Tensión en transporte de colectivos por despidos, suspensiones y falta de pago

Tensión en transporte de colectivos por despidos, suspensiones y falta de pago

Luego del paro del 28 de agosto pasado y de la adhesión a la medida de fuerza por parte de trabajadores del volante pertenecientes a la UCRA, ayer hubo un encuentro de urgencia en la sede de la CTA delegación Comodoro Rivadavia, para analizar la situación futura de al menos 14 choferes afiliados al gremio disidente de la UTA y dirigentes del nuevo sindicato, quienes luego de sumarse al paro nacional han recibido nota de Patagonia Argentina comunicándoles la suspensión por cinco días.

Además de ello “al menos otros cinco trabajadores que sí son afiliados a UTA han sido despedidos sin que el histórico gremio haya realizado alguna gestión a favor de su propia gente, por lo que desde UCRA anunciamos el apoyo a esos compañeros injustamente dejados sin empleo”, señalaron los choferes que analizan la posibilidad de medidas de fuerza para los próximos días que podría afectar el normal recorrido del transporte urbano.

Ante la decisión empresaria, la que se observa como “castigo por habernos sumado al paro nacional”, la CTA anunció su pleno apoyo legal y gremial a los trabajadores afectados por la medida, señalando además que “el intendente, el municipio, como poder concedente del servicio de transporte, debería actuar ante esta situación arbitraria que se ha tomado con el personal pero, además de ello, también debería considerar que mantiene la concesión a una empresa que no reconoce sindicatos, que niega los derechos laborales, que no reconoce las decisiones del Poder Judicial”, señaló Carlos Magno.

Además de ello, agregó el dirigente de la CTA “debería tener en cuenta su responsabilidad, ya que el municipio aprobó el aumento del boleto a pedido de la empresa que envió a su gente a hacer lobby ante el Concejo Deliberante y ni siquiera cumple con normativas de la Comisión Nacional de Transporte, lo que hasta pone en riesgo al propio usuario de los colectivos”.

Por otra parte y al margen de esta situación que podría derivar en alguna medida de fuerza por la reincorporación de los despedidos y por dejar sin efecto la suspensión de otros catorce trabajadores, se señaló que “el malestar de los trabajadores se va haciendo cada vez mayor ante la falta de pago de determinadas deudas que la empresa mantiene con nosotros y que, pese a cobrar los subsidios del Estado, sigue sin saldar con los choferes”.

Coment� la nota