Tira y afloje en la paritaria

Los jefes comunales ofrecieron un aumento salarial del 28 por ciento, pero a pagar en tres cuotas. La Festram lo rechazó y el martes que vienen vuelven a reunirse. Pero si la oferta no se mejora, habrá paro la semana que viene.
La paritaria municipal pasó ayer a un cuarto intermedio hasta el martes que viene luego de que los gremios desestimaran dos propuestas salariales de los intendentes que, primero, ofrecieron un aumento del 25 por ciento en dos cuotas (12,5 por ciento en marzo y 12,5 en julio) y después lo elevaron al 28 por ciento, pero en tres pagos (12,5 en marzo, 12,5 en julio y el tres por ciento restante en agosto). La primera oferta ni siquiera fue considerada por los sindicatos y la segunda rechazada de plano, por lo que se acordó una tregua hasta el martes próximo. A las 9.30, volverá a reunirse la paritaria para ver si los intendentes mejoran la propuesta y se acercan al pedido de los trabajadores que quieren un 30 por ciento a cobrar el grueso en marzo. Y dos horas después, se reunirá el plenario de secretarios generales de Festram que decidirá si acepta o rechaza el nuevo ofrecimiento. "Hay acuerdo o vamos al paro", advirtió el secretario general de Festram, Claudio Leoni, en un diálogo con Rosario/12.

Los intendentes y dirigentes sindicales se reunieron ayer en la Casa Gris. Fue un tira y afloje de varias horas y dos cuarto intermedios. Al pedido de aumento del 30 por ciento, los jefes municipales contestaron con una contraoferta del 25 por ciento a cobrar en dos cuotas (el 12,5 por ciento en marzo y el resto en julio). Pero la propuesta ni siquiera fue considerada por los gremialistas. "No podemos llevar esa propuesta a las asambleas porque nos mandan de vuelta", dijo uno de los participantes de la reunión, con cierta ironía.

Las negociaciones pasaron entonces a un cuarto intermedio hasta la tarde, cuando los intendentes volvieron con una mejora de tres puntos: un aumento del 28 por ciento a pagar en tres veces (12,5 por ciento en marzo, 12,5 en julio y tres por ciento en agosto), que también fue rechazada por los sindicatos porque no llega al 30 por ciento y está lejos de la pretensión de cobrar el grueso del aumento en marzo.

Los intendentes pidieron entonces volver a reunirse el martes, a las 9.30, para mejorar la oferta y eventualmente achicar el plazo de pago. Los dirigentes de Frestram aceptaron, pero convocaron a un plenario de secretarios generales para las 11, que tendrá la última palabra. "El martes, los intendentes prometieron hacer una nueva propuesta, la llevaremos al plenario y si no satisface habrá una medida de fuerza contundente en toda la provincia", dijo Leoni.

"A nadie le conviene el paro, ni a los trabajadores ni a los municipios. Si los intendentes se acercaran un poco a la propuesta que la provincia les hizo a los gremios estatales y docentes (que oscilan entre el 28,5 y el 30 por ciento, en promedio) estaríamos dispuestos a aceptarla", explicó Leoni. "Estamos dispuestos a que se desdoble el pago, pero no tan lejos, porque si ahora aceptamos lo que nos ofrecen la última cuota se cobraría recién en agosto. Queremos que el grueso del aumento se pague con el sueldo de febrero, o sea en los primeros días de marzo", agregó.

El secretario general de Festram confió que el martes los intendentes puedan acercarse al reclamo de los municipales. "Nos dijeron que tenían mandato para ofrecer hasta el 28 por ciento a pagar en tres cuotas. Ahora, veremos qué proponen la semana que viene porque hasta ahora las diferencias son distantes", precisó Leoni. Su colega del Sindicato de Trabajadores Municipales de Rosario, Antonio Ratner, dijo que la brecha no era tanta: "Estamos de acuerdo en el porcentaje, pero no en la forma de arribar a ese aumento".

Comentá la nota