El titular de la CGT, Pedro Fernández alarmado por el conflicto del Puerto y la inseguridad en Mar del Plata

El Secretario General de la CGT Local, mano a mano con “el Retrato…”, analizó a fondo la actualidad del sector portuario, que hace 100 días se encuentra parado por una disputa gremial-empresarial. Las consecuencias laborales y económicas, para un futuro incierto. Por otra parte, hizo hincapié en una de las principales preocupaciones de la ciudad: la falta de seguridad. La inflación, tampoco quedó de lado.
Con las palabras justas y apropiadas. Pedro Fernández, Secretario General de la CGT Local, dialogó extensamente con “el Retrato…” y analizó el momento del Puerto marplatense y la inseguridad que sufre la ciudad, en común correlato con la falta de políticas para opacar esta situación que empeora con el correr del tiempo.

Tras mostrar públicamente un comunicado donde alertaban sobre la escalada de conflictos gremiales, como el del Puerto, que arrastra distintos sectores, o el de Camuzzi, mientras otros sindicatos esperan lo que pase a nivel nacional para evaluar qué hacer en el orden local, el dirigente amplió el concepto.

“Cuando comenzó el año vislumbrábamos un año desalentador, porque uno venía viendo la situación”, deslizó de movida. “El tema del Puerto fue el hecho preponderante, que arrastró a otros gremios a que hoy estén en una situación de intranquilidad. Falta de trabajo y negocios cerrados”, acotó.

Definiciones que le bastaron para soslayar la unidad de los trabajadores en procura de una solución inmediata. “El movimiento obrero entendió que existen cuestiones que no se resuelven en Mar del Plata, pero que igualmente no se podía poner a un lado o no estar alerta”, confió sin antes mencionar que “es injusto que una persona que gana más de $5.200 y tiene 3 o 4 chicos no pueda cobrar la Asignación Familiar. Además, el Mínimo No Imponible y el Impuesto a las Ganancias son temas a tratar cuanto antes”.

En ese marco, el Simape mantiene un conflicto con los empresarios que se reúsan a pagar el aumento salarial del 22% en un solo tramo, tal cual pretende el gremio. Por consiguiente, el Ministerio de Trabajo de la Nación, bajo la figura de Carlos Tomada, y hasta el mismo intendente, Gustavo Pulti, formaron parte de una mesa de diálogo con los representantes del Sindicato Marítimo de Pescadores y no hubo soluciones. Entonces, la única alternativa parece ser que los dirigentes aflojen su postura o que las Cámaras accedan al pedido de los trabajadores. Que para colmo perjudicó a otros gremios como el SOIP, los Fileteros, Envasadores, Capitanes, entre otros.

Mientras tanto, él afirma: “Acá no pasa por estar en un sector o en el otro. Si estás en la CGT o en la CTA. Mar del Plata tiene más de 700.000 habitantes y nos tenemos que abocar a nuestros problemas. Porque los compañeros que ocupan cargos a nivel nacional tienen la suficiente capacidad e inteligencia para lograr una unidad en el Movimiento Obrero. Acá se entendió que si todos estamos unidos es más fácil”.

En ese sentido, disparó contra los empresarios en procura de defender a los trabajadores que siempre terminan pagando los platos rotos. “En épocas de crisis, cuando el trabajador no hace su tarea no tiene para comer, mientras que el empresario deja de ganar lo que está acostumbrado a ganar. Esa es la gran diferencia. Pero ojo, porque existen varios empresarios que saben que el hecho de tener bien al trabajador le va a rendir más”, mencionó.

Conciso y rápido para contestar, Fernández remarcó que “hubo empresarios de la pesca que no se preocuparon hasta después de 60 días de paro. Recién salieron a hablar cuando se le comenzaron a vaciar las cámaras”. Por ende, el desempleo toma fuerza y enciende la alarma.

“Por qué no se llega a un acuerdo” debe ser, quizás, la pregunta más firme en todo este reclamo. “Debería haber más flexibilidad”, dijo, para luego aclarar la postura de la CGT: “A nosotros no nos corresponde meternos en una discusión salarial. El Simape participó en años anteriores y ahora dicen que no pueden hacerlo. Entonces, hay que mirar más allá de una cuestión interna, sino a toda la gente que está sin trabajar”.

Así, expresó que “de nuestra parte hicimos lo que debe hacer una CGT. Que es acompañar a un gremio cuando está en el medio de un conflicto. Se lo dijimos a Tomada, que esta situación perjudicaba a la ciudad. Ni miré la oferta del Ministerio de Trabajo, por eso le correspondía al Simape a través de asambleas. Pero lo más triste es que nadie toma cartas en el asunto como deberían hacer”.

“La inseguridad es un tema que nos preocupa, porque crece día a día”:

Pedro Fernández también hizo hincapié en un aspecto negativo en la sociedad: la inseguridad. Tema que preocupa en demasía al pueblo argentino, que en Mar del Plata no es excepción. Al contrario, todos los días transcurre una situación que pone bajo la lupa a la Policía o al mismo Gobierno Comunal, tantas veces cuestionados por sus accionares.

“La inseguridad es un tema que nos preocupa, porque crece día a día”, apuntó ni bien se tocó esa cuestión. “Es algo que se va incrementando, más allá de los cambios de conducción en la Departamental. La actualidad marca una Mar del Plata insegura, con barrios donde es imposible transitar, sea de día o de noche. Bien lo saben los trabajadores del volante”, admitió quien también es Secretario Adjunto de la UTA (Unión Tranviarios Automotor).

Consultado por si desde el Municipio se está trabajando bien para evitar esta ola de inseguridad, respondió que “la instalación de cámaras servirán una vez que estén instaladas. Porque desde que se anunció hasta ahora pasó un buen tiempo. Va a ayudar para prevenir, no para terminar con la inseguridad. Porque Mar del Plata tiene muchos habitantes y con la cantidad de policías no alcanza por más que lo queramos dibujar”. A su vez, confió que la situación no lo debe superar a Pulti porque “es el Jefe Político de la ciudad”.

Punto aparte para desligar a la desocupación de la inseguridad: “Yo digo que es mentira, porque en el Puerto hay miles de trabajadores sin hacer nada y no salen a robar. Como otros miles que están sumamente preocupados con la crisis del sector”.

“La inflación no se puede disimular”:

Mientras vislumbra un segundo semestre de año preocupante, la cuestión inflacionaria no pasó de largo. “La inflación no se puede disimular”, remarcó con fuerza. “Eso hace que la crisis actual se profundice aún más, es un gran problema que tenemos en el país. Ni las mediciones truchas lo pueden tapar, porque los precios en los supermercados cambian cada dos o tres días”, disparó.

Comentá la nota