La toma de terrenos reflotó el conflicto entre concejales y Camau

Le reprochan al intendente de la Capital su silencio y ausencia en temas claves para los vecinos. También lo consideran uno de los “agitadores” de la usurpación en el barrio Pirayuí y se oponen a la expropiación de las tierras.
El conflicto por la usurpación de terrenos privados en el barrio Pirayuí y la intervención de referentes políticos en la zona tomada provocó el rechazo de concejales de la ciudad de Corrientes, para quienes el Municipio debería “dar la cara” y proponer una salida responsable en la puja de intereses entre los okupas y los propietarios de los predios usurpados. En caso de remitirse al Concejo Deliberante un proyecto para urbanizar la zona u otra alternativa de solución, garantizaron su voluntad de colaboración.

El concejal Claudio Polich (UCR) lamentó que el Municipio de la Capital “espere siempre que un problema le tape el anterior y elija no poner la cara”. En el marco de la usurpación de casi 32 hectáreas privadas, acusó a la Municipalidad por su “ausencia permanente a la hora de atender los problemas sociales”.

“Esto no es nuevo. No es la primera vez que eligen no dar la cara”, advirtió en relación con situaciones anteriores como el derrumbe trágico de calle San Martín o el aumento de tarifas en el transporte urbano de pasajeros, temas que fueron materia de debate e indignación social y en los cuales el intendente Carlos Mauricio Camau Espínola se llamó a silencio.

“La usurpación es la manifestación de un problema real que tiene que ver con el déficit habitacional en la ciudad. Es parte de los coletazos de la retención de fondos que hace a la Provincia el Gobierno nacional con su política centralista”, sentenció el concejal radical en declaraciones a la prensa. Tanto para él como para la línea política que representa en el Concejo, llama la atención que la ocupación haya sido masiva, con características de haber sido organizada por algún sector.

Polich recordó que el rol del Municipio es el de “ordenador”, y por lo tanto, “no debería crear falsas expectativas ni mentir, pero sí actuar con responsabilidad para una convivencia pacífica entre vecinos”.

No a la expropiación

Uno de los primeros referentes radicales en oponerse al proyecto de expropiación de terrenos privados fue el concejal José Ramírez Alegre (UCR). En consonancia con Polich, dijo que “es clara la ausencia del intendente” y que algunos dirigentes, como el diputado nacional Fabián Ríos, “están agitando” el incumplimiento de las leyes.

El concejal sostuvo que evalúa con preocupación el caso y advirtió que dirigentes, como Ríos, tendrían la intención de “llevar de las narices a los vecinos” e involucrarse con los denominados okupas.

Para el radical, “no sería raro que estén intentando hacer lo mismo en distintos barrios de la ciudad”. En ese sentido, persisten las dudas sobre los supuestos “ideólogos” de la situación ocupacional.

Ramírez Alegre apeló a la llegada a la zona de un colectivo proveniente de Chaco, con logo de la Lotería de esa provincia (ver página 3), para señalar que, en el contexto del conflicto, se estaría en presencia de “toda una logística chaqueña que está sosteniendo este tipo de ataques sobre los asentamientos con la complacencia del intendente Espínola”.

“Resulta que hoy aparece Papá Noel regalando con billetera ajena”, agregó en referencia a la intervención de dirigentes políticos.

Por otra parte, aseveró que no es necesario expropiar esas tierras cuando, a 15 cuadras, hay 1.200 hectáreas que pertenecen al Municipio y hay $ 400 millones que la Nación le debe a la Provincia en concepto de financiación de viviendas.

Comentá la nota