempre son muchas, pero hay diálogo para llevar esto al mejor resultado, sin conflicto".

Todo igual

En tanto, no hubo ningún tipo de avances en lo que concierne a la negociación con el Frente de Gremios Estatales (FGE) que mantuvo una reunión con el ministro de Gobierno, Edmundo Jiménez.

Según Luis Albornoz (UPCN), la propuesta que determinó el sector ronda un encarecimiento en el salario del 30 por ciento. "Le dijimos al ministro que se nos está acabando la paz social y necesitamos respuesta entre martes y miércoles de la próxima semana a lo que nosotros queremos", precisó el gremialista.

Exigencias

* AME: elevar base de cálculo de 570 a 940 puntos (65%), así el básico del nivel A (profesionales)oscilará los $3.400.

* SUMAR: incremento del 35% en la base de cálculo. El galeno (nivel A) cobrará de bolsillo $6000.

* SITAS: elevación de la base de cálculo a los 850 puntos. Actualmente personal de la categoría F, percibe salario básico de $1.250.

* ATSA: incremento del 40% en la base de cálculo. El piso salarial llegaría a $3.100.

Comentá la nota