Textiles: acordaron suba del 28%, pero preocupan las fuentes laborales

Textiles: acordaron suba del 28%, pero preocupan las fuentes laborales

Desde Setia celebraron la suba que se pagará en dos cuotas. Sin embargo, aunque no hubo despidos, están alertas por posibles reducciones horarias.

Mafalda Donnopaolo recuerda la crisis del 2001 y suspira. Setia, el sindicato de textiles que preside,estuvo a punto de desaparecer. Casi no había trabajadores para representar. La mayoría de los empleados, como en tantos otros rubros industriales, habían quedado de patitas en la calle.

Sin embargo, de 2007 o 2008 en adelante, la suerte del sector cambió. Juan B. Justo levantó la cabeza, las fábricas tradicionales repuntaron en producción y tecnología y los pequeños emprendimientos se multiplicaron y asomaron con firmeza. De este modo, la industria textil de Mar del Plata volvió a respirar, tanto como Setia y los otros dos gremios del rubro, que volvieron a tener a quién defender: los talleres se llenaron de nuevos trabajadores.

Pero en los últimos tiempos, sobre todo en el último año, la actividad volvió a estar “cuesta arriba”. Donnopaolo aseguró que pese a haber alcanzado un 28% de aumento para los empleados del rubro indumentaria, “se está alerta por la situación de parálisis que atraviesa la industria textil en Mar del Plata”.

“Estamos conformes con la suba porque es similar a la del resto de los gremios. Se pagará en dos veces. Sin embargo, hay que decir que estamos expectantes con la realidad del sector. Hace cuatro años atrás estaban todos repuntando mucho. No había grandes empresas, pero sí algunas que estaban surgiendo con fuerza. Pero qué pasó: ahora no se vende nada”, reconoció la dirigente.

En tal sentido, dijo un “fin de semana largo o las vacaciones de invierno pueden ayudar, ser un envión, pero el problema es otro, es el contexto económico y el tema de las importaciones”, aclaró Donnopaolo. “Las grandes fábricas trabajan para las marcas importantes, como Lacoste o La Martina. La cuestión es que esas marcas siempre trabajan con hilado importando. Y desde que no se pueden entrar esos productos, las fábricas empezaron a sentir las consecuencias de la falta de importación de insumos, porque vieron reducidos sus ingresos. Las grandes marcas en lugar de encargarle el total de prendas a las fábricas de la ciudad, piden sólo una parte. Así fue que se les redujeron las ventas hasta en un 50%. Y con eso era que pagaban los gastos fijos durante todo el año”, advirtió la dirigente.

En tal sentido, dijo que por estas horas “se lucha porque las patronales no bajen las horas de trabajoo exijan a los trabajadores el adelantamiento de sus vacaciones”. “Está complicada la situación y nosotros estamos dispuestos a defender a los trabajadores”, reforzó la secretaria general de Seti, que descartó que “por el momento” fábricas chinas se instalen con talleres textiles en Mar del Plata. “Eso fue una posibilidad hace uno o dos años. Pero ahora no hay garantías para que vengan. En la ciudad, por lo pronto, no se avanzó". 

Coment� la nota